Es un foro exclusivamente de mujeres, que comparte la misma aficion de todas, el escribir una historia en conjunto
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Historia de Layla - Capitulos

Ir abajo 
AutorMensaje
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Historia de Layla - Capitulos   Vie Jun 24, 2011 3:05 am

24/06/2011

Capitulo 11

Desde la llegada de Eugenee a Raggs había transcurrido una semana, está aún no se acostumbraba a su nueva vida en Eileen, pero trataba con todo sus fuerzas de ver el lado positivo de su situación, además había sido su decisión el viajar a Eileen y encontrarse con Joshua, aunque no había que ser profetiza para conocer la reacción del joven, este la trataba con frialdad, esto hacia que Eugenee sintiera un profundo pesar en su corazón por el desamor en el que vivía, solo su hermano Wolfram y la compañía de su amiga Julius la hacía sentirse cómoda en aquel ajeno lugar.

Aunque se había dispuesto que ella comenzaría las clases ni bien llegara del viaje, su comienzo de clases recién se dio al siguiente día, esto ponía muy nerviosa a Eugenee, ahora sentía que pasaría más tiempo con su querido Joshua, pero también había algo que la mortificaba, tal vez en aquel lugar se encontraría con hechos desagradables que la hicieran desgraciada, pero era el momento de afrontar la realidad pensaba para sus adentros.

Aquella noche, mientras Eugenee tocaba el piano que amablemente, Maximilian le obsequio conociendo la pasión que tenía la muchacha por la música, esta comenzó a tocar una pieza de Chopin, se trataba de una balada Nº4 Opus 52, esto hacia que la joven se relajara y despejara sus pensamientos, mientras tocaba, Julius toco la puerta, pero al no obtener respuesta alguna, entro traía consigo una charola de plata en ella había una taza de porcelana blanca finamente pulida, en cuyo interior había te de jazmín, el favorito de la joven, al ver lo concentrada que estaba Eugenee en su piano, Julius, coloco la taza en una mesa cercana, y se sentó a oír del hermoso recital improvisado que la joven realizaba, así transcurrieron varios minutos, el ambiente parecía extrañamente calmado, como si toda la preocupación anterior se hubiera desvanecido en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando Eugenee dejo de tocar, se percató de la presencia de Julius, pidiendo perdón por no haberla notado con anterioridad, pero Julius entendía bien que cuando la joven se concentraba en tocar el piano todo a su alrededor desaparecía, después que Eugenee se sirviera de la taza de té que Julius había traído para ella esta pregunto:

- Y dime Julius, ¿Ya están todos durmiendo?...-

- No aun no, el príncipe Joshua, está estudiando en su habitación, mi hermana está en su recamara, practicando esgrima seguramente, y el joven Wolfram ya se fue a recostar, el también asistirá junto a nosotras a la escuela, así que es mejor que descansara temprano…-

- Entiendo, y el joven Maximilian y Solomon, están en la casa también, en esta semana casi no los he visto en casa, es extraño que al ser nuestros anfitriones casi no estén en casa…-

- Si es verdad, pero según se, Maximilian es dueño de una empresa dedicada al rubro de la programación, y también socio en otra gran compañía de renombre, y en sus ratos libres es profesor en la escuela Kriegstaf a la cual también asistiremos…-

- Veo que es un hombre muy ocupado, casi no descansa…supongo que también su hermano menor tiene una vida agitada…-

- De Solomon solo tengo la información, que estudia Medicina en la universidad, desconozco sus otras actividades…-

- Ahora comprendo que tienen una vida ocupada, tratare de no darles molestia alguna mientras permanezca en este lugar, quiero agradecer su amabilidad al menos de esa forma…-

- No se preocupe señorita, usted jamás seria molestia para nadie, su educación y amabilidad no tienen comparación…-

Con estas palabras pronunciadas por Julius, Eugenee se sonrojo, y agradeció las palabras amables de Julius, estas la hacían sentir mejor , trascurrido unos minutos Julius, se levantó para dirigirse a su habitación ella también debía descansar, sabía que el siguiente día sería bastante pesado y tedioso aún más por presentarse a la escuela con ropas masculinas algo que le desagradaba pero era una orden no debía desobedecerla, después de despedirse de Eugene, se dirigió a la puerta, pero antes de salir Eugenee menciono:

- Sabes Julius, tu que has alabado mi amabilidad, siento que si las acepto solo te defraudaría, yo no soy amable, con mis palabras he lastimado a una persona que no tiene la culpa de mi desgracia, y debido a mi egoísmo siento que he lastimado mucho a esa persona…-

Julius quedo impactada al oír estas palabras, no sabía de quien se trataba, y aún más por que Eugenee había dicho tales cosas, conociendo la naturaleza amable de la joven, suponía que si lo hizo debió haber sido en un momento de desesperación, y lo único que se atrevió a decir fue:

- Estoy segura que no fue su intención herir a nadie, debió haber sido un momento duro para usted, además si careciera de la amabilidad de la que hablo no sentiría este pesar dentro de su corazón, estoy segura que la persona a quien dijo esas palabras, conoce la verdad dentro de ellas y no la debe culpar en absoluto…-

Dicho esto Julius, abrió la puerta y dijo:

- Buenas noches que descanse señorita Eugenee…-

Eugenee respondió:

- Merci à toi mon amie d'être une personne merveilleuse. (Gracias a ti amiga por ser una persona maravillosa), Bonne nuit (Buenas Noches)…-

Después Julius salió de la habitación de la joven y se dirigió a la suya, mientras caminaba por el pasillo pensaba en el sufrimiento de Eugenee por sufrir de un amor no correspondido, ella sufría de lo mismo, amaba a una persona equivocada, y mientras iba sumida en sus pensamientos, escucho la llegada de un auto e inmediatamente se acercó a uno de los grandes ventanales y vio a un auto estacionarse, después vio salir del mismo auto a su primo Solomon, se percató que este entraba sigilosamente a la mansión, tratando de no ser visto, esto pareció sospechoso ante los ojos de Julius, pero no quería entrometerse en los asunto privados de sus primos, y se marchó a su habitación sin pensar mas en lo que había visto.

La noche transcurrió rápidamente, el día llego más rápido o eso parecía para Julius y Eugenee, quienes se despertaron muy temprano, y cada una se vistió con el uniforme de la escuela, mientras que Eugenee vestía el uniforme femenino, Julius vestía el masculino, esta última al terminar rápidamente de vestirse fue en busca de Eugenee, ambas bajaron juntas al comedor donde, las esperaban, Joshua, Wolfram, Oscar y Maximilian, Eugenee y Julius se sentaron en sus respectivos asientos, empezaron a desayunar sin mencionar palabra alguna, el ambiente era algo incómodo, hasta que Wolfram pregunto sin inmutarse la ubicación de Solomon, quien era el único que no se encontraba en la mesa con ellos, Maximilian respondió:

- Solomon, debió partir a la universidad más temprano, su hora de ingreso es antes que la de la escuela, estoy seguro que el hubiera deseado mucho haceros compañía, pero el horario de la universidad es inflexible…-

Wolfram que había oído atentamente las palabras de Maximilian dijo:

- Si ya veo es una lástima que Solomon no se encuentre aquí, aunque su presencia se hace notar, no como la de gente que no vale la pena como ciertos príncipes inútiles que conozco…- Finalizo Wolfram mientras tomaba una taza de chocolate, estas palabras molestaron a Joshua, pero no dijo nada no era de extrañar que Wolfram lo detestara aún más por el comportamiento que tenía hacia Eugenee.

Después de que todos terminaran de desayunar, se levantaron de la mesa y cada uno fue a recoger sus cosas, o mejor los sirvientes les alcanzaron sus maletines, Maximilian salió en un auto primero, pero sin chofer que lo llevara, después en otro auto se marchaba Joshua y Oscar junto a, Wolfram, Eugenee y Julius, el auto era bastante espacioso, para que alcanzaran los cinco, pero en el auto nadie menciono palabra alguna, el viaje fue bastante tenso, hasta que llegaron a la escuela Kriegstaf, la escuela era muy grande y tenía un estilo moderno, lo cual llamo la atención de Eugenee y Julius, pero a Wolfram no le gusto del todo, el prefería su antigua escuela en Francia, pero no podía quejarse, ya que seguir a su hermana había sido decisión suya, ahora solo podía quedarse en aquel lugar sin decir palabra alguna.

Cuando bajaron del auto, se percataron que muchas personas se les quedaban viendo, no sabían si por haber llegado en un auto tan lujoso, o por su apariencia, solo sabían que no querían llamar mucho la atención, eso era lo que pensaban Eugenee y Julius, todo lo contrario de Wolfram, que caminaba airoso por el lugar, sin sentir ninguna incomodidad, al caminar hacia la escuela, Joshua, se adelantó y se despidió fríamente de Eugenee, esta quiso detenerlo para preguntarle si almorzarían juntos, pero esto empezó alejarse, pero Oscar que se había quedado con ella dijo:

- No se preocupe señorita Eugenee, el amo Joshua estará a su lado a la hora del almuerzo, no lo dude…-

- Gracias…eres muy amable Oscar, aun después de las cosas horribles que te dije…-

- No recuerdo nada horrible que me haya mencionado, usted es la prometida del príncipe eso nunca lo olvidare, ahora si me permite déjeme buscarle la ubicación de su aula…-

Después de encontrar las aulas de Eugenee y Julius, Oscar se retiró, e inmediatamente ambas jóvenes se dirigieron a su aula, que afortunadamente les había tocado en la misma, así no tendrían que separarse y Eugenee no se sentiría tan sola, después de llegar y ser presentadas por el maestro a cargo, ellas se presentaron diciendo sus nombres completos:

- Buenos días mi nombre es Eugenee Danglars, un gusto conocerlos…-

- Buenos días, mi nombre es Julius D’ Jarjayes…-

Al finalizar su presentación las miradas empezaron hacer muy notorias, muchos se preguntaban quiénes serían aquellos alumnos, que se aparecían después de un mes de comenzadas las clases, el profesor dijo que eran alumnos de intercambio y su tardía llegada se debía a eso, después de mandarlas a sentar, los muchachos habían quedado impactados con la belleza de Eugenee, no parecía una alumna ordinaria, además ostentaba un maravilloso porte como el de una princesa, y en cuanto a Julius, muchas de las chicas quedaron sonrojadas al ver la belleza de la joven pensando que era un muchacho, algunas de ellas pensaron en empezar una conversación con él durante la hora del almuerzo, por las miradas que le daban, Julius empezó a sentir un profundo nerviosismo, pero cuando se sentó una amable joven de cabellos negros dijo:

- No debes temer, las jóvenes de aquí son muy desenvueltas, pero son buenas en verdad, mucho gusto en conocerte, mi nombre es Saya Liechtenstein…-

- El gusto es mío, soy Julius D’ Jarjayes…-

Dijo tímidamente la muchacha, algo nerviosa aun, esto causo algo de ternura en Saya, quien rápidamente sintió afinidad por la joven, después ambas se callaron, cuando la clases empezó, sin querer Julius había conocido a una persona amable desde su llegada de Mónaco, esto la hacía sentir más tranquila, al saber que en Raggs también había gente de buen corazón.

Cuando las clases de las primeras horas terminaron, y llego la hora del almuerzo, Julius, Eugenee y Saya salieron del aula, Saya al notar las intenciones de sus compañeras de molestar a Julius, las llevo fuera del salón, Eugenee tenía en mente encontrarse con Joshua y mientras caminaban, por los pasillos, le pareció escuchar una melodía de un piano, mientras más se acercaban parecía reconocer la melodía que tocaban, era una de sus piezas favoritas de Chopin, era un nocturno E Opus 9 Nº 2 , y sin pensarlo se encontraba siguiendo aquel sonido, separándose de Julius y Saya, cuando se dio cuenta se encontraba en una aula bastante alejada, ahí vio a un joven pelirrojo de cabellos relativamente largos, que tocaba el piano irradiando una serenidad única, ella quedo embelesada, viendo como aquel joven tocaba el piano, era la primera vez que se sentía en paz con todo lo que estaba a su alrededor.

Después de que el joven terminara de tocar, ella se acercó lentamente hacia él, y empezó a aplaudir, aquel joven quedo impresionado no sabía que había alguien que lo había oído tocar, este quedo un poco avergonzado, Eugenee dijo muy emocionada:

- La pieza que has tocado fue maravillosa, era tanta la paz que irradiaba tu manera de tocar, que le has devuelto la paz a mi alma atormentada…-

El joven que estaba sorprendido, aun mas por la belleza de la joven y las palabras tan profundas que había mencionado dijo:

- Nunca antes habían alabado mi trabajo como tú lo has hecho, debo agradecértelo…podrías decirme tu nombre…-

- Oh es verdad, he interrumpido en este lugar, debo estar molestándote, mi nombre es Eugenee Danglars…-

- Eugenee es un hermoso nombre, ¿eres francesa acaso?...-

- Si así es, soy de Marsella, vine aquí como estudiante de intercambio…-

- Ya veo yo también he vivido en Francia mucho tiempo, acabo de llegar a Eileen después de muchos años, me alegra mucho de conocer a alguien de Francia…Mi nombres es Hayato Aozora y soy alumno de tercero… –

- Oh yo soy alumna de segundo…-

- Y sabe tocar el piano Madmoiselle Eugenee…-

- Si…lo toco desde que era niña, mi sueño es ser una gran concertista, pero ya no sé si podre lograrlo…-

- No diga eso, mientras sea un sueño al cual se aferre con todo su corazón, estoy seguro que lo lograra…-

- Gracias por su palabras Hayato…-

- No le gustaría tocar algo para mi también…Eugenee…-

- No creo tocar tan bien como usted, pero lo hare porque me lo ha pedido…-

En aquellos momentos Eugenee comenzó a tocar una melodía de Chopin un fantasía Impromptu en C mayor Opus 66, Hayato quedó maravillado ambos sentían que sus corazones se habían conectado por la magia de la música, era un sentimiento inexplicable que había embargado sus corazones.

El tiempo paso rápidamente para ellos que ni cuenta se dieron del paso de los minutos, hasta que Julius entro al aula, esta había estado buscando a Eugenee por toda la escuela, debido a la plática amena que había mantenido con Saya, no se percató de la ausencia de la joven rubia, hasta que noto su desaparición, y empezó a buscarla por todos los lugares de la escuela junto a Saya, cuando Julius la encontró sintió un gran alivio, y entro al aula donde esta se encontraba junto a Hayato.

Julius se notaba muy agitada, debido a la intensa búsqueda que había realizado, cuando entro al aula, se acercó inmediatamente a Eugenee y dijo:

- Señorita Eugenee…me alegro tanto de encontrarla, me asusté mucho al no encontrarla, no vuelva a darme un susto así por favor…-

Eugenee solo sonrió y respondió:

- Lo siento mucho Julius, no fue mi intención asustarte de esa manera, pero la melodía que oia me atrapo por completo, nuevamente te pido me perdones…-

Hayato que estaba presente no entendía, porque Eugenee era tratada con tanto respeto por aquel joven rubio tan buenmozo, pensó dentro de si que tal vez Eugenee era una persona importante y que aquel joven era su novio, Eugenee al notar el rostro confundido de Hayato, los presento:

- Bueno Hayato, déjame presentarte a Julius un buen amigo mío, el llego conmigo como estudiante de intercambio…-

- Mucho gusto mi nombre es Julius D’ Jarjayes…-

- El gusto es mío mi nombre es Hayato Aozora, alumno de tercero…-

Después de las presentaciones Julius noto más de cerca las reacciones de Eugenee, y se percató que la joven sonreía cada vez que veía a Hayato, aunque era extraño, no podía creer que en los pocos minutos que habían transcurridos, aquel joven pelirrojo había logrado que Eugenee sonriera, de manera tan natural como ahora lo hacía, esto hacia que Julius notara la presencia de Hayato, pensando dentro de sí que era lo especial de aquel joven que llamara la atención de Eugenee.

Antes de que la hora del almuerzo terminara, Hayato se despidió de Eugenee y Julius, quería ir a buscar a su hermana menor, Eugenee y Julius harían lo mismo, después de despedirse cordialmente, Hayato menciono lo siguiente:

- Ha sido un placer encontrarla en este lugar Eugenee, me encantará volver a verla nuevamente, hasta pronto…-

Dichas estas palabras Hayato salió del aula, Eugenee estaba muy conmovida por estas palabras, y siguió mirando la puerta por la que unos segundos antes había salido Hayato.

En ese mismo instante se encontraron con Saya, quien había estado buscándolas, después salieron almorzar, pero antes de hacerlo fueron en busca de Wolfram, aunque Eugenee quería ir en busca de Joshua, sabía que no debía presionarlo o su actitud hacia ella se podría tornar aún más fría, así que solo decidió ir en busca de su hermano menor, y conociéndolo seguramente tendría cara de pocos amigos, por estar en aquella escuela que según él era de segunda categoría, así que se apresuró en buscar a su engreído hermano menor.

Mientras tanto en el aula de Wolfram, este no había querido salir de ahí, mientras no fuera Julius a buscarlo, aunque para el las clases habían sido aburridas, debido a que su nivel académico era bastante alto, sentía que en el aula que estaba solo reprimían sus conocimientos, y no había tratado de entablar amistad con nadie, pero había cierta persona que llamo su atención, se trataba de cierto joven rubio con cabellos largos, de lejos parecía tener la complexión de una joven, y aunque tenía el uniforme masculino, aun parecía seguir siendo una chica, pero cuando se le miraba detenidamente se podía deducir que era un muchacho, muy bello por cierto, pero a Wolfram le desagradaba su actitud altanera cuando este lo miraba a él, se decía a si mismo que era un mal educado por mirarlo de aquella manera, tan descortés, y para no soportar aquella actitud que tanto le desagradaba, Wolfram salió del aula, y en aquel preciso momento, Julius apareció, esta miro a Wolfram como pidiéndole perdón por su demora, este ni siquiera se acercó a verla y continuaron su camino por el pasadizo. En ese mismo momento el joven rubio de cabellos largos solo sonreía y pensaba dentro de sí lo curioso que era aquel niño rico engreído, pensando que sería muy divertido molestarlo en el futuro, una sonrisa burlona se formó en su rostro, mientras maquinaba como encargarse de él.

Muy cerca de allí en otra aula, Oscar trataba de convencer a Joshua de ir junto a Eugenee, pero este le dijo que ya tenía planes con Toko, y por nada del mundo dejaría de cumplirlos, Oscar que quería hacer entrar en razón a Joshua le dijo:

- No debe olvidar su posición, ni olvidar sus prioridades, en este caso su prometida Eugenee, lo entiende, dígame ha pensado en la reacción de Toko cuando sepa ¿quién es usted?...-

- Lo he pensado Oscar, pero hasta que ese momento llegue, no pienso separarme de Toko, nunca antes había sentido esto por una persona, es la primera vez que añoro mi libertad, y deseo hacer lo que en verdad quiero…bueno Oscar, voy a buscar a Toko, discúlpame con Eugenee, prometo que conversare con ella cuando regrese a la casa…-

Después de esto Oscar pensaba para sus adentros, si lo que hacía Joshua era lo correcto y si en verdad estaba enamorado, de que sería capaz con tal de lograr estar junto a la persona que amaba, ahora todo lo que deseaba ella, era que el lograra encontrar su felicidad aunque ella no esté incluida dentro de aquella felicidad que ahora le resultaba tan esquiva y lejana.

Mientras la hora de almuerzo se daba y muchos alumnos se dedicaban hacer una vida social activa, Kiriha, quien siempre se encontraba solo, recibió un mensaje extraño en su celular, era una invitación para un duelo en Oz, este que era un hábil jugador, acepto el duelo y se dirigió a una de las aulas de cómputo y aunque estaba prohibido usar las computadoras de las aulas para jugar, a Kiriha no le importó y entro al salón, prendió una de las computadoras e ingreso a su cuenta, ahí en efecto estaba esperándolo el contendor, era Baalmon, Kiriha al conocer muy bien el juego, sabía quién era Baalmon, conocía que era uno de los usuarios más fuertes de la red, capaz de derrotar a cualquier oponente del nivel que sea, pero lo que lo hacía despiadado era que hackeaba la cuenta de cada usuario al que derrotaba, pero esto importaba muy poco a Kiriha, quien al obtener un duelo contra Baalmon, significaba que había sido notado por sus duelos perfectos sin tener ninguna derrota en su registro, un marcador perfecto.

Kiriha uso a su avatar MailBirdramon, el empezó el primer ataque llamado Cañón de plasma que era en verdad un ataque muy fuerte siendo capaz de botar energía destructiva de la boca, destruyendo todo a su paso, pero Baalmon uso el Kamiuchi un látigo que se mueve a la velocidad de la luz, capaz de herir todo a su paso, esto evito que el rayo fuera directo a él, lastimando a MailBirdramon y quitándole puntos a Kiriha, pero este no se quedó contento con este resultado y uso Nighthawk arrojando un poderoso rayo de su pecho, y aunque Baalmon trato de usar la misma técnica, la fuerza de la primera logro afectarlo, quitándole también puntos, la única medida de Baalmon fue usar el Guiltish, usando todos los amuletos que llevaba consigo para atacar a su enemigo, y logro arrebatarle, los demás puntos que MailBirdramon tenía, cuando Baalmon se iba acercar a dar el golpe de gracia, su usuario escribió:

- Solo en esta ocasión te perdono la vida de tu avatar, aun eres necesario para nuestros planes, pero debes hacerte fuerte o serás solo una molestia, si quieres en verdad ser un jugador de elite lee atentamente el mensaje que te llegara en unos minutos, adiós Kiriha Aonuma….-

Estas palabras escritas habían calado fuertemente en Kiriha, quien no entendía aun quien era el usuario contra el que había peleado, y como conocía su nombre, se suponía que el nombre era incognito, ahora sospechaba más de lo que había sucedido.

Después de unos minutos tal como le había mencionado Baalmon, un extraño mensaje había llegado, cuando lo abrió este decía lo siguiente:

-“Has sido elegido por tu habilidad de estrategia y fuerza para ser artífice del gran cambio por venir, aceptas cambiar tu destino y cambiar el corrompido mundo actual, está en tus manos la decisión…”-

Kiriha quien siempre había mantenido rencor oculto por todo lo que le toco vivir, quiera cambiar el mundo al que el también consideraba corrompido, quería ser el que purificara lo que creía podrido, así que sin dudarlo acepto la invitación, sin saber que el camino que había elegido solo le traería pesadumbre y desolación.

Esa misma tarde, en la universidad de Eileen se encontraba Solomon, quien se encontraba en la biblioteca, revisando unos libros de medicina que necesitaba, mientras los revisaba , recordó la visita que había hecho a la mansión de Ludwig Liechtenstein unos días atrás, y lo que ahí se concretó, desde aquel momento, estaría trabajando bajo supervisión de él, y aunque Solomon conocía bien el secreto de la familia Liechtenstein, no podía tampoco perdonar a su hermano, por todo el tiempo que había dedicado a su venganza, así que se trataba de engañarse a sí mismo que lo que hacía era solo una lección para su Maximilian, y aunque su conciencia no lo dejase en paz, sentía que ya no había marcha atrás que dar, pero en aquel preciso instante noto la presencia de una hermosa joven de cabellos negro que entro a la biblioteca, tenía una mirada tan inocente y dulce, que parecía ser una criatura celestial, y aunque era la primera vez que la veía, sintió como si la conociera de mucho tiempo, después de un rato, de observarla vio que la joven saco unos libros pero uno de ellos se le cayó, Solomon se levantó para ayudarla, y así ambos se lograron ver, la joven solo sonrió y agradeció el amable gesto del rubio, momento seguido este dijo:

- Se encuentra usted bien, señorita…-

- Si muchas gracias a usted por su amabilidad…-

- No tiene nada que agradecer, era lo mínimo que podía hacer por alguien tan bella como usted…digo espero no se moleste por lo que he dicho…-

La joven solo sonrió y respondió:

- No…no me molesta, le agradezco sus gentiles palabras…-

- Déjeme presentarme, mi nombre es Solomon D’ Robespierre…-

- El mío es Marina Ismail…-

- Es un bonito nombre el suyo…y dígame ¿viene seguido a esta biblioteca…? -

Pregunto Solomon mientras acompaña a Marina a dejar algunos libros, ella luego respondió:

- Bueno he venido ya en otras ocasiones, pero hoy me he quedado más tarde, acabo de entrar a la facultad de Educación y he tenido más trabajos, además estoy en busca de un trabajo…como vera no tengo mucho tiempo libre…-

- Y su familia…no se preocupa por su tardanza…-

- No…no lo hacen porque no tengo una familia, quede huérfana siendo muy niña, y me separaron de mis hermanos a quienes no he visto por mucho tiempo, he vivido en un orfanato casi toda mi vida, y es la primera vez que vivo sola, así que bueno…-

- Lamento haber sido tan curioso, pensara que soy un tipo extraño, en verdad lo lamento…-

- Descuide, no creo que sea extraño, su mirada es muy gentil y no podría creer que usted es alguien de malos sentimientos…-

- Gracias por sus palabras…pero no diga tan a la ligera esas palabras, tal vez no lo aparente, pero yo creo que todo ser humano guarda en su interior secretos que si se conocieran nos representaría como criaturas miserables…-

Antes estas extrañas e impredecibles palabras Marina respondió:

- No ha oído usted que los ojos son las ventanas del alma, y por su mirada no podría creer que usted es una mala persona…tampoco que pueda engañarme atreves de ellos…-

- Sí que es una persona muy especial Marina Ismail…llena de curiosidad mi alma…-

- No diga eso, solo que me cuesta creer que las personas puedan ocultar maldad en su alma, hace mucho tiempo una persona que se crio conmigo y quien me cuido, siempre me decía que debía ser más desconfiada o saldría lastimada, pero siempre tuve mucho afecto en donde crecí, así que nunca me sentiré desgraciada, solo me hizo la falta de mis hermanos, para poder llegar a ser feliz…-

- Veo que es una persona de sentimientos puros, yo también creo que debería escuchar los consejos de aquella persona, y no confiar en las personas completamente…-

Marina solo observaba a Solomon, pensaba dentro de ella que aquel joven seguramente había tenido una vida difícil, y esa experiencia había hecho que el hablara así, por esa razón no podía juzgarlo.

Después ambos empezaron a platicar, la primera que empezó fue Marina

- Y dígame Solomon, usted también estudia en esta universidad ¿verdad?...-

- Así es, estudio en la facultad de Medicina, ingrese hace unos meses también…-

Cuando la plática se empezó a tornar interesante, Solomon vio la hora y recordó una reunión que tendría con su hermano Maximilian, y pidió mil disculpas a Marina, por irse tan rápidamente, esta solo sonrió amablemente, antes de despedirse Solomon menciono la intención de volver a encontrarla y salió del lugar no sin antes mirarla fijamente, después se dio la media vuelta y se retiró.

Marina estaba muy impresionada por aquel joven que había conocido, era la primera vez que conocía alguien como él, aún más extraño le resulto su manera de describirse a sí mismo como una persona diferente a lo que ella veía en él, luego trato de despejar su mente y trato de estudiar, recordó también que el fin de semana vería a una persona que la había ayudado mucho durante su infancia, se trataba de André, a quien ella tenía mucho aprecio y cariño, pensó que cuando lo vea le platicaría de aquel joven tan misterioso que había conocido en la biblioteca.

Ahora encontrándonos en el dojo de la familia Kinose, Faye se encontraba solo en una de las habitaciones, Masaru que cada vez se hacía más fuerte, demostraba que era un alumno muy aplicado, cuando se lo proponía, pero ahora había algo más que preocupaba a Faye, y eso era la partida de su hermano Kaoru al extranjero, por pedido de Maximilian, esto solo significaba una cosa, algo muy importante estaba a punto de suceder y el inicio de una cruenta batalla estaba a punto de dar comienzo.

Unos momentos después, Azusa hermano menor de Faye, hizo su aparición, y encontró a su hermano mayor sentado en el piso del dojo, para él era extraño no ver al molesto de Masaru al lado de su hermano, pero cuando este se le acercó para saludarlo vio en el rostro de Faye una nostálgica mirada, después cuando este se percató de la presencia de Azusa dijo:

- Azusa, me alegro que estés aquí, es bueno verte tan temprano, ya sabes que desde la partida de Kaoru, este lugar se siente algo vació, ahora más que nunca necesito tu ayuda, además hay algo que debes oír, ya es hora que conozcas la verdad de lo que esta sucediendo y lo que está apunto de acontecer…-

Azusa no entendía nada de lo que su hermano mencionaba, estaba sumamente sorprendido, pensó que era una broma al principio pero después de ver el semblante serio de su hermano comprendió que no era así, y sintió un escalofrió recorrer su cuerpo, teniendo un extraño presentimiento sobre esta charla que estaba por dar comienzo.

Al mismo tiempo en el camino que se dirigía a la ciudad de Eileen, D’Eon que había partido a la casa de campo que la familia tenía por pedido de su Tío Louis, durante su regreso hacia la ciudad se preguntaba así mismo por el bienestar de su hermano, a quien había extrañado durante su corta ausencia, pero lo que D’Eon no sabía era que estaba a punto de ser testigo de un hecho que cambiaría su vida para siempre.


Última edición por LaCigale el Vie Jul 01, 2011 10:11 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Dom Jun 26, 2011 3:28 am

26/06/2011

Capítulo 12

La familia Kinose contaba con una historia muy peculiar, el padre de Faye murió siendo aún muy joven dejando a este como cabeza de la familia con solo doce años, su madre quien lo había ayudado a mantener el dojo había fallecido de una enfermedad mortal hacia un año, dejando a los tres hermanos sumidos en la soledad, pero el carácter serio de Faye había logrado que el dojo siguiera funcionando. Pero existía un rumor que circulaba alrededor de la familia Kinose, se decía que todo aquel que maneje el Dojo moriría trágicamente, y por los hechos recientes el rumor parecía confirmarse. Con aquella premisa crecieron Faye y sus hermanos, haciendo que todos ellos tengan un carácter reservado y reacio, siendo Azusa el más especial de todos ellos.

Aquel rumor de maldición no estaba tan lejos de la realidad, lo que muy pocos conocían, por no decir nadie, excepto los miembros directos de la familia Kinose, eran que ellos estaban estrechamente vinculados a la familia Robespierre, desde muchas generaciones pasadas, ellos tenían el deber de proteger a los miembros de aquella familia aun incluso con su vida, así había muerto el padre de Faye, cumpliendo con su deber, cuando fue asesinado por parte de los Liechtenstein, esta situación se mantuvo en secreto de los hijos menores, por pedido de su padre, pero cuando la madre cayó enferma y empezó agonizar, conto la verdad a Faye, prometiéndole que el seguiría con aquella tradición, pero que lo mantenga en secreto de sus hermanos menores, hasta que la verdadera batalla tenga lugar, Faye así cumplió la promesa que hizo en el lecho de muerte de su madre, cargando bajo sus hombros todo el peso, pero la batalla de inicio estaba a punto de comenzar él lo presentía, y también Maximilian D’ Robespierre, por tal motivo había llegado el momento de confesarle la verdad a su hermano menor Azusa.
Encontrándose los dos hermanos en el Dojo, Faye y Azusa, en la oscuridad de la noche, el semblante de este último era asombro, nunca antes había visto a su hermano tan serio, las palabras que había mencionado, le resultaban aun extrañas de creer, así que se sentó cerca de Faye, y después de mirarlo fijamente, su hermano tomo la palabra:

- Azusa, sé que las palabras que te dije hace un momento, solo te han aturdido y no es mi intención causarte ninguna molestia, pero es momento de que te diga la verdad sobre la partida de Kaoru…-

- Pero que dices hermano, si me dijiste que Kaoru partió para realizar unos estudios superiores en artes marciales chinas…-

- Lo que dije solo era cierto en una parte…Kaoru debió viajar a China, por órdenes superiores…-

- ¿Órdenes superiores? De que hablas…nosotros no seguimos las órdenes de nadie, solo nosotros tres manejamos este dojo…lo que dices solo suena como una fantasía…-

- Entiendo tu posición incrédula Azusa, pero te pido me escuches claramente, esto no es ninguna fantasía, ni tampoco una mentira…además sabes ¿Por qué acepte como discípulo a Masaru…? -

- Eso nunca lo comprenderé, tomar como discípulo a un cabeza hueca, fue algo disparatado, y aunque digas que es fuerte, siempre será inferior a tus habilidades…-

- Es cierto que Masaru es muy impetuoso y también hace las cosas sin pensar, pero hay algo dentro de él que lo hace especial, sus ansias por ser fuerte y mejorar cada día, es algo que debes valorar y aprender de él, pero no solo lo tome como discípulo por ese motivo, lo hice también por pedido expreso de cierta persona, por pedido de la familia Robespierre…-

- ¿Robespierre? Que tiene que ver esa familia con nosotros y aún más porque harías algo que ellos piden…-

- Eso es lo que quiero explicarte…nuestra familia ha estado vinculada a la de los Robespierre por mucho tiempo, se podrían decir generaciones…hemos trabajado para ellos por mucho tiempo, nuestro abuelo y padre lo hicieron, ahora nos toca a nosotros…-

Todas las palabras mencionadas por Faye resultaban tan difíciles de creer, para Azusa no era fácil asumir toda esta verdad que su hermano le narraba, era como si estuviera oyendo el relato de una disparatada fantasía, ¿Cómo podría creer que su familia había servido fielmente a los Robespierre? ¿Acaso si todo era real, ellos tenían la culpa de las desgracias que había vivido su familia por tanto tiempo? Las interrogantes se iban formando dentro de Azusa sin dejarle espacio de entender lo que Faye continuaba narrándole.

- Sé que todo esto es difícil Azusa, pero debo seguir diciéndote lo que a mí se me confió hace un año por nuestra madre…-

Esta última frase dicha por Faye, dejaron sin aliento a Azusa, su madre, había sido la que había confiado esta verdad a su hermano, ahora todo se hacía más difícil para el poder afrontar esta verdad mantenida en secreto por tanto tiempo.

- Nuestra familia desde hace mucho tiempo ha cuidado de la familia Robespierre, todo empezó, cuando nuestro bisabuelo formo una alianza con ellos, después de que estos impidieran que otra familia nos quitase las tierras que nos pertenecían, lucharon a nuestro favor en contra de los Liechtenstein, pero el único requisito que nos pidió la familia Robespierre fue que les ayudásemos en su lucha contra ellos…nuestros conocimientos en artes marciales y en infiltración era de mucho provecho, y nuestro bisabuelo acepto el trato con tal de no perder las tierras que nos habían pertenecido por generaciones…-

- Así que hemos sido vasallos de esa familia por tanto tiempo...y debemos seguir sirviéndoles en sus rencillas…-

- No se trata de servir…solo de cumplir una promesa pactada hace mucho, es por nuestro honor…-

- Pero lo peor de todo es que los Liechtenstein continuaron con su ambición y encontraron otras maneras de conseguir poder…eso fue descubierto por los Robespierre y nuestro abuelo y padre trataron de impedirlo, pero fueron asesinados para que no hicieran nada al respecto…no solo nosotros nos vimos afectados por sus pérdidas, la cabeza de la familia Robespierre también perdió a la persona que más amaba, Azusa esta batalla ya no es solo entre dos familias rivales, es entre los que cuentan con poder y los que no, Kaoru tuvo que partir por pedido de la cabeza de la familia Robespierre, él debe cumplir su misión en el extranjero, y nosotros aquí, nuestra misión hasta el momento es encontrar gente cuyo poder nos sirva para la batalla…-

- ¿Y cómo se supone que llevaremos a cabo esa batalla? …-

- Por el medio que ellos han elegido…me refiero al sistema virtual de Oz…-

- Estas diciendo que Oz, no es un sistema de juegos ordinarios…-

- Así es…Oz como se le conoce esconde un terrible secreto, y hay muchas víctimas desde su creación, nosotros debemos detener los planes de aquellos que quieren destruir la paz que actualmente tenemos…por eso nuestra misión es tan importante… ¿Lo entiendes Azusa?...-

- Si o eso trato…pero todo suena tan irreal, todo en lo que he creído y vivido es una mentira, peor aún vivimos bajo la amenaza de una organización oculta y para empeorarlo servimos como lacayos a una familia…que dicen ser nuestros salvadores…-

- Todo lo que te he contado es la verdad…ahora debes ayudarme en esta misión Azusa, solo confió en ti, siempre quise que tuvieras una vida tranquila como la de cualquier joven, pero el tiempo se acaba…-

- Déjame pensar un poco mas sobre todo esto…no es fácil aceptarlo ni asimilarlo, más aun servir a gente desconocida para mí que seguramente ven sus propios asuntos importándole muy poco lo que nos suceda a nosotros…-

- No Azusa no es lo que he querido decirte, los Robespierre siempre han previsto nuestro bienestar, pero ahora es momento de ayudarlos también, pero si no quieres hacerlo por ellos, al menos por lo que puede pasar con Raggs…-

- Solo lo hare por el lugar donde vivo, pero no por los Robespierre, yo no pienso seguir ordenes de gente como esa…-

Después de estas palabras Azusa y Faye quedaron en completo silencio, este último sabía que su hermano podría tener una actitud parecida, siempre había tenido un carácter especial, y seguir ordenes no era su especialidad, pero también conocía su naturaleza responsable por eso no menciono palabra alguna, transcurridos algunos segundos, Azusa pidió permiso para levantarse, todo lo dicho por su hermano había tenido una profunda reacción dentro de el, calando muy dentro de sus pensamientos cada palabra pronunciada por Faye, este le dio permiso para que se retirara y así lo hizo, Azusa salió de aquel lugar teniendo pensamientos muy confusos, sin notar que muy cerca de él pasó Masaru, quien al verlo tan confundido no dijo palabra alguna para molestarlo, después este se acercó al lugar donde se encontraba Faye, viéndolo reflejado solo por la luz de la luna, y Masaru que solo se había despertado por un vaso de agua al ver la reacción de los dos hermanos sabía que algo muy importante debió haber ocurrido, pero prefirió no preguntar nada al respecto y se fue directo a su habitación preguntándose dentro de sí ¿Cuál era el secreto que estos escondían? Y sin pensar en más se fue directo a descansar para seguir entrenando al siguiente día, tan fuertemente como lo hacía para no defraudar a su hermano y superar aquella jovencita de mal carácter que tanto problema le había causado – Te venceré ya verás…- se repetía para sus adentros.

Al día siguiente, durante las clases de Arquería, se encontraban Homare, Miyaji y Azusa, todo durante el día parecía muy tranquilo y sin novedad alguna, los alumnos seguían todas las reglas y las clases marchaban muy bien, pero Homare había notado algo extraño en el comportamiento de Azusa, no parecía ser el de siempre, era como si tuviera los pensamientos en otra parte, Miyaji también se había percatado de aquella extraña actitud de Azusa, pero trataron de no decir nada mientras practicaban con el Arco.

Azusa era un excelente alumno, lo que se podría decir un prodigio su habilidad era innata, algo que no se podría aprender ni con la práctica, era muy extraño que al tener un dojo de artes marciales, se desarrolló tales habilidades para la arquería, pero Azusa demostraba que era uno de esos casos especiales.

Y aunque casi siempre, molestaba o alardeaba de su habilidad, eso no hacía que descuidara sus clases y le ponga siempre todo el empeño necesario para ser cada día mejor, pero aquella mañana parecía ser una excepción, Azusa estaba tan distraído que no había acertado en el blanco en ningún tiro, esto preocupaba a Homare quien siempre había visto en Azusa el modelo de alumno perfecto, cuando la clase acabo Homare se acercó a Azusa y le dijo:

- Kinose Kun… ¿Ha ocurrido algo que te preocupe?...- Pregunto Homare con tono muy amable.

- No…no ha sucedido nada…Kanakubo sempai…solo debe ser que hoy no ha sido un buen día para mi…-

- Bueno si hay algo que te preocupara o que te haya sucedido…no dudes en contar conmigo…no solo estoy aquí para ser su superior, sino también para apoyarlos en lo que necesiten…-

Dicho esto Homare, se retiró dejando solo Azusa, quien se decía a sí mismo, que jamás podría contar lo que le había sucedido, el secreto de su familia era muy complejo para divulgarlo, y ni la amabilidad de su sempai podría ayudarlo en ese caso.

En aquel instante Homare también vio a Miyaji que se encontraba lavándose la cara en uno de los caños cercanos, este se acercó y le ofreció una toalla, Miyaji le agradeció, luego Homare pregunto:

- No solo Kinose Kun luce preocupado el día de hoy, también tu Miyaji Kun… ¿Qué ha ocurrido con dos de los alumnos más habilidosos?...- pregunto Homare algo desconcertado.

- Ni yo lo sé con certeza…solo deseo aclarar mis pensamientos con el entrenamiento…-

- Miyaji Kun…no dejes de ser tú mismo siempre y si hay algo por lo que debes luchar hazlo sin impedimento alguno…-

Dichas estas palabras Homare se retiró, no sin antes pedir a Miyaji que le ayudase a ordenar algunas cosas del aula, este asintió, pero lo que le parecía extraño era como siempre Homare tenía las palabras adecuadas para poder aconsejar, era una persona muy madura y un gran apoyo para todos ellos, por eso sentía una gran admiración hacia él.

Después de terminar de arreglar y limpiar el aula de arquería, Miyaji se despidió de Homare y se retiró, quedando solo Homare en aquella aula, Azusa ya se había retirado, su carácter estaba más difícil de tratar pero gracias a la visita de Tsubasa el joven se marchó mejorando un poco más su semblante, en aquel momento cuando Miyaji se encaminaba a una de las aulas de clases se encontró con Layla a quien no había visto desde aquel incidente con Orpherus, cuando ambos se encontraron sus miradas se encontraron también así transcurrieron unos segundos, después Miyaji dijo:

- Layla ha sido un tiempo desde que no nos hemos visto…desde aquel día…-

- Si así es Ryunosuke…pero debo retirarme…disculpa…-

Por el tono frio de Layla, Ryunosuke sabía que no podía dejarla marchar, si lo hacia la perdería para siempre, y eso era lo que menos deseaba este, así que en un acto reflejo se apresuró hacia está tomándole la mano, Layla sorprendida por la reacción de Ryunosuke volteo a mirarlo y escucho lo que este dijo:

- Layla espera un momento…yo… quiero pedirte disculpas por mi actitud, sé que no fue la correcta, pero no podía perderte y menos por Orpherus…-

Aunque Ryunosuke era un joven muy diestro en todo lo que emprendía, tenía un límite cuando se trataba de expresar sus sentimientos y emociones de manera correcta y en esta ocasión debía hacerlo o perdería la oportunidad de conquistar a Layla que aún seguía manteniendo esa actitud esquiva frente a él, pero tanto era el tiempo que se conocían que Ryunosuke lograba ver a través de la actitud de esta, y sabía que ella no lo odiaba, solo estaba resentida con él, por lo ocurrido anteriormente.

Pero Layla quien no juzgaba los sentimientos de Ryunosuke y siendo fiel a su sinceridad dijo:

- Antes de explicarme cualquier cosa te pido sueltes mi mano, está bien no me iré de aquí, así que suéltame, además fuiste tú el que me alejo de ti, enfrentándote contra Orpherus de esa manera…los conozco ambos desde hace muchos años y además gracias a Orpherus pude conocerte, es por eso que no entiendo que terminen una amistad de tantos años, por una pelea absurda…-

- Absurda dices…amarte no es absurdo, Layla desde hace mucho tiempo se lo que siento por ti, y Orpherus siente lo mismo, nunca quise que acabara nuestra amistad de esta manera, pero tampoco quiero perderte…-

- En este momento no quiero involucrarme en una relación y menos si para comenzar una debo terminar con mi amistad con uno de ustedes…espero lo entiendas Ryunosuke…-

- Lo entiendo…Layla…pero eso no quiere decir que me olvidare de ti…-

- Si es cierto lo que dices…entonces demuéstralo con hechos, y sigue siendo el amigo que ha estado cerca de mí por tantos años, el tiempo dirá si eres correspondido o no…-

Dichas estas palabras Layla se volteó y se marchó lentamente del lugar, siempre con esa mirada fría en sus ojos y con esa gracia estoica que la hacía única, mientras caminaba su cabello se ondeaba con el viento, haciéndola lucir como la heroína de una historia que lucía glamorosa y llena de garbo, mientras se alejaba Ryunosuke, pensaba dentro de sí, que Layla le había dado una nueva oportunidad y ahora haría todo lo posible, para conquistarla, haciendo que solo él sea el dueño de su corazón.

En aquel instante Layla que se había ya alejado del lugar donde se encontró con Ryunosuke, y mientras iba en busca de Toko empezó a recordar cómo se dio aquel primer encuentro con aquel muchacho hace ya siete años.

*** Inicio Flashback ***

Layla desde que conoció a Orpherus de casualidad, siempre iba a visitarlo, hay ambos platicaban y mientras el pequeño niño dibujaba, Layla hacia piruetas demostrando que era muy ágil, en cierta ocasión Orpherus pregunto a Layla porque motivos le gustaba tanto hacer ese tipo de piruetas acrobáticas, entonces ella respondió:

- Mis padres, siempre estaban muy ocupados con su trabajo, pero hubo cierto día donde ambos tuvieron día libre, mi madre me pregunto a donde quería ir, entonces yo dije que a un circo, se sorprendió y junto a mi padre decidieron ir ahí, cuando vimos el espectáculo todos quedamos maravillados, mi madre lucia realmente muy feliz, nunca la había visto sonreír tanto, así que decidí que yo también haría esas piruetas para ella, pero al poco tiempo mamá murió…-
Orpherus quedo muy conmovido ahora entendía que Layla hacia esos actos acrobáticos solo por su madre, así como el dibujaba en honor a su hermana fallecida, ambos eran muy parecidos y quedaba maravillado mientras más conocía a aquella hermosa niña de ojos azules.

Pero había una duda que aun mantenía Orpherus, pero sentía que si le preguntaba directamente a Layla podría abrir una herida que sería muy difícil de cerrar, pero Layla que era una niña muy sagaz vio la mirada de Orpherus y entonces dijo:

- Hay algo que quieras preguntarme…Orpherus, luces como si quisieras hacer una pregunta…-

- No…bueno tengo una interrogante, pero temo hacerte sentir triste…-

- Es sobre mi mamá ¿verdad?...-

Orpherus quedo en silencio por unos instantes, luego dijo:

- Si…es que no sé cómo murió…y siento que eso aun te afecta…lo siento Layla, no volveré a mencionarlo…- Finalizo Orpherus

Transcurrieron unos minutos de silencio, ninguno de los dos mencionaba palabra alguna hasta que Layla dijo:

- Ni yo supe exactamente como murió mamá…ella enfermo de repente, se puso muy débil y ya casi no podíamos verla, pero después de unos meses parecía estar recuperándose… fue entonces que decidió salir con Tohma…como yo estaba en prácticas en la escuela, no pude ir a casa temprano, fue cuando mamá quiso llevar a Tohma a dar un paseo, lo único que escuche después fue que cuando estuvieron cerca de la esquina de la casa un auto los embistió, mamá quedo mal herida y estuvo hospitalizada por unos meses, después falleció, pero mi padre no me menciono nada sobre la muerte de mamá, hasta el día del velatorio, no tenía la fuerza para decirme que mama ya no volvería mas…fue en ese instante cuando escape de casa y te encontré…Orpherus…-

Orpherus había quedado sorprendido ahora sabía que Layla había pasado lo mismo que él, al perder a un familiar muy querido repentinamente, y lamentaba que Layla haya tenido que recordar aquel suceso tan trágico en su vida.

Después Orpherus menciono:

- Yo también perdí a mi hermana, mi muy querida hermana Lía, pero ella falleció tres meses antes de conocerte…ella murió en un accidente en su trabajo…el laboratorio donde laboraba exploto, pero sabes… aun creo oír su voz, sentir su presencia y sentir su olor…sintiendo que está siempre muy cerca de mí…-
Estas palabras enternecieron a Layla quien veía en Orpherus un reflejo de sí misma, ya que ambos habían sufrido las mismas tragedias, pero Layla noto que la mirada de Orpherus empezaba hacerse nostálgica, así que sin dudarlo lo abrazo fuertemente, este se sorprendió por el gesto de Layla y ambos se quedaron así por varios minutos, como si sus penas se desvanecieran con el transcurrir del tiempo.

Transcurrido un buen rato, ambos niños se sentían aliviados de haber compartido sus tristezas y unas dulces sonrisas se dibujaban en sus rostros, después escucharon el sonido insistente de una pelota que no dejaba de rodar, Layla se preguntaba de donde vendría ese sonido y entonces oyó que Orpherus dijo:

- Debe ser Ryunosuke Kun…-

- ¿Ryunosuke Kun?...se trata acaso de un amigo tuyo… Orpherus…-

- Si…lo conocí unos días después de la muerte de mi hermana…al principio pensé que era un niño de mal carácter pero después me di cuenta que era muy amable…-

- Si tú lo dices Orpherus…pero ¿Cómo sabes que se trata de él?...yo solo escucho una pelota…-

- Es que Ryunosuke Kun practica futbol, es bastante bueno pero siempre practica mucho, es muy disciplinado con toda actividad que emprende…-
- Veo que le tienes mucho aprecio…me gustaría conocerlo…-

- Si…me gustara presentártelo…espérame que guardo mi cuaderno de dibujo y salimos afuera…-

- ¿Podemos salir?... ¿Tu tío te dejara salir?...- Pregunto Layla algo asustada, sabía que el tío de Orpherus, aunque tenía la apariencia de una persona amable, también podía tener una mirada intimidadora.

Pero Orpherus sonriendo y guiñando un ojo le dijo a Layla:

- No te preocupes, ves ese muro de allí, podemos salir por ahí y nadie se dará cuenta, así es como siempre me salgo de aquí para jugar con Ryunosuke Kun…-
Layla sonrió al escuchar el plan de Orpherus y ambos fueron sigilosamente a los límites del jardín, ahí había un pequeño muro de piedra, que permitía la salida al exterior, aquel muro que servía antes como soporte de una de las esculturas que adornaban el jardín, ahora era utilizado para que estos dos pequeños, se escapasen del estricto orden que el tío de Orpherus les imponía.

Cuando Layla y Orpherus salieron de la casa, después de algo de esfuerzo, Layla vio a un niño de la misma edad que ella de unos diez años, practicando duramente con la pelota, fue entonces que Orpherus se acercó y dijo:

- Ryunosuke Kun…has venido a verme ¿verdad?...-

El niño de mirada seria, que seguía corriendo detrás de su pelota, solo dijo:

- Yo…solamente vine a practicar…muy cerca de tu casa…es solo una coincidencia…-

Orpherus al notar que Ryunosuke no era bueno mintiendo y que tenía las mismas ganas de verlo que él, solo sonrió, Layla recordó entonces lo que había dicho Orpherus antes, que aquel niño aunque aparentaba ser frio era en realidad muy amable, pero también recordó lo que Orpherus le menciono mientras subían el muro.

- Sabes Layla…Ryunosuke Kun también es como nosotros, el perdió a su padre siendo muy niño, y al ser el hermano mayor tomo toda la responsabilidad de cuidar de su hermano menor, es por eso que no demuestra en verdad lo que siente…espero que ambos puedan ser amigos también…-
Estas palabras resonaban dentro de Layla, y ahora al notar el comportamiento de Ryunosuke, pensó dentro de si que si no hubiera conocido a Orpherus, ella también se guardaría todo para ella misma, ella y Ryunosuke se parecían más de lo que ella podía imaginar.

En aquel instante Orpherus llamo a Ryunosuke para presentarle a Layla:

- Ryunosuke Kun…déjame presentarte alguien…su nombre es Layla Hamilton y vive muy cerca de aquí…-

- Así que tú eres Layla, Orpherus siempre habla de ti y en la manera accidental en que se conocieron…yo soy Ryunosuke Miyaji…-

Ambos niños se miraron fijamente y se estrecharon las manos, sin saber que así sellarían sus lazos de amistad, desde aquel momento los tres niños se volvieron amigos inseparables, siempre que podían, Layla y Orpherus iban a ver los entrenamientos de Ryunosuke, hasta que unos años después este lo abandono para dedicarse por completo a la arquería, el por qué Ryunosuke abandono el futbol era una interrogante que Layla siempre tuvo, pero no quiso preguntarle directamente a él joven por temor a escarbar en la herida, pensando que en algún momento lo haría, para llegar a conocer más Ryunosuke.

Y aunque su amistad parecía inquebrantable con los años, cierto día llego, se trataba del día de la clausura del primer año del High School, Ryunosuke cito a Layla al jardín de la escuela, esta algo sorprendida por la repentina cita de Ryunosuke acudió y vio al joven recostado junto al árbol que daba a la espalda del club de arquería, ella se dirigió lentamente hacia el viendo como las hojas iban cayendo alrededor del joven y como el sol vislumbrara su figura, haciéndolo ver más apuesto de lo que ya era, entonces cuando esta se acercó Ryunosuke sonrió como muy pocas sabía hacerlo y dijo:

- Me alegra verte Layla…gracias por aceptar venir…-

- Pero que dices…porque no querría verte hemos sido amigos por muchos años..-

- Lo se Layla, pero esta vez no vengo aquí para hablar como amigos…-

- ¿A qué te refieres?...-

- Quiero decirte que en todo este tiempo, he tenido sentimientos por ti…es difícil explicarme pero quiero decirte que te amo…-

Layla quedo sorprendida por aquella confesión tan repentina de Ryunosuke, nunca imaginó que sería el quien se le confesara, para ella siempre había sido como un hermano y nunca lo vio con otros ojos, pero ante tales palabras ello solo enmudeció, después Ryunosuke dijo:

- Sé que es difícil para ti aceptarme, pero quería que supieras lo que siento por ti desde hace muchos años…solo toma en cuenta lo que te he dicho…espero conocer tu opinión cuando comiencen las clases…hasta pronto Layla…-

Y Así Ryunosuke se alejó de Layla, dejándola sola pensando en todo lo que Ryunosuke había mencionado, justo en ese momento Orpherus salió de su escondite, él había seguido a Layla después que esta se encaminara hacia el club de arquería, y había oído todo, entonces Orpherus dijo:

- Layla…lo que he oído es cierto…Ryunosuke está enamorado de ti…tu qué respuesta le darás…-

Layla que estaba muy pensativa por todo lo sucedido y que recién se había dado cuenta de la presencia de Orpherus, dijo:

- No es tu asunto Orpherus…ya veré que le respondo a Ryunosuke…-

- No digas eso…Layla…no vuelvas a repetirlo…porque si es mi asunto…siempre me has interesado desde que te conocí, y no te perderé y tampoco te entregare a Ryunosuke…-

- De que hablas…de perderme…me vez como un objeto que hay que entregar o perder…-

- No Layla lo que quiero decir es que te he amado desde hace mucho, pero preferí callar para no arruinar nuestra amistad, pero ante este movimiento de Ryunosuke, no podía callar más…Layla no lo elijas a él…mírame solo a mi…-

Diciendo esto Orpherus abrazo a Layla quedando esta estupefacta por lo que oía, los dos amigos que siempre había visto como hermanos, confesaban su amor por ella, estaba en una encrucijada, pero aquel abrazo de Orpherus no le disgustaba, sentía una cálida sensación dentro de ella, algo que la hacía sentirse muy cómoda, pero después reacciono y alejo a Orpherus de ella, diciendo:

- Orpherus…lo siento…pero no puedo darte en este momento ninguna respuesta…yo no te amo ni a ti ni a Ryunosuke como ustedes desean…permiso pero me retiro…-
Entonces mientras layla se alejaba del lugar, Orpherus dijo:

- Layla yo esperare por ti el tiempo que sea, pero no me olvides…porque yo nunca lo hare…-

Estas palabras resonaron fuertemente dentro de ella, y sabía que también incluían que debía dar una respuesta la próxima vez que lo vuelva a ver, y aunque seguía confundida solo entendía una cosa que su amistad había quedado marcada ahora entre dos amores que no renunciarían a ella hasta que tomara la decisión correcta.

*** Fin del Flashback ***

Layla después de haber recordado algunos hechos importantes en su vida, sonrió pensando que había pasado muchos cosas importantes con sus dos grandes amigos, y que no quería separarse de ninguno de ellos, pero también dentro de ella sabía que debía tomar una decisión, fue entonces cuando escucho que la llamaban por su nombre, era Ryunosuke que se acercó a ella diciendo:

- Lo siento Layla…pero olvide algo…-

- Sí que cosa fue…que vienes tan apurado…--

- Si olvide decirte que te amo…y….- después de estas palabras Ryunosuke se acercó a Layla y le dio un cálido beso en los labios, Layla estaba impactada por lo sucedido, no pudo reaccionar inmediatamente, hasta que después dio una bofetada a Ryunosuke, se mostraba enfurecida, Ryunosuke se llevó la mano a su mejilla y solo sonrió, pensando para sus adentros que no le fue tan mal como el suponía, al menos aún estaba vivo para contarlo, después Layla se alejó de él, no sin antes mostrarle una mirada fulminante, Ryunosuke sonrió y también se alejó.

En aquel instante Toko encontró a Layla que caminaba con cara de pocos amigos, después la intercepto en el camino y le dijo:

- Layla ¿Te encuentras bien?...-

- No del todo…-

- ¿Qué sucedió?...-

- Nada que debas saber, caminemos las clases empezaran pronto…-

Toko por la reacción de Layla sabía que algo importante había pasado, pero al ver a lo lejos a Ryunosuke entendió que algo había sucedido con él, entonces no trato de insistir, y continuo su camino, mientras tanto Layla pensaba dentro de ella, ¿Por qué mi corazón latió con fuerza cuando Ryunosuke se acercó? ¿Qué significa esto?, muchas interrogantes empezaron a nacer dentro de Layla, aparte de esto una profunda curiosidad por saber más de Ryunosuke había empezado a nacer dentro de ella, se preguntaba si era posible que ¿había empezado a enamorarse de Ryunosuke?, pensó que solo el tiempo le daría la respuesta que ella tanto anhelaba conocer.

En aquellos instantes un auto hacia su aparición acercándose a la casa de familia de Saint Just, se trataba de un joven de cabellos castaños y ojos azules, este estaba acompañado de una hermosa joven de cabellos lilas y hermosos ojos verdes, a su lado también estaba ya un personaje conocido se trataba de Haruya, fue entonces que la jovencita menciono:

- Bernard…es la primera vez que estas en Eileen… ¿verdad?...-

- Si así es Sasha…pero siento como si ya hubiera estado aquí antes, se siente nostálgico…-

Entonces Haruya dijo:

- Ya vamos a llegar, mi hermano estará muy contento de vernos, pero antes de encontrarnos con el señor Saint Just, debemos encontrarnos con mi hermano William…-

- Entiendo Haruya…Sasha y yo no tenemos ningún apuro, además me gustaría que Sasha conociera un poco más esta ciudad, es la primera vez que sale a conocer otras ciudades…-

Finalizo Bernard, al mismo tiempo pensaba dentro de sí que había llegado el momento de conocer sobre su pasado, haciéndolo sentir muy nervioso por lo que podría llegar a descubrir entonces Sasha sonriendo se acercó a Bernard y dijo:

- Todo saldrá bien…ya verás…solo ten fe en ti mismo…yo siempre estaré contigo Bernard…-

Estas palabras tranquilizaron a Bernard y mientras ambos se mantenían juntos, se encaminaron hacia las sorpresas que les tenía preparado el destino.


Última edición por LaCigale el Vie Jul 08, 2011 2:54 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Vie Jul 08, 2011 2:51 am

08/07/2011

Capítulo 13

Después de unas cortas vacaciones en su casa de campo, D’Eon regreso a la mansión donde su hermano Orpherus lo esperaba entusiasmado, a su regreso D’Eon pensaba sobre el motivo de su inesperado viaje, recordando todo lo sucedido unas horas antes de partir.

*** Inicio Flashback ***

Aquella mañana D’Eon había asistido como cualquier otro día a la escuela, pero a su regreso en la tarde, se encontró a solas con su tío Louis, para su sorpresa su hermano Orpherus aún se había quedado en la escuela en su clase de esgrima, entonces D’Eon al encontrarse a solas con su tío este lo saludo cordialmente.

- ¡Tío Louis buenas tardes…! –

- Oh buenos tardes mi querido D’Eon…- respondió Louis al ver a su sobrino en casa.

- Me alegro mucho de verlo tío…-

- Oh yo también…y dime ¿cómo te ha ido en la escuela?…-

- Uhm…bien tío…aunque aún no he hecho un amigo... seguramente ya conoceré nuevas personas…-

Louis vio fijamente a su sobrino y se acercó a él, después este le dijo muy gentilmente.

- Mi querido D’Eon…no es necesario que te fuerces a agradar a las personas, debes ser más cuidadoso respecto a eso, o te sucederá lo mismo que a tu dulce hermana…-

Estas palabras aturdieron a D’Eon que conocía muy poco sobre la muerte de su hermana, y al oír estas palabras un sentimiento de duda empezó a nacer dentro de él.

Entonces pregunto a Louis:

- No entiendo lo quiere decir tío, porque se refiere a mi hermana de esa manera, que sucedió con ella…-

En ese momento Louis se volteó dando la espalda a D’Eon y dijo con tono apesadumbrado.

- Creo que no es momento para hablar sobre aquel tema…será mejor que te retires a tu habitación…-

Entonces D’Eon replico:

- Tío por favor dígame la verdad…siempre he querido saber más sobre mi hermana y sobre su muerte si usted sabe algo no lo oculte más se lo ruego…- finalizo D’Eon muy angustiado.

Louis menciono entonces:

- Mi querido D’Eon…siempre quise mantenerlo oculto de ti y de Orpherus, pero creo que ya es momento de confesar lo que en verdad sucedió…- Finalizo Louis con una sonrisa maquiavélica en su rostro, luego fingió tener un mareo y cuando D’Eon pregunto por su condición este le respondió: - No te preocupes…debe ser debido a la presión que he tenido que llevar por tanto tiempo…-

Esto hizo que D’Eon se sintiera conmovido por la carga que había llevado, Louis su tío, así que insistió en conocer la verdad, después Louis sugirió que vayan ambos a la biblioteca ahí él le platicaría más detalladamente lo que sucedió.

Cuando Louis menciono sentirse mejor dijo a D’Eon:

- Mi querido D’Eon gracias por estar a mi lado en este momento, antes de confesarte lo que en verdad sucedió, déjame decirte que te amo a ti y a tu hermano tanto como ame a tu hermana Lía no lo olvides…- dijo Louis mientas acariciaba los cabellos de D’Eon.

Después de esto Louis se sentó en su asiento de terciopelo azul y dijo a D’Eon:

- Aun siento la presencia de Lía cerca mío…no hay momento que no la recuerde y cuando los observo a ustedes su recuerdo cala más profundo dentro mi…-

D’Eon empezó a sentirse conmovido por las palabras de Louis, por la manera que este se expresaba empezó a recordar más vívidamente la imagen de su querida hermana y por un instante recordó las hermosa sonrisa que ella siempre les brindaba.

Fue entonces que después de una pausa Louis quien miraba fijamente el retrato que tenia de Lía en su despacho menciono:

- La muerte de Lía fue una tragedia…pero esta pudo evitarse…su muerte fue premeditada…-

Con estas palabras D’Eon quedo atónito no podía creer lo que oía, su querida hermana ¿asesinada? Pero él no podía entender quién sería capaz de cometer un hecho tan atroz, su hermana era muy querida por todo el que la conocía, y que alguien la asesinara era tan solo muy inverosímil de creer.

Entonces Louis prosiguió:

- Lía trabajaba en un proyecto muy importante…trabajaba en la creación de vida artificial inteligente, este proyecto fue una inversión de muchas empresas y de personas influyentes, Lía solo quería contribuir con su investigación para que esta vida artificial ayudara en el desarrollo de la medicina a futuro…pero los inversionistas esperaban conseguir otra cosa…-

Dichas estas palabras Louis quedo en silencio por unos instantes, entonces D’Eon quien seguía sorprendido por lo que escuchaba acoto:

- Tío…continúe por favor….que más sucedió…que esperaban conseguir estas personas…-

Louis miro a D’Eon y dijo:

- Lo sospechas ni un poco…querido D’Eon…-

Este quedo pensativo por un corto intervalo de tiempo y balbuceo:

- No puedo ni imaginar que harían con vida artificial…-

- Eso es porque tienes un corazón muy puro que no puedes imaginar lo que en verdad deseaban…pero la ambición del ser humano es realmente inimaginable…lo que ellos deseaban era un medio para controlar la sociedad tal como la conocemos ahora…-

- No puede ser cierto tío…acaso estas tratando de decirme que por una ambición tan descomunal mi hermana se convirtió en una víctima…-

- Así es…pero eso no fue lo peor de todo Lía se enteró y quiso detener aquellos planes denunciando la verdad, fue en ese momento cuando fue traicionada por la persona que más amaba en el mundo…-

Ahora D’Eon estaba aturdido estas revelaciones parecían hacerle un nudo en la garganta, quería creer que lo que oía era parte de una historia mas no que fuera la realidad, pero si las decía Louis debían ser ciertas, tenía que creer en el hombre que lo había cuidado por más de siete años, y a quien quería tanto como a su hermano Orpherus.

- Dígame tío, ¿Quién fue la persona que traiciono a mi hermana? ¿Respóndame?...- exigió D’Eon mientras se levantaba de su asiento y miraba fijamente a Louis.

- Quien crees mi preciado D’Eon que podría ser capaz de traicionar a Lía, aun a cambio del gran amor que esta sentía por el…-

- No lo sé…quien podría ser capaz de hacer un acto tan aborrecible… ¿Quién hubiera traicionado a Lía?...-

- Es muy fácil de responder, sería la misma persona en quien Lía puso toda su confianza y en quien confió sus secretos…la persona quien más amaba aparte de sus hermanos…-

- No puede ser…él no hubiera sido capaz…él la amaba…es imposible…no Maximilian…dígame que no fue el… ¡Tío…!...-

- Siento no poder hacerlo pero es cierto…fue ese maldito de Maximilian quien la traiciono…él fue quien aviso a los inversionistas del plan de Lía y de los otros investigadores que estuvieron junto a ella…-

Con estas palabras D’Eon cayo de golpe en el asiento, estas palabras lo dejaron sin habla, fue entonces que Louis se levantó de su asiento y lentamente se acercó el joven, luego hablo muy cerca de este.

- Antes de morir Lía…escribió una carta dirigida para mi…en ella decía que desconfiaba de las personas que estaban a su alrededor y que si algo le sucedía, yo me ocupara de ustedes…y si no me crees te entregare la carta para que la revises tú mismo…-

En aquel instante Louis saco una carta de su saco y se la entregó a D’Eon y efectivamente este noto que la letra era la de su hermana, no le quedaba más dudas que todo era cierto, pero aun no tenía la prueba incriminatoria sobre Maximilian, entonces Louis dijo:

- Si me preguntas como se la verdad sobre Maximilian…pues te diré algo muy importante…un día antes de la muerte de Lía, vino a mi uno de los investigadores que estaban junto a Lía se trataba del doctor Killian, este murió junto a tu hermana aquel fatídico día…el me confesó que había visto a Maximilian subir al auto de la familia Liechtenstein…ellos eran los principales inversionistas y quienes querían apropiarse de la investigación que realizaban…y por documentos que tengo sé que aquel día Maximilian fue trasferido a otra área, siendo víctimas solo los que trabajan en el área C…-

Dichas estas palabras D’Eon estaba en un sepulcral silencio, las ideas no se hilaban en su cabeza, era incapaz de pronunciar palabra alguna, hasta que dijo titubeando:
- ¿Porque no buscó justicia por Lía?... ¿Porque?...- preguntó D’Eon mientras tenía la mirada fija en el suelo.

- Preguntas porque, es sencillo era más importante su seguridad, no podía decir nada solo averiguar la verdad y protegerlos a ustedes, ya te he dicho que los amo a ustedes tanto como a su hermana…su seguridad era primordial, debía cuidarlos…-

- Pero tío… ¿Por qué tuvieron que asesinar a Lía?... ¿Porque ella?...-

- No lo sé…pero supongo que fue por su inquebrantable espíritu de justicia, querían apagar la llama de justicia que tenía en sus ojos igual que tú y Orpherus…-

Después de haber dicho esto, se acercó a D’Eon y levantándole el rostro con la mano derecha y mirándolo fijamente, levanto su mano izquierda y sostuvo entre su mano el colgante que le había regalado la noche anterior que había sido pertenencia de Lía, entonces dijo:

- Yo sé que tu Orpherus y tu tienen la misma llama de justicia y valor en su mirada…son dignos hermanos de Lía y se vengaran de quienes les arrebataron su hermana…y yo les ayudare, pero para eso les pido confíen en mí, y me dejen actuar, por ahora no digas a Orpherus lo que en este cuarto se ha dicho, me entiendes mi querido D’Eon…nuestra venganza contra los Liechtenstein y Maximilian se ira realizando poco a poco…lo único que te pido ahora es que vayas a la casa de campo que tenemos y medites lo que te he dicho…después actúa frente a Orpherus hasta que yo te lo diga…y no dudes que todo lo que hago lo hago por el bien de ustedes…-

D’Eon solo asintió y después de esto Louis se alejó de él, quedando ambos en silencio, transcurridos unos instantes Louis llamo a William a su despacho y dijo:

- William… quiero que prepares todo para el viaje de D’Eon a la casa de campo que tenemos a las afueras de la ciudad, saldrá hoy así que no demores, D’Eon ve a tu habitación y prepara lo necesario para tu viaje, y no debes comunicarte con Orpherus hasta que regreses, puedes salir, y no olvides que os amo con todo el corazón…-

D’Eon que aún seguía confundido salió del lugar mirando a Louis con mucha tristeza, y abandono el lugar con un gran pesar en su mirada.

Cuando este se marchó William dijo en tono muy bajo:

- Señor cree que sus planes están marchando correctamente…-

- Así es William…ahora todo encaja perfectamente…he matado dos pájaros de un tiro, ahora D’Eon odiara a quien los Liechtenstein y me ayudara a conseguir mi propósito de acabar con ellos y su maldita estirpe, siendo solo yo el único que conozca los códigos de la investigación de Lía, y también me ayudará a destruir a ese estorbo llamado Maximilian D’ Robespierre…convencer a Orpherus no será fácil, pero teniendo a su hermano pequeño de mi parte no dudara en aceptar mis órdenes…-

- Entiendo…mi señor…preparare todo para el viaje del joven D’Eon…-

- Si no pierdas tiempo…sal enseguida y también envía un mensaje a esa persona…dile que todos está saliendo como lo predijo…-
- Así lo hare señor….con su permiso…-

Después de esto William salió a realizar sus deberes, quedando solo en el lugar Louis quien se acercó al retrato de Lía que estaba colgado en un lado de la pared y mientras la observaba dijo:

- Oh mi amada Lía…si no hubieras estado junto a ese hombre…ambos hubiéramos sido tan felices…pero la muerte te alejo de mi lado pero así como Orfeo fue en busca de su amada Eurídice al mismo inframundo, yo también iré algún día a tu lado y estaremos juntos para siempre…pero antes debo limpiar al mundo de la escoria…hasta ese momento solo espérame Lía…mi adorada Lía…-

*** Fin Flashback ***

Mientras D’Eon empezaba a visualizar su mansión, iba pensando en lo que tendría que decirle a su hermano por su tan inesperado viaje, a su vez recordaba las palabras de su tío en mantener todo en secreto, este entendía que debía mentirle a su hermano y aunque nunca lo había hecho antes, en esta oportunidad tenía que hacerlo sin dar tregua a la duda, teniendo que creer en cada palabra que Louis le había dicho, conforme iba avanzando y la distancia se acortaba cada vez más a la mansión, este rememoraba lo que hizo en aquella semana de estancia en su casa de campo, lo que tuvo que enfrentar dentro de sí al conocer una verdad tan frustrante como saber que su querida hermana fue asesinada, todo dentro de él era un caos solo las palabras de su tío sobre llevar a cabo una venganza contra quienes le hicieron daño a Lía siendo esto lo único que lo mantenía firme sin llegar a desmoronarse.

Al llegar D’Eon sintió una profunda nostalgia que embargaba su corazón, aunque solo habían transcurrido unos días sentía que no había visto aquel lugar por mucho tiempo, pero después vinieron a su recibimiento Louis y Orpherus, este último salió con una sonrisa en los labios, y aunque D’Eon tenía la fuerte determinación de no mostrar ninguna señal de tristeza para no preocupar a su hermano, solo atino a sonreír levemente, pero Orpherus entendía que algo no estaba bien por el semblante de su hermano inmediatamente entendió que algo no andaba bien con él, pero también hubo algo que lo dejo sorprendido, D’Eon había cortado su larga cabellera, mostrando una apariencia más adulta y madura.

Entonces Louis se adelantó a donde estaba D’Eon y le dio un abrazo, llegándolo incluso a besar en una de las mejillas, esto perturbo un poco al joven y Louis le respondió:

- Es una alegría tan grande volver a tenerte en casa…querido D’Eon cuanta falta nos hiciste…¡¡¡ Bienvenido…a casa…!!!....- finalizo Louis con una gran sonrisa en los labios y mientras William empezaba a subir las maletas dentro de la mansión, un joven de cabellos azules y gafas salió por la puerta principal, D’Eon al verlo se sintió desconcertado por ver en casa a este desconocido, luego fue presentado por Louis.

- Oh es cierto déjame presentarlos…este es Iku Mizushima…su nuevo tutor, él será parte de su educación, además es uno de los mejores tutores de toda la ciudad y confió plenamente en el para que les inculque todo lo que él conoce de la vida… ¿no es cierto profesor Mizushima?...-

- Me siento muy complacido con sus palabras…señor Saint Just…no lo defraudare…-

- Espero que así sea…porque le confió mi tesoro más valioso…-

Entonces D’Eon se presentó ante Iku diciendo:

- Un placer conocerlo…profesor Mizushima…mi nombre es D’Eon…espero nos llevemos bien…-

- Por supuesto…es mi deseo también y ya que su tío ha confiado en mí para tan importante labor como lo es su educación, hare mi mayor esfuerzo para enseñarles todo lo que se…-

Después de esta presentación que se llevó a cabo en las afueras de la mansión, Saint Just menciono:

- Bueno ya basta de presentaciones y adulaciones innecesarias, será mejor que pasemos adentro, seguramente D’Eon debe estar muy agotado, ya habrá momento para que puedan conocerse mejor…-

Y Así fue como todos pasaron dentro de la casa, pero mientras todos ingresaban dentro del recinto, Orpherus aún no podía quitarse de la cabeza aquellos pensamientos que lo inquietaban, recordando el triste semblante con el que vio a su hermano, además aquel drástico cambio de apariencia lo hacía preocupar aún más.

Cuando D’Eon subió por las escaleras, se excusó con todos los presentes pero menciono que estaba muy cansado por aquel extenuante viaje, y se marchó a su habitación quedando solo Iku y Orpherus en los pasadizos, Louis y William ya se habían marchado al despacho quedando solo ellos dos en el lugar, entonces Orpherus se excusó también con Iku y se dirigió a los aposentos de su hermano.

Cuando Iku quedo completamente solo, se dijo para sí mismo:

- Así que aquel joven es el hermano menor, es tan diferente al hermano mayor, este demuestra ser incluso más débil… debe ser seguramente otra víctima de Saint Just…este juego se pone cada vez más interesante…me pregunto si al final todos sucumbirán ante sus propias debilidades…eso lo tendré que demostrar…y ¿cuál será el resultado me pregunto?…solo cabe esperar…- después Iku se marchó a la biblioteca de la mansión.

Al llegar D’Eon a su habitación se detuvo en la puerta y se quedó pensando unos instantes, en ese instante Orpherus se detuvo cerca de él y pregunto:
- ¡D’Eon!... ¿Qué te ha sucedido?... ¿Estás bien?...-

D’Eon demoro unos segundos en responder y mirando fijamente a Orpherus dijo:

- Si…hermano estoy bien no debes preocuparte…solo estoy algo cansado del viaje…-

Orpherus miro a su hermano seriamente y se acercó aún más a él quedando solo a unos centímetros de distancia.

- No siento que sea así, siento que me ocultas algo muy importante, además aun no entiendo cómo es posible que te hayas ido por una semana dejando la escuela y retirarte sin decirme nada…-

- Nuestro tío ya te lo había explicado, tuve que viajar a la casa de campo para arreglar unos asuntos de la propiedad, solo fue una semana y el viaje se dio de un momento para otro…-

- Pero es imposible que te dejara a ti aquel encargo para eso tiene a William o el cualquier caso hubiera esperado por mi…-

- William tenía otros asuntos que atender y tu tenías clases de esgrima aquella tarde, el viaje debía hacerse rápidamente…-

- Aun así irte y no comunicarte conmigo…estuve muy preocupado por ti…-

- Lo siento hermano, pero estuve ocupado todo el viaje…además ya no soy un niño que deba estar bajo tu cuidado y protección puedo hacerme cargo de mis propios asuntos…y si el tío confió en mí no debe preocuparte…yo ya se cuidarme solo, además el tiempo y algunas circunstancias puede hacernos madurar más rápido de lo que creemos…ahora si me disculpas debo descansar y estudiar…pido me excuses…-

Dicho esto D’Eon entro en su habitación dejando solo en el pasadizo a su hermano, Orpherus no podía creer lo que había sucedido, ahora entendía que el cambio que notaba en D’Eon no era solo parte de su imaginación este cambio era real, sintiendo que su hermano se alejaba cada vez más y esto preocupaba seriamente al joven que no tenía respuesta para tan extraño hecho.

- Hermano que te ha sucedido… ¿Por qué ya no confías en mí?...- se preguntaba Orpherus mientras que un extraño presentimiento estrechaba su pecho fuertemente.
En la habitación de D’Eon este estaba sumido en una profunda tristeza, y estando de pie al lado de su balcón, tocaba el colgante que le había entregado Louis y que había pertenecido a su hermana, mientras lo hacia las lágrimas iban cayendo por su rostro, sintiendo que el pesar de la verdad terminaría por consumirlo lenta y dolorosamente hasta no dejar nada de él y en su pesar decía para sí mismo:

- Hermano si supieras lo que en verdad siento…estoy seguro que estarías a mi lado, pero no debo decirte nada aun…aunque esto termine por consumirme…debo ser fuerte y soportar toda la carga conmigo, debo evitarte este sufrimiento lo más que pueda Orpherus…aun no es tiempo que conozcas la verdad sobre la traición que llevo a la muerte a nuestra adorada hermana…Lía Oh querida Lía, dame la fuerza para ocultar la verdad a Orpherus hasta que el momento indicado llegue…- eran las palabras que repetía D’Eon pidiéndole fuerza a su hermana fallecida, sin conocer que lo peor aún estaba por venir, y necesitaría mas que fuerza y valor para vencer las adversidades que les esperaban a él y a Orpherus.

Pero no solo D’Eon pasaba por aquella situación tan inquietante, en el otro lado de la ciudad en el dojo de la familia Kinose para ser exactos, Azusa que había regresado de la escuela, seguía pensando en lo que hace poco su hermano le había confesado, aquel secreto familiar, que seguía aun sin entender, el por qué su hermano y el debían cargar bajo sus hombros tamaña responsabilidad, fue entonces cuando su celular sonó, había recibido un mensaje, pero grande fue su sorpresa al leerlo, era un mensaje de OZ, él había sido retado a un duelo, y aunque no tenía ganas de participar en una, el mensaje del retador lo puso muy nervioso, este decía:

- “Si deseas deshacerte de tu pasado…muéstrame tus anhelos de lograr tu libertad…”-

Esta extraña frase desencajo el rostro del joven que no lograba comprender quien sabría sobre su pasado familiar, fue entonces que decidió aceptar el duelo, y sin dudarlo fue a su habitación a prender su ordenador, tanta fue su prisa que no se percató de la presencia de su hermano, quien lo miro inquieto y le pregunto:
- ¿Adónde vas Azusa?...-

Fue entonces cuando Azusa se percató de su hermano y después de saludarlo respetuosamente dijo:
- Bueno…tengo una tarea que debo entregar mañana y tengo que apurarme a terminarla…por favor no quiero que me interrumpan…-

En aquel instante Masaru que estaba al lado de Faye dijo burlonamente:

- Que aplicado que esta el pequeño hermano…sí que es responsable…lástima que no sea siempre así…-

Azusa lo miro de manera fulminante a Masaru y dijo:

- Al menos yo si me preocupo por estudiar y no de andar de vago y ser solo una molestia para los demás…señor buscapleitos…-
Masaru enojado dijo:

- ¿Quién es buscapleitos?...yo que solo te daba ánimos…-

- Y quien te ha pedido que me des ánimos…no necesito ánimos de un vago e inútil como tú…-

- ¿Cómo me has llamado?...yo no soy ningún inútil…yo soy mucho más fuerte que tu…si no demuéstralo….vamos a luchar como los hombres…-

- No necesito luchar con alguien como tu…que solo eres un hablados…-

- Haber veremos quién es un hablador….-

Entonces Masaru se preparo para encestarlo un puñete a Azusa, pero faye se interpuso y dijo:

- Ya es suficiente Masaru, no debes usar la violencia para arreglar alguna discusión…- menciono Faye a Masaru mientras le sostenía el puño con su mano

- Tsk…si como digas Faye…me voy a mi habitación…- finalizo Masaru y mientras se marchaba escucho que Azusa dijo:

- Solo es un hablador…-

Masaru muy enojado volteo y dijo:

- Ya verás quien es el hablador…pequeño hermano mayor…-

- Argh… deja de llamarme así…respeta a tus mayores…-

Fue entonces cuando Faye menciono:

- Ya basta Azusa…no debes pelear con alguien menor que tu…-

- Pero ese inútil…es un irrespetuoso y mal educado siempre me pone de malas…no lo soporto…-

- Masaru puede ser insoportable en algunas ocasiones…pero tiene un gran corazón y es muy luchador siempre busca superarse a si mismo…Azusa no veas el lado negativo de la gente y de las cosas…todo tiene un lado bueno…no todo es blanco o negro, busca siempre un término medio…-

- Tal vez tengas razón hermano…pero a ese tipo nunca lo entenderé ni me agradara…-

- Solo dale tiempo Azusa…bueno ahora si no te molesto más…me dijiste que quieres estudiar…no es cierto…te dejo entonces, te avisaré para la hora de la cena…-

- Gracias…hermano…-

En ese mismo instante Azusa entro a su habitación y prendió su ordenador, entrando inmediatamente a la página web de Oz y accesando con su usuario, y noto que el retador ya lo esperaba, Azusa no sabía que una ardua batalla por desligarse de su destino lo esperaba, ahora solo él tenía la última palabra sobre el camino que debía de seguir, aun si esto significaba alejarse de su querido hermano Faye.

Ahora situémonos unas horas antes de aquel duelo de Azusa, en la mansión de los Liechtenstein, Ludwig quien se encontraba en su despacho, revisando unos documentos importantes fue interrumpido por Enju quien le comunico lo siguiente:

- Señor…hay una llamada muy importante para usted…-

Ludwig que sabía que Enju no lo interrumpiría al menos que en verdad el asunto sea de suma importancia, pregunto con un tono serio:

- ¿De quién se trata?...-

- Dice llamarse Tieria Erde…-

- ¿Cómo has dicho? ¿Tieria?....-

- Así es Señor…dice q es muy importante que hable con usted…-

- Entiendo…recibiré la llamada…y que nadie me interrumpa…-

- Como usted ordene Señor…-

Dicho esto Enju salió del despacho y enseguida transfirió la llamada a Ludwig, entonces este contesto la llamada:

- Bien Tieria…que novedades tienes para mí…entiendo…así que ya hicieron el primer movimiento…y están camino a Raggs…y ¿tienes alguna noticia sobre los Robespierre?...eso suena interesante…será mejor que vengas también a Eileen y puedas continuar con tu misión aquí, serás de mayor ayuda estando aquí…tu viaje debe ser programado dentro de dos días…está bien eso es todo… ya sabes lo que debes hacer por ahora…- después de esta conversación, la llamada finalizo, momento seguido, Ludwig llamo a Enju, este se presentó rápidamente y Ludwig dijo:

- Enju tengo una nueva misión…dentro de dos días llegara del extranjero, la persona que ha llamado, es muy importante que se mantenga en total discreción, quiero que arregles lo necesario para que entre a la escuela Kriegstaf, también ocúpate de la documentación necesaria para su inscripción…-

- Eso quiere decir Señor que ¿debo usar información falsa?...-

- Así es…porque Tieria Erde es solo un nombre de falso…esa persona es un enigma…-

- Entiendo señor…entonces arreglare lo necesario para la llegada de esa persona…-

- Y una cosa más Enju…ya está todo listo para aquel duelo…-

- Si señor el mensaje ha sido enviado…solo depende de él aceptarlo…-

- Estoy seguro que lo hará…ahora si puedes retirarte…-

- Con su permiso…- después de esto Enju salió del despacho quedando Ludwig solo, pero las palabras que le habían sido mencionadas antes no lo dejaban tranquilo.

- Así que ese hombre ya está por llegar a esta ciudad…nada bueno nos espera con el aquí…además Robespierre también está moviendo sus piezas…debo adelantarme a sus actos o sucumbiré ante ellos y eso nunca sucederá…el honor de mi familia está en juego y mi orgullo como un Liechtenstein también…solo yo resultare el ganador de este juego de ajedrez…el rey gana y los peones serán humillados…mostrándoles lo poco que sirven…- Pensaba dentro de sí Ludwig mientras miraba el retrato de su padre, pensando que así lograría cumplir lo que su padre le ordeno, nunca dejar que se desmorone el imperio que había logrado conseguir, aunque deba sacrificarse así mismo en el camino a la gloria del poder.

Aquella noche en el aeropuerto de Eileen, un avión privado hacia su llegada en total secreto, dentro de este se observaba a un joven de cabellos negros y gafas, sentado muy seriamente al lado de otro hombre de largos cabellos negros y una mirada maliciosa que miraba por la ventana del avión viendo como este aterrizaba, su semblante inmutable causaba escalofríos a quien estuviera cerca a él, entonces el joven de gafas hablo:

- Señor ya hemos llegado a Eileen…como usted lo planeo…-

- Si…Teru…hemos llegado a esta ciudad…es hora de ver cómo están nuestros viejos conocidos…-

- Así es señor…el momento de su participación en este juego ya ha comenzado…-

- No Teru…este no es un juego…por que en los juegos debe existir un reto, un ganador y un perdedor, pero desde el comienzo yo ya he ganado, solo vengo a destruir a los perdedores que osaron retarme creyendo ilusamente que podían ganar…los débiles e insensatos serán los primeros en ser destruidos en sus puntos más vulnerables, sus propias debilidades…ellos mismos se destruirán yo solo seré un medio por el cual sus debilidades se apoderaran de ellos…-

- Usted señor es el único que puede lograr destruir a esos que creen estar en la cima del mundo…-

- Teru te preguntare algo…me ves como un demonio destructor o un ángel vengador...-

- Yo…mi señor lo veo como ambos….un demonio y un ángel…-

- Si te basas en la teoría de que debo ser ambos por soy humano te equivocas, yo solo soy un demonio que trae consigo la destrucción, si alguna vez fui humano…ya lo olvide…yo no tengo remordimiento ni culpa, solo busco cumplir mis objetivos…los lazos emocionales son solo un impedimento para lograr lo que deseamos…mi ambición por conseguir más de lo que merezco me llevo a sacrificar mi propia naturaleza humana…así que quien está frente a ti es solo un demonio en cuyo interior solo existe la ambición y la destrucción…nunca lo olvides…Teru…-

- Lo tengo siempre presente mi señor…desde que usted se hizo cargo de mi…-

- Solo eres parte de mis planes…-

- Lo se…aun si dejo de valer para usted y me convierto solo un estorbo que debe ser desechado…le serviré fielmente hasta el último momento…-
- Procurare que así sea…Teru…-

Mientras el avión finalizaba de aterrizar, Teru comunicaba que había recibido una llamada entonces este pregunto:

- ¿Iku se ha contactado?...-

- Así es Señor dice que todo va según lo planeado…-

- Entonces el primero en recibirnos será Saint Just, ya sabes lo que debes hacer respecto a él verdad…Teru…-

- Si mi señor ya todo está planificado…-

- Así es como terminan las escorias cuando ya no son necesarias…-

- Si me permite llamare a Iku para avisarle de nuestra llegada…-

- Dejo en tus manos ese asunto…Teru…-

Después aquel hombre de fría mirada seguía viendo por la ventana del avión, mientras que una sádica sonrisa se dibujaba en su rostro y esta se reflejaba por el vidrio de aquella ventana, mostrando una macabra escena como salida de una película de suspenso.

En esos mismos instantes Teru envió un mensaje a Iku que decía:

- “El Señor Naraku ha llegado….”-

De aquella manera una figura maligna había hecho su llegada triunfal a Eileen, desconociendo muchos que su ruina estaba a punto de dar comienzo, la historia estaba a punto de dar un giro dramático que cambiaría la vida de todos los involucrados como la conocían hasta el momento, un demonio destructor había llegado y nadie detendría sus ansias feroces de sembrar el caos por donde él dirigiese la mirada, ahora un verdadero reto daba comienzo.


Pero en la casa de la familia Robespierre una inesperada llamada, sembró en Maximilian una sorpresa que lo lleno de regocijo:

- Maximilian…soy Trunks…por fin he terminado el proyecto…-

- ¿Estás seguro de lo que dices?...-

- Así es…por fin pude terminarlo…su eficacia ha sido satisfactoria…-

- Entonces debes traerme personalmente aquel proyecto terminado…no hay mucho tiempo que perder, además sabía que podías hacerlo…-

- Gracias Maximilian…debo llevarte el proyecto dentro de unos dos días…el viaje de Suiza ah Eileen será largo, así que deberé apresurarme, solo quería darte a conocer la noticia, incluso Shirona lo desconoce…-

- No te preocupes Trunks, yo se lo anunciare…ahora solo mantente a salvo y en secreto, debes proteger aquel proyecto…-

- Si lo sé muy bien…Maximilian…debemos mantenerlo en total secreto…-

- Entonces cuento contigo…sé que mantendrás seguro el proyecto SALMO…adiós Trunks y buen viaje…-

Después de esto el joven corto la comunicación, dejando una sensación de tranquilidad dentro de Maximilian, ahora una nueva oportunidad había aparecido ante él llegando a vislumbrarse una nueva luz de esperanza, y él haría todo lo posible para que aquella frágil luz no se extinguiera.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Jue Jul 21, 2011 2:58 am

21/07/2011

Capítulo 14

Era aquella una noche fría, poco a poco el clima había ido cambiando y los calurosos días de verano iban quedando atrás, dándole paso a los fríos días del invierno, pero no solo el invierno traía consigo días nublados y grises, también ciertas circunstancias desagradables traían consigo momentos que entumecerían el corazón, como lo ocurrido con la familia Kinose.

Ya en la noche mientras cenaban, Faye, Masaru y Azusa, este último dijo:

- Hermano…he decidido que será mejor que me vaya de aquí…ya pedí a Tsubasa que me permita vivir con el…-

Todos estaban en silencio en la mesa, Masaru estaba muy sorprendido y dejo caer su tazón de arroz, no podía creer lo que oía, en cambio Faye parecía muy tranquilo, como si ya hubiera conocido los planes de Azusa con anticipación, entonces Masaru dijo dirigiéndose a Azusa:

- No entiendo esta decisión tuya…pero dejar el lugar donde vives tan tranquilamente, me parece absurdo…si no me soportas…es tu problema pero piensa en tu hermano…- dijo Masaru algo exaltado

Azusa no miraba a nadie a su alrededor, solo tenía una mirada cabizbaja, entonces Faye dijo:

- Masaru…por favor no digas más, si esa es la decisión de Azusa no hay nada que tu o yo podamos hacer…él ya ha decidido su camino….-

Pero Masaru replico:

- No entiendo nada de lo que sucede aquí…pero abandonar las cosas solo te convierte en un cobarde…-

Fue en aquel entonces que Azusa dijo apretando fuertemente sus puños:

- Tu que puedes saber sobre lo que significa dejarlo todo…cuando descubres que vives en una mentira…déjame en paz de una vez…entrometido…-

Después de que Azusa dijera esas palabras, se levantó de la mesa y se marchó, quedando Masaru y Faye solos, fue cuando Masaru dijo:

- Yo solo quería…que no se fuera, tsk…es un maldito terco…-

En aquel instante Faye se levantó y se dirigió hacia Masaru, después puso su mano encima del hombro de este y dijo:

- No te preocupes por Azusa…esta decisión ha sido muy difícil para él, pero creo que es lo mejor para si mismo…debe encontrar su camino fuera de aquí, tal vez fue un error mío querer imponerle una misión que él no debía asumir…esto es lo mejor para todos…Masaru…- dicho esto Faye, miro a Masaru y sonrió ligeramente, después salió del comedor y se dirigió a ver Azusa.

Masaru estaba un poco pensativo, y dentro de si se decía:

- El destino he…siempre he creído que el destino lo hacemos nosotros mismos sin nadie que lo imponga…si en verdad has encontrado tu camino Azusa…te has ganado mi admiración…- después Masaru se sentó en la mesa y continuo cenando, por primera vez no quiso ser una molestia entre la conversación de Azusa y Faye, deseando lo mejor para ambos, no dándose cuenta dentro de sí que una parte de él estaba madurando, llegándose a preocupar por la gente que lo rodeaba.

Volviendo con Azusa este se encontraba en su habitación, alistando su maleta, entonces Faye se detuvo delante de la puerta de este y dijo:

- Azusa…puedo pasar…-

- Si…pasa hermano…-

Fue entonces que Faye corrió el tatami y entro a la habitación de Azusa, entonces este menciono:

- Azusa…debes partir tan pronto…-

- Si hermano…así es, no puedo permanecer mucho tiempo aquí…es mejor que me vaya lo más pronto posible…-

- Pero ¿Por qué?...sabes que respeto tu decisión, pero aun no logro entenderte del todo, ha sucedido algo que yo no sepa…-

En aquel momento y con las palabras pronunciadas por su hermano, Azusa recordó lo que había sucedido hace apenas unas horas, y las imágenes se tornaron vividas, volviendo a revivir lo sucedido nuevamente.

*** Inicio Flashback ***

Eran las tres de la tarde, parecía ser un día como cualquier otro, Azusa quien tenía en la cabeza muchos pensamientos que lo aturdían, trato de tranquilizarse, pero era imposible para él hacerlo, un desafío que recibió no lo dejaba pensar con claridad, fue entonces que decido aceptarlo y este comenzó.

Ya con su sesión abierta en OZ y con su avatar disponible, esperaba a quien lo retaría, pero el usuario retador aun no aparecía, transcurridos unos minutos, una alerta apareció, avisando de la entrada del usuario llamado Tacticmon, fue entonces cuando, el avatar apareció en el campo de batalla virtual, su sola presencia era ya impactante, dejando muy de lado al pequeño avatar de Azusa, un avatar pequeño de nombre Hawkmon, según la información, aquel usuario retador era de un nivel muy avanzado, un Oz Fighter para ser precisos, y en su record contaba con más de 500 victorias y ninguna derrota, pero esto no amilano a Azusa, que solo era un Oz Member, y su experiencia no se remontaba a la de su retador, pocos segundos después el ataque dio comienzo.

El primer ataque de Tacticmon fue usando el Jatetsu-Fujiin Maru que era una espada oscura la cual tenía un enorme poder de destrucción, lo único que podía hacer Azusa era tratar de esquivar los ataques con su pequeño Hawkmon, fue entonces que tomando suficiente distancia uso su pluma cortante, esta era una técnica que usando la pluma que tenía en su cabeza como adorno, podía lanzarla y usándola como boomerang podía cortar todo lo que este a su alcance, pero Tacticmon uso su Kishintotsu , golpeando con el reverso de su espada, con lo cual la pluma cayó al suelo, luego trato de golpear a su oponente con un poderoso rayo, pero Hawkmon pudo esquivarlo con mucho problema, ya con varios puntos menos, Azusa no podía conseguir ganar, y cada vez veía lejos la oportunidad de cambiar la situación, fue entonces cuando un mensaje llego en la parte inferior del campo de batalla virtual.

- Debes rendirte…solo eres un oponente débil…no eres más que escoria…solo has sido un chico sobreprotegido por quienes te rodean…así como este juego…solo serás destruido si no encuentras tu propio camino por ti mismo…solo cuando logres desligarte de lo que te ata a tus propias debilidades, podrás ganar todo lo que desees…-

Estas palabras confundieron en sobremanera a Azusa, acaso la persona que lo reto, sabia sobre su pasado y lo que le estaba sucediendo, quería saber quién era, y respondió:

- Tu como puedes saber esas cosas…quién diablos eres… ¿Responde?...-

Pasados unos segundos el retador respondió:

- Soy quien pondrá fin a tu atadura…soy quien te destruirá…-

Azusa quedo petrificado, quien podría escribir palabras como esas con tanta seguridad, ¿Acaso seria el enemigo de su familia?, esto se hacía cada vez más misterioso y caótico.

Pero lo peor vino después cuando sin ningún aviso Tacticmon uso su técnica más poderosa, el Shin-no Tachi, en donde concentraba todo el poder de su espada en un pilar de energía purpura, destruyendo todo lo que había a su paso, fue así como, este rayo alcanzo al pequeño avatar de Azusa, Hawkmon, destruyendo sus datos, en el acto, por más que Azusa trato de detenerlo, no pudo hacer nada, el había perdido el juego y además su avatar, estaba impactado, con lo poderoso que era este usuario, capaz de destruir un avatar con solo un ataque, entonces soltó el teclado, sus manos cayeron y su mirada también, en ese preciso instante escucho una alerta, había recibido otro mensaje , cuando lo leyó, su mirada inexpresiva, cambió radicalmente, mostrando ahora una mirada llena de confusión y miedo.

Este mensaje decía:

- Ya te he demostrado que eres una persona débil e insignificante, has dependido de tu hermano mayor siempre…ahora no eres capaz de hacer nada por ti mismo…si continuas viviendo bajo esa premisa, no dudare en acabar con lo que queda de tu familia…ahora entiendo que solo son escoria…débiles que no pueden hacer nada…adiós Azusa Kinose…-

Azusa, leyó este mensaje, pero no pudo hacer nada, ni siquiera responder, aquel retador ya había desaparecido, pero su orgullo estaba herido, había sido llamado débil e insignificante, pero eso no era lo peor, además en parte aquel sujeto tenía razón, él siempre había dependido de su hermano, hasta Kaoru había logrado trabajar a la par con Faye, solo él era mantenido protegido, debía hacer algo para cambiar aquel destino que ya había sido elegido para él, así que tomo una dolorosa solución, partir lejos de su hermano y empezar a escribir su propia historia lejos de todo lo que le rodeaba, no era fácil para el dejarle toda la carga de aquella misión encomendada por generaciones, pero Azusa sentía que su presencia y debilidad solo retrasaba a su hermano, además con Masaru de su lado este podría ser de más ayuda y aunque le doliera mucho admitirlo, Masaru había demostrado ser un digno aprendiz de su hermano, además que él nunca se rendía y siempre estaba dispuesto a ser más fuerte, fue entonces que comprendió que aquella decisión era la correcta, y pensó en irse lo más pronto posible, a empezar a escribir una historia escrita por el mismo, y vivir sin ningún remordimiento cada momento de su vida.


*** Fin Flashback ***

Ahora volviendo a la habitación de Azusa, este no decía palabra alguna a su hermano Faye que se encontraba con él, y aunque este había venido para oír alguna palabra sobre la partida tan inesperada de su hermano, solo encontró un silencio sepulcral en aquella pequeña habitación.
Fue entonces cuando Faye dijo:

- Sabia que la verdad te afectaría mucho, siempre has tenido en mente grandes sueños, fuiste diferente de nosotros, Azusa…es por eso que no te juzgo y apoyo lo que decidas…-

- Hermano…lo siento…por no permanecer a tu lado como lo hubieras deseado, pero yo no quiero ser una carga, no soy tan fuerte ni avezado como Masaru, él debe ser quien siga contigo esta misión…-

- Lo se…Azusa, aunque Masaru no pertenezca a nuestra familia, estoy seguro que el será de mucha ayuda en la batalla que libraremos…-

- Si y estoy seguro que ganaran, siempre tendrás mi apoyo, además nunca me necesitaste, por eso no supe de la verdad hasta ahora, Kaoru resulto ser mas fuerte que yo…él junto contigo seguirán la tradición familiar…-

- Azusa…estas equivocado…si no te dije la verdad con anterioridad, no fue por que pensara que era débil, lo hice por pedido de nuestra madre…ella me pidió que te dejara tener una vida tranquila, ella siempre supo de tus sueños y tus metas, supo que eras diferentes a nosotros, por esa razón dejo que eligieras libremente tu destino…-

Estas palabras sorprendieron a Azusa, ahora comprendía que su madre, también hubiera apoyado su decisión, y fue entonces que aquel sentimiento de culpa que aun embargaba su corazón lo dejase lentamente, fue entonces que esbozo una leve sonrisa en sus labios, luego Faye se acercó lentamente y le sobo la cabeza y dijo:

- Azusa, siempre serás mi querido hermano…y te querré en el lugar que este solo promete que serás feliz, y nunca te arrepentirás de nada…-

Azusa respondió, mirándolo a los ojos:

- Así será hermano…lo hare por ti y por mama, nunca me rendiré y alcanzare mis sueños, seré una persona fuerte, lo prometo…-

Un brillo alumbraba los ojos de Azusa, como no hacia hace mucho tiempo, Faye se percato sobre esto y miro complacido a su hermano, aunque la tristeza de verlo partir pronto lo alcanzaría, pero a un lado de la habitación Masaru, había sido testigo de todo lo ocurrido, y salió sigilosamente mientras caminaba por el pasillo podía distinguir las hermosas estrellas del cielo nocturno, y así como Azusa, él también deseo ser muy fuerte y ayudar a Faye, y cubrir un poco el espacio que dejaba Azusa, pensando que él tampoco se rendiría y seria al final reconocido por aquellos que lo consideraron débil, haciéndoles pagar el desprecio sufrido anteriormente.

Cuando ya eran las nueve de la noche, Azusa, quien ya tenía todo preparado para partir, se despido de su hermano, argumentando que había quedado con Tsubasa, su amigo de la infancia, en esperarlo cerca a la escuela, Faye quería llevarlo, pero este negó, diciendo que si iba junto a él se haría más difícil partir, así que cogió su mochila y una maleta ligera y salió de la casa, Masaru noto una mirada triste en el rostro de Faye, ahora sus dos hermanos habían partido, se preguntaba dentro de si mismo, si él no había traído consigo algún tipo de maldición, y por esto aquellos hermanos ahora se separaban inminentemente, fue entonces que Faye mientras miraba partir Azusa, dijo a Masaru:

- No te preocupes Masaru, esto no tiene nada que ver contigo, esta separación tenía que darse en algún momento…ya todo estaba escrito y así debía ser…-

Masaru estaba sorprendido, por la respuesta de Faye, no entendía como este sabía lo que estaba pensando en aquel momento, aunque sospecho que tal vez se debía algún gesto en su rostro, pero antes de que Azusa cruzara el umbral de la puerta, Masaru corrió dándole el alcance y cuando llego hasta él dijo:

- Espera un momento, la próxima vez que nos veamos será de igual a igual lo entiendes…ambos seremos muy fuertes y nos retaremos a un enfrentamiento de puño a puño…adiós no…hasta luego Azusa…-

Azusa sonrió y dijo:

- Así será Masaru…hasta luego…cuida de mi hermano y de este lugar, ahora eres tu quien debe ser la persona más fuerte de este dojo…- dicho esto Azusa le dio la mano a Masaru y este también se la dio, después de sonreír, Azusa salió de la casa y partió rumbo donde se encontraba Tsubasa.

Cuando Masaru le había dado la mano a Azusa noto algo extraño, y cuando abrió su mano vio un pequeño pedazo de papel, este no entendía que era eso, pero después lo abrió y leyó lo siguiente: - Cuídate de Tacticmon, es fuerte, no luches contra él – Masaru no entendió , pero si Azusa le había dado aquel mensaje de manera tan sigilosa era mejor que Faye no se enterara de nada, entonces guardo el papel dentro del bolsillo de su pantalón y entro a la casa junto a Faye, sin imaginar que aquel mensaje seria decisivo en el futuro y en la batalla que estaba más cerca de lo que Masaru podría imaginar.

***

Cierta tarde mientras Shirona estaba a punto de partir hacia la universidad para dar un examen, encontró a su hermano Yuri, hablando por celular, pero este parecía muy misterioso, ya que hablaba en tono bajo y usaba frases cortadas, pero lo que llamo más la atención de Shirona fue cuando este uso una palabra que esta rápidamente reconoció, se trataba del nombre de Ludwig, era muy extraño para esta que su hermano usara este nombre, porque el único Ludwig que conocían, era aquel joven miembro de una de las familias más importantes de Eileen, los Liechtenstein, y ahora ella se preguntaba qué asunto podría tener su hermano menor con este sujeto, a lo que siguió escuchando sigilosamente la conversación de Yuri.

- Si…es correcto…estaré ahí a las cinco en punto…nos vemos…-

Esta fue la última frase que Yuri menciono, luego colgó la llamada, Shirona estaba más sorprendida y pensó en seguir a su hermano, así que rápidamente se escabullo y camino rápidamente hacia su habitación, muchos pensamientos se le cruzaron por la cabeza, ¿Acaso su hermano era víctima de alguna amenaza por parte de los Liechtenstein? Ó ¿Su hermano estaba traicionándole?, no sabía que pensar en aquel momento, pero después de mucho meditar decidió seguirlo y conocer la situación de lo que estaba aconteciendo.

Transcurridos unos minutos, Shirona se preparó para salir de la casa, no faltaba mucho para que Yuri salga directo a su reunión, ella debía salir antes y adelantarse, para seguirlo sin ser descubierta, pero cuando se disponía a salir, se encontró con su pequeño hermano Aphrodi, este le pregunto a donde iba tan apurada, pues conocía que el examen que esta tenia era aun dentro de una hora y la universidad estaba bastante cerca de su departamento, pero Shirona muy tranquila respondió:

- Voy a la biblioteca a devolver un libro…nos vemos después y no olvides cerrar la puerta con seguro, cuando quedes solo…-

Dicho esto Shirona dio un fuerte abrazo a su hermano y salió apurada de la casa, Aphrodi que se despidió amablemente de su hermana, cuando esta cerró la puerta dijo dentro de sí:

- Que tengas mucha suerte…querida hermana…- mientras pensaba en estas palabras una sonrisa sarcástica se dibujó en su rostro, luego se volteó y camino dirigiéndose a su habitación.

Pasados veinte minutos, Yuri, salió de su departamento silenciosamente, se puso unos anteojos oscuros y camino dirigiéndose a la avenida, un taxi estaba esperándolo en ese lugar, después este se subió y el taxi empezó a dar marcha.

Shirona que había seguido a Yuri, hasta la avenida, paro un taxi y subio en el pidiendo que sigan al taxi que acababa de marcharse, Shirona, ahora sentía una fuerte opresión en el pecho al desconocer lo que su hermana intentaba hacer.

Cuando el taxi de Yuri se detuvo en un restaurante de apariencia muy lujosa, este se bajó y entro como si ya hubiera estado en este lugar con anterioridad, Shirona también hizo detener el taxi, pero grande fue su sorpresa al ver que quien esperaba a su hermano en la entrada de aquel restaurante era Solomon, el hermano menor de Maximilian, ahora estaba más confundida, ella desconocía que ambos jóvenes se conocieran y que mantuvieran una cercanía como la que manifestaban en aquellos momentos.

Después de ver aquella escena, Shirona se retiró del lugar pensando dentro de sí que se proponía Yuri y Solomon, además mencionando a Ludwig, se preguntaba si Maximilian estaba informado sobre aquello, pero sabía que era mejor no decir nada hasta no conocer el asunto a profundidad.

Ya en la noche, Shirona espero a su hermano hasta que este regresara a casa, su hermano menor Aphrodi ya estaba durmiendo, desde que se habían reunido los tres, ella había empezado a sentir la felicidad de volver a tener a su familia reunida, pero había algo que la intranquilizaba, y ahora con esta reunión entre su hermano y Solomon, aquel sentimiento de intranquilidad volvió nuevamente a manifestarse violentamente.

Dada las diez de la noche Yuri, regreso a su departamento, las luces estaban apagadas, y cuando se disponía a ir a su habitación escucho la voz de su hermana que lo llamo, este se sorprendió un poco y luego dijo:

- Sabia que me esperarías…lo viste todo no es así…-

Shirona estaba sorprendida, pensaba que había sido bastante cautelosa, pero no tomo en cuenta que su hermano era mucho más hábil que ella, en cuanto a los asuntos de infiltración, entonces ella pregunto:

- Ahora Yuri me dirás lo que está ocurriendo… ¿Qué es lo que ocultas?...-

- Hermana…tan directa como siempre…pero si quieres saberlo, está bien no gano ni pierdo nada, además ya todo ha decidido y planeado…-

- ¿Qué quieres decir con eso?...acaso has pensando traicionarme a mí o al Señor Maximilian…-

- Yo nunca he pensado en traicionar a nadie…puesto que nunca estuve de lado de nadie…tu tomaste por cierto que yo te ayudaría…solo tu tuviste esa idea en tu cabeza…-

- Pero Yuri, no entiendes que gracias a Maximilian estamos reunidos nuevamente, ayudarlo sería lo mínimo que podamos hacer por el…-

- Si el decidió ayudarte, fue solo para tenerte como aliada, solo somos parte de su plan de venganza, y es cierto lo que digo, te guste o no, solo te estas dejando engañar por él, y sigues a tus sentimientos sin saber lo que en verdad planea hacer Maximilian…-

- Yo sé que solo desea vengar la muerte de la persona que amo…y si así logro recompensar lo que él ha hecho por nosotros…no me importa…-
- Pero sabes que planea hacer después que logre su propósito…-

- No…no lo sé…pero no trato de pensar en el después…solo debemos preocuparnos por lo que debemos hacer ahora…-

- Hermana no seas ilusa, en verdad crees que Maximilian nos ayudara a saber quién asesino a nuestros padres y lo que paso hace más de siete años…-
- Confió en que si lo hará, Yuri debemos aprender a confiar y esperar…-

- Tsk…eso es lo que me molesta hermana que confíes en ese hombre tan ciegamente…-

- Pero eso no es todo lo que tienes que decirme no es así…dime que estabas haciendo reuniéndote con el hermano del hombre de quien tanto desconfías…-
- Mi reunión con Solomon…fue para darme a conocer los detalles de su reunión con Ludwig Liechtenstein…-

- ¿Qué cosas estas diciendo? Eso no puede ser, ¿Por qué el hermano de Maximilian se reuniría con ese tipo?...-

- Hermana es muy sencillo…solo estaba teniendo conversaciones para entablar relaciones comerciales, ambos tienen empresas en común, además así podía conocer más de cerca a ese tipo…-

- Entonces Maximilian sabe sobre esto…-

- No…Solomon decidió hacer este movimiento por su propia cuenta, y yo solo estoy ayudándolo a seguir lo que ha planeado…-
- Pero que ganas tú ayudándolo a él…-

- Mucho en realidad…estando cerca de Solomon, puedo conocer más sobre Maximilian y sobre sus acciones…-

- Entiendo…pero podrías decirme algo más conciso, algo que deba conocer sobre lo que han averiguado sobre Ludwig…-

- No puedo decir mucho, pero sí que esa familia Liechtenstein oculta muchos secretos y están envueltos en casos sospechosos, pero tanto Solomon como yo pensamos que aparte de ellos, hay alguien que manipula los intereses de aquellas personas…-

- Yuri…puedo pedirte un favor…- dijo Shirona mientras miraba fijamente a su hermano, entonces este menciono:
- De que se trata…-

- Por favor no te metas en asuntos que pueden ser peligrosos para ti, deja a Maximilian y a mí averiguar más sobre Oz y lo que planean…-

- Hermana, sabes que te quiero por sobre todas las cosas, pero no pienso abandonar la misión que tengo ahora, te demostrare que puedo ser de utilidad…-
- Es por ese motivo que dejaste que te siga y descubra lo que has estado haciendo hasta el momento…-

- Eso solo puedes saberlo por ti misma hermana…ahora si me voy a dormir…estoy muy cansado y creo que no debemos hablar de esto en casa, cuando Aphrodi este aquí…buenas noches hermana…-

- Esta bien…descansa y buenas noches…Yuri…-

Después de esta conversación tan incómoda para Shirona, su hermano se marchó, ahora esta pensaba si había hecho bien al inmiscuir a Yuri en esta batalla contra Oz, solo el tiempo le daría la respuesta pensaba para sus adentros.

Al mismo tiempo en la mansión de los Robespierre, Maximilian se encontraba revisando unos documentos que le habían sido enviados sobre el proyecto nuevo en que sus allegados iban trabajando, conocía más sobre su funcionamiento y su alcance a futuro, fue entonces cuando su hermano menor Solomon toco la puerta de su despacho, este dio el permiso y Solomon entro encontrándose cara a cara con Maximilian.

- Hermano… ¿Crees que puedo hablar contigo?...-

- Si por supuesto…debe ser importante si no dudo que hayas venido a estas horas de la noche… ¿Dime que sucede?...-

- Bueno…he hecho cosas a tus espaldas…y debía decírtelas en estos momentos…yo he visitado a Ludwig Liechtenstein y he conversado con el sobre ciertos acuerdos comerciales…pero no solo he ido a platicar con el por ese propósito, también quería conocer de cerca al miembro más importante cuya familia esta inmiscuida en lo que te sucedió hermano…-

Maximilian quedo en silencio por varios segundos después dijo:

- No has debido actuar por tu cuenta…aún más relacionarte con personas de esa familia, pero no has actuado solo ¿verdad?...¿hay algo que también debas comunicarme?…-

- Si así es…el hermano de Shirona me ha sido de gran ayuda…y también he hecho conexiones con una persona muy importante…-
- ¿De quién se trata Solomon?...- pregunto con énfasis Maximilian

- Se trata de Klaus Lidner… jefe de policía de Luckenwalde en Alemania… esta persona ha estado investigando a Oz y las operaciones ilícitas de los Liechtenstein…-

- Pero crees que es confiable…hacer contacto con extranjeros y más para que averigüen sobre este caso, sabes muy bien que la información puede filtrarse…Solomon espero no hayas cometido ningún error…-

- No hermano estoy seguro que no…además creo que si todo el peso recae sobre tus hombros solo te dañaras a ti mismo…deja que otros te ayuden…si continuas como ahora colapsaras, deja que la policía te ayude a investigar, ya he visto cómo has trabajado duramente por más de siete años por esclarecer el asesinato de Lía , pero si continuas trabajando solo…podrías acabar como ella, esa gente tiene mucho poder y conexiones por muchos lados, sé muy bien que no puedo hacer que des marcha atrás, entonces déjame ayudarte de esta manera…-

Maximilian comprendía que las palabras que su hermano decía eran por su propio bien, pero también sabía que no podía confiar en extranjeros, entonces después dijo:

- Entiendo lo que dices hermano y tu preocupación pero debo pedirte que no sigas inmiscuyéndote en este asunto…yo vere la manera de cumplir lo prometido y dar descanso al alma de Lia…-

- Me suponía que actuarias y responderías de esta manera…por eso te diré que lo que debía hacer, ya está hecho, solo te aviso que hare un viaje al extranjero, yo también tengo asunto que cumplir fuera…me iré dentro de unos días…y por ultimo no cargues con todo el peso bajo tus hombros, tienes a gente que se preocupa por ti y haría cualquier cosa para que cumplas tus objetivos…pienso en ellos de vez en cuando, hermano te estaré observando y créeme que siempre deseare lo mejor para ti….-
Maximilian estaba sorprendido por las palabras de su hermano, pero no podía hacer nada por detenerlo, fue entonces que pregunto:

- ¿A qué lugar vas Solomon?...-

- Viajo Alemania…ire junto a Yuri Killian, el me ayudara averiguar lo que necesito…buenas noches hermano…-

Después de estas palabras Solomon salió dejando solo a Maximilian, mientras escuchaba los pasos de su hermano alejándose de su despacho pensaba si lo que estaba haciendo hasta el momento era lo correcto, ahora su hermano también lo dejaba, ¿Acaso sus ansias de venganza lo alejaban de las personas que amaba?, pero ya era demasiado tarde para retractarse, solo tenía que continuar aunque luego el costo sea demasiado alto y las perdidas irremplazables.

Transcurridos tres días, llego el día en que debía partir Yuri y Solomon, fue entonces cuando Shirona se enteró de la partida de su hermana, su sorpresa fue muy grande, ahora que por fin estaban reunidos como hermanos, su querido hermano se iba lejos de ella, fue entonces cuando le recrimino a Yuri su actitud:

- Yuri ¿por qué estás haciendo esto?, ¿por qué tienes que irte ahora y a un lugar tan lejano?…Yuri respóndeme…-

- Hermana…hace unos días tuvimos una plática…en ella te dije que yo no seguía tus ordenes ni las de Maximilian, y debo partir con Solomon para averiguar algunos asuntos que no debes conocer ni tu ni Maximilian hasta que llegue el momento adecuado…-

- Pero Yuri…cuando por fin estábamos juntos los tres…Aphrodi por fin estaba a nuestro lado…-

- Siento mucho no ser el hermano que el merece pero, no podemos jugar a ser la familia feliz mientras que los asesinos de nuestros padres están libres y haciendo de las suyas… entiendes…cuando podamos solucionarlo podremos vernos a las caras y ser la familia que nuestros padres siempre quisieron…-

Con estas palabras Shirona entendió que su hermano había madurado mucho y que el a su manera quería ayudar a descubrir la verdad, entonces dio su consentimiento y se despidió de una manera muy conmovedora diciendo:

- Te quiero mucho Yuri…y cuídate mucho tienes a una familia que te esperara hasta que sea el momento indicado que regreses, no lo olvides…-

- Así lo hare hermana…-

En aquel momento Aphrodi salió a despedir a su hermano, y aunque aquel jovencito siempre demostraba ser bastante serio y algunas veces misterioso, en aquella ocasión sentía una tristeza que lo estrujaba fuertemente, y aunque el tiempo que paso con su hermano no había sido mucho, sentía que esta despedida era eterna, pero sin decir palabra alguna solo basto una mirada entre ambos para saber que se deseaban lo mejor entre sí, y así los hermanos se despidieron, Yuri no quiso que fueran al aeropuerto, y se marchó del lugar sin mirar atrás, despidiéndose de aquel departamento que tanto recuerdos felices y dolorosos había vivido.

Mientras Yuri salía del edificio, Aphrodi lo observaba por la ventana, y pensaba dentro de si que toda la culpa era de aquellos que acabaron con su familia, incrementándose el odio hacia los verdaderos culpables jurándose a si mismo que protegería a su hermana a cualquier precio aun si para eso debía aliarse al mismo demonio, solo con el único fin de conseguir poder y llevar a cabo sus planes, era el momento en el que aquel joven angelical joven se transformaba en un ángel caído.

***

Para Eugenee Danglars las cosas no estaban resultando nada sencillas, su vida era cada vez más difíciles y complicadas, su prometido Joshua, y el motivo principal para que ella se encontrara en Eileen, trataba de evadirla, y sospechaba que este estaba interesando en otra persona, además que en aquel lugar se sentía cada vez mas sola, lo único que la tranquilizaba, eran pasar las horas del almuerzo de la escuela escuchando tocar el piano a un joven mayor que ella llamado Hayato, para ella era tranquilizante, oírlo tocar, parecía que su tristeza se disminuía y su corazón era revitalizado, pero ahora tendría que encontrar la manera de superar una dura prueba que estaba a punto de comenzar.

- Señorita Eugenee…ha llegado una carta del príncipe Kotarou…está dirigida a usted…- dijo Julius

Eugenee se sorprendió mucho por aquella misiva, no entendía que sería tan importante para recibir una carta real entonces dijo:

- Entrégamela…la leeré…-

Momentos después que la carta fuese entregada y Eugenee la leyera, esta quedo perpleja con el rostro descuadrado, malas noticias se reflejaban en ella…-
- Señorita Eugenee que ha sucedido…responda… ¿Qué dice aquella carta?...-

Eugenee seguía sin responder, hasta que después de recostarse en uno de su asiento dijo:

- Julius…quieren que Wolfram regrese a Mónaco a concluir sus estudios ahí y piden que yo regrese en unos meses más…según informa el príncipe el consejo se niega aceptar que estemos aquí, es por eso que piden que mi hermano regrese lo antes posible…Julius si él se va me quedare completamente sola en este lugar…¿Qué debo hacer?...-

- Vamos señorita no piense de esa manera…tal vez puedan cambiar la opinión estoy segura que el príncipe hara algo al respecto…-

- No lo creo…Julius, el príncipe me informa que ya no hay nada que pueda hacer, debe regresar Wolfram en un plazo de una semana, ahora como se lo informo, el no querrá regresar y dejarme aquí, pero yo aún no quiero ni debo regresar…-

Después de estas palabras Eugenee llevo las manos a su rostro y comenzó a llorar, ahora todo se complicaba para ella, todo parecía ponerse en su contra y no había una solución próxima, o eso era lo que pensaba dentro de sí.

Fue entonces que Julius tomo una decisión, tomaría valor y trataría de hacer entender a Wolfram hacer lo correcto, ella haría que esta situación sea lo menos dolorosa para Eugenee, se lo juro a sí misma.

Aquella misma noche, Eugenee se negó a cenar, su estado de ánimo era muy inestable y se disculpó, entonces después de la cena Wolfram se acercó a a la habitación de su hermana para saber cómo se encontraba esta, entonces Julius lo intercepto en el pasadizo, y le dijo:

- Joven Wolfram…puede permitirme hablar con usted un momento…-

Wolfram miro a Julius notando que su rostro escondía algo y respondió:

- No tengo nada que hablar contigo, déjame ver a mi hermana…-

- Es sobre su hermana de quien debo hablarle…-

- ¿Qué ha sucedido con Eugenee? Responde Julius…-

- Su hermana recibió el día de hoy una carta del príncipe Kotarou, pidiendo su regreso inmediato a Mónaco, y debe aceptar o su hermana sufrirá las consecuencias de su decisión…-

Esta era la primera vez que Julius era tan directa, pero sabía que lo mejor era decirlo sin rodeos, en aquel momento el rostro de Wolfram quedo perplejo, fue tan repentino que quedo mirando fijamente a Julius, ahora todo parecía claro y entendía porque su hermana estaba indispuesta, ahora todo dependía de él, dejarla o quedarse con ella, su decisión afectaría sin saber el destino de quienes lo rodeaban, para bien o mal la rueda del destino había empezado a girar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Miér Jul 27, 2011 3:27 am

27/07/2011

Ultimo aporte del mes de Julio ^^ ojala les guste

Capítulo 15

Era una tarde silenciosa la que se vivía en aquel día, pero en la mansión de los Robespierre, se vivía un ambiente muy diferente, una tensa conversación se desarrollaba entre Wolfram y Julius, pero para no despertar ninguna sospecha ambos se dirigieron a la habitación principal del jovencito, ahí Julius comenzó a decir:

- Joven Wolfram…sobre lo que le mencione con anterioridad en el pasillo, era cierto, por decisión de los altos rangos, usted debe abandonar este país lo más pronto posible, su hermana, la señorita Eugenee ya ha sido notificada…-

Wolfram quien se sentía consternado con la noticia que le daba Julius, enfatizó lo siguiente:

- Es imposible que pidan algo así, yo he estado con mi hermana siempre y ahora dicen que debo marcharme y dejarla sola, en este país desconocido y lo peor de todo dejarla junto a ese gañan del príncipe que no la aprecia en lo absoluto, me niego a obedecer esa orden…-

- Entiendo su indignación…pero no hay nada que podamos hacer, si usted se niega a marchar, su hermana tendrá que partir junto a usted…-

- Si las cosas son así entonces es mejor que nos marchemos ambos de este lugar y regresemos a Mónaco…-

- Pero en verdad ¿cree usted que su hermana desea regresar en estos momentos?...-

- Estoy seguro que si…ella se merece la felicidad con alguien que la ame y yo la protegeré de quienes la dañen…-

- Usted ama profundamente a la señorita Eugenee…pero no cree que ella tal vez desea quedarse un poco mas de tiempo antes de regresar a un lugar donde no podrá hacer lo que desee y este obligada a ser obediente a la etiqueta impuesta en la corte…-

- Es absurdo dudo que mi hermana quiera quedarse por algo tan superficial como eso…-

- No digo que solo se quede por ese motivo, pero tal vez ella desee dar todo de si misma antes de darse por vencida y perder al príncipe Joshua…-

Después de mencionadas estas palabras por Julius, Wolfram apretaba fuertemente los dientes y los puños, estaba lleno de rabia por aquella arbitraria decisión, lo menos que deseaba era alejarse de su hermana pero también comprendía que si no lo hacía y regresaba junto a ella , esta sería muy infeliz, pero tras meditarlo concienzudamente , llego a una conclusión y luego dijo a Julius:

- Julius…prométeme algo…que cuidaras de mi hermana mientras yo no esté aquí…protégela y procura que sea muy feliz en su estancia en este lugar…júralo ó hare que te arrepientas por faltar a su palabra…-

Julius un poco sorprendida por estas palabras de Wolfram respondió:

- No tiene que preocuparse por eso, para mí la señorita Eugenee no es solo alguien a quien debo proteger solo por la misión que se me encomendó, ella es tan querida como una hermana para mí, así que procurare sea feliz pase lo que pase…-

Estas palabras sonaron tan sinceras de los labios de Julius que Wolfram sintió una extraña tranquilidad dentro de él, sentía que podía dejar a su querida hermana, pero nunca estaría tranquilo del todo hasta volver a reunirse con ella.

Momentos después Julius se disculpó y salió de la habitación de Wolfram, pero antes de hacerlo este la detuvo, y le pregunto:

- ¿Crees que pueda ver a mi hermana en este momento?...-

- No lo sé…déjeme anunciarle su visita…pero estoy segura que estará deseosa de poder verlo…-

- Puedes retirarte Julius…y no olvides tu promesa…-

- No lo hare…joven Julius…protegeré siempre a la señorita Eugenee…aun a costa de mi propia vida…-

- Siempre pensé que eras una mujer débil, muy diferente de tu hermano Oscar…pero ahora veo que ambos son iguales…gracias…-

Esta última palabra Wolfram la menciono en tono muy bajo, al ser de la nobleza no estaba acostumbrado a dar las gracias a personas de clase más baja que la suya, pero Julius que escucho el agradecimiento de Wolfram, sonrió levemente y salió de la habitación.

Momentos más tarde, Julius trajo consigo una taza de té para Eugenee, cuando puso la taza en la mesa de centro y entrego la taza a la joven, esta dijo:

- Señorita…su hermano desea hablar con usted…-

Mientras Eugenee sostenía la taza de te entre sus delgados y delicados dedos, menciono muy seria:

- Le dijiste a Wolfram sobre la carta que llego hoy en la tarde… ¿verdad Julius?...-

- Si señorita…disculpe mi atrevimiento, pero supuse que debía hacerlo, usted nunca lo podría haber hecho, ama demasiado a su hermano para comunicarle una noticia semejante…-

- Estas en lo correcto Julius…mi hermano y yo hemos estado juntos toda la vida, separarnos en estos momentos es muy difícil, aun mas cuando me encuentro en esta situación tan incómoda con Joshua…-

- Entiendo lo que afronta señorita Eugenee…por eso no pienso dejarla sola…-

- No sabes cuánto agradezco tu amabilidad Julius, estoy segura que la persona que ames será muy afortunada…-

- Espero que así sea señorita Eugenee…así lo espero…-

- No lo digas de esa manera tan sombría, cuando esa persona llegue a ti, será el más afortunado…-

- Gracias por sus palabras señorita…-

- Pero aún tengo una duda…¿existe ya una persona que ames?...-

Esta pregunto sonrojo en sobremanera a Julius, quien volteo el rostro hacia otra dirección por la vergüenza que sentía en esos instantes, entonces Eugenee sonrió y dijo:

- Por tu reacción comprendo que si existe una persona en tu corazón, tienes mucha suerte por tener alguien a quien amar, te envidio un poco…pero no te preocupes no preguntare de quien se trata, ese secreto mantenlo firmemente en tu corazón, solo deseo que tu alcances la felicidad que a mí se me ha negado…-

Estas palabras sonaron tan tristes, que Julius sintió un gran pesar dentro suyo, pero también comprendía que su amor seria no correspondido y solo le traería pesares y desilusiones, sintiendo aun una mayor empatía por Eugenee.

Transcurridos unos momentos en sepulcral silencio, Eugenee pregunto:

- ¿Cómo tomo mi hermano la noticia?...-

- Al principio le costó mucho aceptar la situación, pero al final acepto partir de regreso al palacio real...-

- ¡Acepto regresar! Es imposible…no pensé que pudieras convencerlo…Julius que le dijiste….-

- Nada fuera de lo común…solo le hice una promesa…-

- ¿Promesa?... ¿Qué promesa le hiciste?....-

- Es un secreto…señorita…es un secreto entre el joven Wolfram y yo…espero pueda perdonarme…-

- Entiendo Julius…gracias por tu preocupación hacia a mí y convencer a mi hermano…estaré muy agradecida contigo, aunque separarme de mi hermano sea la prueba más difícil que tendré en estos momentos…-

- No se preocupe…señorita Eugenee…estoy segura que su hermano estará muy pronto junto a usted…-

- Gracias Julius…pero ahora dile a mi hermano que deseo verlo…-

- Si señorita ahora mismo lo hare…-

Dicho esto Julius salió de la habitación de Eugenee y fue en busca de Wolfram, después este la siguió a la habitación de su hermana, cuando entro, Julius se retiró de la habitación dejándolos solos.

Wolfram se acercó a Eugenee y dijo:

- Hermana, antes de este encuentro pensé en decirte muchas cosas, pero ahora ya no me quedan palabras, ya he decidido que es lo mejor para ti y lo que deseas y aunque no esté de acuerdo lo acatare…solo prométeme que serás feliz y que pronto volverás conmigo…-

Eugenee sonrió amablemente y después se acercó a su hermano y dijo:

- Te lo prometo Wolfram…muy pronto estaremos juntos nuevamente y si no cumplo lo que digo puedes venir a buscarme y a llevarme contigo…-

- Está bien hermana…te creo y no te molestare más con mis caprichos…-

- No digas eso hermano…sabes que te quiero mucho y me duele dejarte ir…pero la esperanza de verte nuevamente me mantendrá firme…-

Después de estas palabras Eugenee abrazo a su hermano fuertemente, mientras Wolfram reposaba en el pecho de su hermana, transcurridos unos momentos así, Wolfram pidió a su hermana tocara una pieza para el en su piano, ahora el muchacho extrañaría en sobremanera las hermosas melodías que su hermana interpretaba, y tal como lo prometió Eugenee toco la melodía favorita de su hermano, un nocturno de Chopin Op 9 Nº 2, así transcurrieron las horas, y mientras Wolfram veía tocar a su hermana, en su memoria se iba grabando la imagen majestuosa de Eugenee que tocaba el piano, con mucha delicadeza y gracia, en esos instantes Wolfram sentía una gran tristeza que embargaba su corazón, pero mientas guardaba aquella hermosa imagen en sus recuerdos, pensaba dentro de sí que el momento de reunirse con ella estaría muy cercano nuevamente en el futuro.

Dos días transcurrieron rápidamente fue entonces que el momento de partir para Wolfram había llegado, su viaje era inminente ya, cuando llego la hora de partir hacia el aeropuerto de Eileen, varios integrantes de la familia fueron a despedirlo entre ellos se encontraban Eugenee, Julius, Oscar y Joshua, solo faltaba Maximilian quien por asuntos del trabajo había tenido que ausentarse desde muy temprano, todo ya está preparado para que Wolfram partiera, fue entonces que este antes de subir al automóvil que lo llevaría al aeropuerto se acercó a Joshua y susurrando dijo:

- No hagas sufrir a mi hermana o lo lamentaras…advertido estas…príncipe bueno para nada…-

Estas palabras asombraron a Joshua, pero solo asintió de forma afirmativa, después Wolfram se acercó a Oscar y dijo:

- Oscar cuento contigo para que pongas en orden a ese despistado príncipe…si él está bien mi hermana también…-

Oscar replico:

- Esa es mi misión no dude que la cumpliré…joven Wolfram…-

Después Wolfram se acercó a Julius y dijo muy despacio:

- No olvides la promesa Julius…-

- No lo hare…se lo prometo…-

- Gracias…- Fue solo lo que respondió Wolfram con una leve sonrisa en los labios.

Cuando iba a entrar al coche, dijo a su hermana:

- Eugenee…sé que estarás bien…pero no dudes en regresar si sientes que este lugar no es bueno para ti…te estaré esperando…adiós…-

Dichas estas palabras Wolfram subió al automóvil y dando una orden al chofer, este empezó alejarse de la casa, mientras Eugenee veía como se alejaba aquel auto, pensaba en todas las palabras que su hermano le había mencionado, al final solo se mostraba ante ella la silueta del auto que se alejaba cada vez más, cuando ya no pudo vislumbrar mas a lo lejos, las lágrimas empezaron a fluir por sus ojos, mojando así sus mejillas, Julius que aun permanecía junto a ella, solo podía observarla, pero a su vez sentía una gran impotencia que se apoderaba de ella por no poder ayudar a quien consideraba una amiga tan valiosa, jurándose a si misma que haría todo lo posible para hacer que la estancia de Eugenee en Eileen sea cálida y placentera sin lugar a reproches y sentimientos de culpa .

***

En aquella mañana Maximilian quien había salido muy temprano de su mansión, alegando que tenía unos asuntos que atender, fue en realidad a ver a Shirona, con quien tenía que hablar sobre un asunto muy serio, sobre un encuentro que cambiaría la vida de las personas que estaban involucradas en aquella reunión, había llegado el momento de encontrarse con Orpherus, el amado hermano de su querida Lía.

Desde la muerte de Lía, Maximilian no había vuelto a tener un acercamiento a los hermanos de esta, debido a Louis, quien le había prohibido ver a los niños alegando que solo les causaría dolor su presencia, y por tal razón habían transcurridos más de siete años desde que los vio por última vez en el entierro de Lía, pero Maximilian sabía que era el tiempo de volver a encontrarse con ellos, y hablar sobre la verdad de la muerte de Lía, sabiendo que Louis había mentido y lo había culpado de la muerte de esta, fue entonces que decidió encontrarse con Orpherus casualmente en el único lugar donde Saint Just no podría irrumpir, la escuela Kriegstaf, donde este enseñaba como profesor de Programación, y necesitaba de la ayuda de Shirona para que mantenga vigilado a Saint Just y a su ayudante William, fue entonces que después de idear el plan, llego la segunda fase, llevarlo a cabo.

En esa mañana las clases empezaron como siempre en la escuela Kriegstaf, los alumnos entraron a clases como siempre, el bullicio de las aulas, los pasillos con alumnos caminando de un lado a otro, parecía ser un día como cualquiera, o eso pensaba también un joven alumno de cabellos rubios se trataba de Orpherus, quien no percibía que aquel día tendría un encuentro que lo marcaria para siempre.

Orpherus, quien no había tenido una vida muy fácil, al perder a su hermana mayor, luego no poder tener a su lado a la mujer que amaba, sentía que cada vez su vida se complicaba más, y sin tener en nadie en quien confiar, cada vez se rehusaba más aceptar lo que el destino le tenía deparado. Cuando la primera hora de clases transcurrió, y llego la hora de cambio de profesores, Orpherus salió del aula, Layla quien estaba sentada junto a él, notaba el cambio de humor de este, pero nada podía hacer para remediarlo, puesto que aún no tenía una respuesta que dar, entonces observo que Diva, fue tras Orpherus, Layla sabía que nada bueno se traía Diva entre manos, pero no los siguió, pensando que no era su asunto, aunque quedo muy preocupada por Orpherus, pero su orgullo peso más que sus sentimientos.
Mientras transcurría el cambio de hora, Orpherus decidió ausentarse durante la segunda hora, pero cuando se percató que alguien lo seguía ya era demasiado tarde, Diva estaba tras suyo entonces dijo:

- Así que aquí estabas…querido Orpherus… ¿Acaso piensas no ir a clases?...-

- No es tu asunto…Diva…deberías ir a clases… por favor déjame solo…-

- No digas eso Orpherus…sabes me preocupa lo que te suceda…deberías olvidarte de Layla y fijarte en mi…-

- No te hagas ideas equivocadas…-

- ¡Equivocada! Claro que no lo estoy, es tan obvio verte preocupado por las acciones de Layla que resulta incómodo…Orpherus me tienes a mí a tu lado deja de pensar en Layla y piensa en mí como tu prometida al menos por una vez…- decía la joven mientras se sostenía del brazo de Orpherus, este quedo inmóvil observando a la muchacha, entonces dijo:

- Diva… ¡Basta!...sabes bien que ese compromiso solo ha sido de palabra entre nuestros familiares y aun no se ha oficializado…no vayas por ahí diciéndolo tan a la ligera…-

- Ja… ¿Porque?...no quieres que tu amada Layla lo sepa…pues algún día tendrá que saberlo y será mucho peor, además ella ya tiene a Ryunosuke…-

- Deja de decir eso…es mejor que me retire…y vuelve al aula Diva…-

Y mientras ambos jóvenes seguían en el pasillo, Maximilian que se acercaba cada vez más hacia donde estos estaban, vio pasar a un alumno que se le hizo muy particular, entonces escucho que este le saludo:

- ¡Buenos días Robespierre Sensei!...-

- ¡Oh buenos días Kanakubo!...Es grato verte por aquí, vas hacia tu aula…-

- Si…así es…es bueno verlo por aquí, desde el año pasado no he tenido la suerte de hablar con usted nuevamente…-

- Es cierto…es una lástima, siempre era grato verte practicar la arquería, espero tener algo de tiempo y volver verte practicar…-

- Lo mismo deseo…Sensei…bueno debo regresar, espero que pronto vaya al salón de practica…-

- Si Kanakubo…estoy seguro que nos volveremos a ver muy pronto…más pronto de lo que imaginas y bajo otro tipo de circunstancias quizás…-

Homare quedo algo intranquilo con estas palabras, pero conocía que Maximilian era una persona misteriosa y llena de secretos, entonces respondió con una amable sonrisa:

- Como usted diga Robespierre Sensei…con su permiso…-

Dichas estas palabras Homare se retiró caminando hacia su aula, entonces Maximilian llego hacia donde estaban Diva y Orpherus y dijo:

- Las clases ya acaban de dar comienzo, será mejor que usted señorita vuelva a su aula, pero usted jovencito ¿Puede quedarse un momento?...-

- Si claro…- respondió Orpherus

Entonces Maximilian camino adelante mientras Orpherus lo seguía, Diva quedo sola en el pasillo, pero cuando quiso seguirlos, estos habían desaparecido, fue entonces que Maximilian y Orpherus, entraron a un salón, ya ahí Maximilian empezó diciendo:

- Disculpa que te haya traído y pierdas clases por mi culpa…pero quería hablar contigo… Orpherus Fürst von Marmelade nahe Görz…-

- No se preocupe…de igual manera no iba asistir a esa clase… ¿Pero me extraña que usted me haya citado? ¿Qué es lo quiere decirme?...-

- Si bueno veras…tal vez no me recuerdes…eras un niño en aquella época…-

Orpherus quedo viéndolo por unos instantes, pero no podía recordar nada sobre esa persona, entonces dijo:

- Lo siento profesor pero no puedo recordarlo, solo creo haberlo visto aquí durante la presentación del primer día de clases…-

- Hum ya entiendo…tal vez también es culpa de Louis…-

- Louis…se refiere a mi tío…lo conoce profesor…-

- Si… ¿Cómo no podría conocer a quien fuese mi amigo desde que era un niño?....-

- Oh…lo desconocía…y dígame por casualidad usted habrá conocido a mi hermana, ella se llamaba Lía…-

- Si…yo la conocí también…- cuando Maximilian dijo eso, una amarga nostalgia lo embargo por completo, fue entonces que Orpherus mencionó:

- Es bueno saber que alguien más conoció a mi hermana, casi nadie habla de ella, ni de su muerte, y tengo pocos recuerdos de ella, pero un colgante que ella me dio, hace que la sienta siempre junto a mi…-

- Es bueno que la mantengas siempre presente…en tu corazón…-

- Si siempre la tendré presente…ella aún vive dentro de los corazones de quienes la conocieron…usted tampoco la ha olvidado no es verdad…-
- Así es…nunca podría hacerlo aunque quisiera…-

- Pero si conoce a mi tío ¿Por qué no ha ido nunca a verlo?...-

- No podía…él lo prohibió… desde la muerte de Lía…-

- ¿Qué eso es imposible? ¿Por qué haría eso?...-

- Porque nunca me perdono que Lía me eligiera por sobre él…-

- ¿Qué está diciendo?...acaso usted fue…-

- Si Orpherus…yo fui el prometido de tu hermana Lía…-

Estas palabras desconcertaron a Orpherus, estaba frente a la persona que había sido prometido de su hermana, pero por una extraña razón no lograba reconocerlo, esta tan impactado que esta noticia lo agarro desprevenido, entonces se paró furioso y sostuvo a Maximilian con sus manos tomándolo de los brazos y empezó a decir:

- Usted…que ha dicho…como puede ser eso posible… ¿Por qué no puedo recordar nada de lo que dice?...ahora todo se hace confuso…-

- Sé que no puedes recordar…tal vez por que eras un niño…pero yo te conocí desde que tu hermana Lía, tu hermano D’Eon y tú se mudaron con Louis, yo era amigo de este y así fue como conocí a tu hermana, mientras éramos niños, con el pasar del tiempo nos enamoramos y comprometimos…-

- Pero si ese fue el caso ¿Por qué no puedo recordar nada?...-

- La única manera que puedas olvidar pasajes largos de tu vida es a través de la hipnosis…tal vez Louis hizo intervino…-

- Basta…mi tío sería incapaz de hacer algo en contra nuestra…-

- No deberías tenerlo en tan alta estima…-

- Pero de qué demonios habla…él fue el único que se ocupó de nosotros cuando mi hermana murió…-

- Él no es la persona que aparente ser…él es el tipo de persona capaz de traicionar a sus amigos por lograr sus propósitos…-

- Está tratando de decirme, que mi tío, es el culpable que no pueda recordarlo, siendo capaz de usar hipnosis, porque no le convenía que yo le recuerde, y que para el es mejor que usted permanezca en el olvido…-

- Si todo es correcto…-

- Lo que está tratando de decirme es una locura lo puede entender…-

- Sé qué te parece ilógico e irreal, pero es cierto, yo te conocí con anterioridad, tu hermana te amaba, con adoración, para ella ustedes eran lo más importante y cuando nos casáramos vendrían con nosotros…pero llego aquel fatídico día donde todos nuestros sueños terminaron…-

- De que día habla…acaso sobre el accidente donde mi hermana pereció…-

- No fue un accidente, Lía fue asesinada…-

Ahora Orpherus no solo estaba confundido con estas palabras, estaba tan impresionado que no podía hablar, su cuerpo se congelo por las palabras de Maximilian.

- Sé que parece una mentira, pero lo que te digo es cierto, Lía no murió en un accidente, ella fue asesinada por pedido de gente que quería acabar con las investigaciones que realizábamos, alguien nos traiciono y eso causo su muerte…es algo que no puedo perdonarme hasta el día de hoy…- dijo Maximilian con mucho pesar en sus palabras.

Orpherus que escuchaba estas palabras con atención, sentía un fuerte aturdimiento que no lo dejaba hablar, ¿Acaso lo que este hombre decía era cierto? Pero y si lo era que tan cierto seria, ¿Quién querría acabar con su hermana? Y lo que era peor ¿Quién la traiciono y asesino? Todas estas interrogantes empezaron a llenar los pensamientos de Orpherus que no tenía una idea clara de lo que pasaba a su alrededor hasta que Maximilian dijo:

- El que yo este enseñando en esta escuela no es una casualidad, estuve investigando por mi cuenta, y buscando la manera de acercarme a ti, llevo enseñando en esta escuela más de un año, solo para que llegara este momento, no podía acercarme antes a ti, porque sé muy bien que Louis me mantiene vigilado para no permitirme hablar contigo, pero el tiempo transcurre rápidamente y es necesario que actuemos rápido…-

- ¿A qué se refiere con eso?..-

- Aun no puedo revelarte algunas cosas Orpherus…pero lo primordial ahora es que me creas…y tengas cuidado de Louis…-

- Todo es tan confuso, lo siento no puedo creer ni una sola palabra, además tampoco lo recuerdo…ya he oído suficiente, me voy de aquí, y no vuelva acercarse a mi…-

- Espera Orpherus…está bien si no me crees ahora, pero trata de recordar y vigila a tu tío, siempre es bueno ser precavido, aun así antes de que te retires toma esto, es mi número de teléfono, puedes ubicarme cuando lo desees…adiós Orpherus…-

En aquel instante Orpherus se retiró del aula, no sin antes tomar el papel que le dio Maximilian, mientras este caminaba por el pasadizo, no sabía qué hacer si creer o no las palabras dichas por Maximilian, ¿Qué haría si todo era cierto y había vivido una mentira? Ahora todo era una confusión dentro de él, y buscaría la manera de encontrar la verdad aun si esto le cambiaría la vida para siempre.

Orpherus quien hacía unos instantes había tenido una plática muy confusa con Maximilian, ahora caminaba sin rumbo fijo, dejando de notar que la segunda hora había culminado, y los alumnos salían al receso, cuando se percató de la presencia de los demás, pensó en dirigirse a un lugar donde nadie lo molestase, entonces se dirigió a la azotea, mientras subía las escaleras no noto que alguien lo observaba con mucho interés se trataba de Layla, quien al verlo tan distraído se sintió preocupada por él, olvidando por un momento su orgullo sin sentido.

Layla sin pensarlo dos veces empezó a seguir a Orpherus y vio que este se dirigía a la azotea, mientras más se acercaba al joven podía notar su rostro desencajado y su mirada perdida, preguntándose qué le había podido suceder para verlo en aquel estado.

Cuando Layla llego a la azotea, y abrió la puerta, observo a Orpherus mirando por la maya el vacío, no podía entender que sucedía y quería ayudarlo, pero tenía miedo de entrometerse en los asuntos del joven, pero sin pensarlo demasiado, se acercó a él lentamente y estando a un metro de distancia dijo con voz firme:

- Orpherus… ¿Qué te sucede? No eres el mismo de siempre…-

Pero Orpherus parecía no escucharla, este estaba totalmente sumido en sus propios pensamientos, entonces Layla volvió a decir:

- Orpherus…respóndeme… ¿Qué ha ocurrido?...-

La voz firme de Layla retumbo en los oídos de Orpherus volviendo a la realidad, cuando este volteo vio a la joven de cabellos rubios junto a él con un semblante de preocupación en su rostro, Orpherus, tenía ganas de correr hacia ella, abrazarla y contarle lo ocurrido, pero sabía que no podría hacerlo, así que volviendo su rostro hacia las mayas dijo:

- Layla…no puedo decirlo, pero me alegra verte aquí a mi lado…-

- Entiendo que guardes tus asuntos, pero debes confiar en los demás algunas veces…-

- Hay ocasiones en que debemos guardar silencio…pero…-

- Pero que…Orpherus…puedes confiar en mi…mientras este aquí, puedes hacerlo…no te forzare a decir nada que no quieras, pero no olvides que no estás solo…tú me enseñaste eso lo recuerdas…-

En aquel momento Orpherus volteo a mirar a la Layla y sus miradas se cruzaron, viéndose mutuamente por un largo rato, como si solo con sus miradas ambos pudieran entenderse sin decir palabra alguna, era visible que aquel lazo que los unía ambos no se había roto, todo lo contrario con el pasar del tiempo se había hecho aún más fuerte, siendo capaces de entender sus sentimientos mutuamente, y solo con sus presencias bastaba para calmar el pesar que los atormentaba.

Pasaron muchos minutos mientras ambos se quedaron viendo sin decir ni una sola palabra, pero aquella imagen de Layla, viendo fijamente a Orpherus, le dio a este la fuerza necesaria para pensar en lo que debería hacer ante las palabras dichas por Maximilian, entonces empezó a caminar lentamente hacia Layla y cuando estuvo lo suficientemente cerca de ella, levanto su mano y acaricio el rostro de la joven, cuando se acercó aún más tratando de besarla, se retuvo a sí mismo, alejándose de ella, y luego dijo:

- Gracias…Layla…-

Entonces la joven que no entendía estas palabras dijo:

- Yo…no he hecho nada…no deberías…-

- Agradezco el hecho de estés aquí, y que te preocuparas por mi…aunque lo niegues ahora…-

Estas palabras sonrojaron a la muchacha que volteo el rostro y dijo seriamente:

- Era imposible no hacerlo, tu actitud preocupaba mucho…bueno me retiro entonces…y…sabes que estaré aquí cuando me necesites….- después Layla camino hacia la salida y se retiró.

Orpherus agradecía a Layla desde el fondo de su corazón, sabía que la joven nunca mostraba sus emociones, pero si había ido a verlo, entonces estaba en realidad muy preocupada por él, así que después de verla pensó más claramente, y en dar oportunidad a las palabras de aquel hombre, aunque desconfiase de él, la mirada de Maximilian, parecía ser sincera y llena de convicción, muy diferente a la de su tío, quien mostraba siempre una mirada llena de misterio, fue entonces que decidió hacer lo que dijo aquel hombre, averiguar la verdad por sus propios medios, aunque esta verdad resulté ser amarga y dolorosa.

Cuando las clases culminaron, Orpherus se dirigió a su casa, todo el camino estuvo en total silencio, su hermano D’Eon notaba algo extraño en él, fue entonces que pregunto:

- Orpherus, ¿te encuentras bien?...has estado muy extraño todo el regreso a casa…-

Entonces Orpherus respondió:

- Si…no te preocupes hermano…fue un dia difícil eso es todo…-

- Orpherus, ¿Qué asunto tenia contigo ese profesor de tercero?...-

- Nos vistes acaso…-

- Si así es, estaba a punto de irme a mi salón, cuando los vi a los dos dirigirse al salón de asesorías…¿te ha dicho algo acaso ese profesor?...-

- No…solo quería darme un recado para el profesor Grandier, el tutor de nuestra aula…-

- Entiendo…entonces si todo esta bien, deberías tener otra expresión…-

- Lo sé, no me hagas caso, pero quiero pedirte un favor, no le digas nada a nuestro tío, si no se preocupara…-

- Esta bien, pero porque me pides algo asi, no creas que le cuento todo al tío Louis…-

- No es lo que quiero decir, pero he visto que se ha ganado tu confianza, además también te ha dado un crucifijo perteneciente a nuestra hermana ¿no es verdad?...-

- Si…fue un regalo que me hizo alegando que tenía que tenerlo yo por mi gran parecido a ella…-

- Entiendo, tú casi no tienes recuerdos de ella, yo la recuerdo un poco más pero es extraño que haya olvidado algunas cosas sobre ella…-

- Yo siento lo mismo, pero hay una fotografía que me hace no olvidarme de ella…-

- ¿Fotografía?...el único retrato de ella es el que está colgado en la biblioteca y el que tengo en el colgante…-

- Si pero yo tengo una fotografía de ella, es mi tesoro…- respondió D’Eon

- Me gustaría que me la mostrases…por favor D ‘Eón…- replico Orpherus, D’Eon al ver a su hermano tan decidido accedió mostrar la fotografía en cuanto llegaran a casa, pero sin decir levantar sospecha, puesto que no querían que Louis descubriese la fotografía, desde que murió su hermana, en aquella casa casi nunca se mencionaba su nombre, y las fotografías fueron desapareciendo poco a poco, solo quedo un retrato pintado, cuando la joven tenía veinte años, mostrando su belleza en toda su plenitud, los niños nunca preguntaron el porqué de aquel silencio, pero ahora Orpherus ya siendo un joven y con aquella platica con Maximilian, empezaba hacerse preguntas y cuestionamientos, tratando de juntar cabos y aproximarse a la verdad que con tanta insistencia le había sido oculta.

Cuando llegaron a casa, Orpherus pregunto por su tío, pero le dijeron que este había salido junto a William, para hacerse cargo de un asunto, entonces ambos hermanos aprovecharon la oportunidad y fueron inmediatamente a la habitación del hermano menor, entraron y cerraron la puerta para no ser vistos por nadie, entonces D’Eon llego con una pequeña cajita de madera labrada delicadamente con hermosos detalles, después de dejarla junto a Orpherus, la abrió y de ahí saco una fotografía, la cual enseño a Orpherus, cuando vio la fotografía no podía creer lo que veía, se trataba de su hermana vistiendo un hermoso vestido de fiesta y a ellos dos de niños, pero lo que más le llamo la atención fue a ver al joven que acompañaba a su hermana, era rubio y alto, de cabellos cortos, pero al verlo más detalladamente pudo notar que se trataba de Maximilian, aunque se mostraba más joven no había duda de que se trataba de la misma persona.

Ahora Orpherus estaba más confundido, porque ahora la historia de Maximilian parecía ser real, y esa foto confirmaba lo que decía, entonces Orpherus pregunto a su hermano:

- Has visto a este hombre alguna vez ó lo recuerdas de algún lado…-

- No extrañamente no, nunca lo he visto tampoco…-

- Es como si lo hubiéramos olvidado por completo…como si nos hubieran quitado nuestros recuerdos de él…-

- No lo sé…Orpherus…porque lo mencionas con tanta insistencia, ¿lo conoces acaso?...-

- No, solo lo decía por lo extraño que me parece…-

- Tal vez era solo un conocido de nuestra hermana, no debes darle tanta importancia…-

- Si tienes razón hermano, gracias por mostrarme la fotografía, guárdala bien…con permiso…-

Dicho esto Orpherus, acaricio los cabellos de su hermano y se retiró de la habitación, después se dirigió hacia su habitación, y fue directo a ver el colgante de su hermana que tenía en su mesa, cuando lo vio fijamente, noto una pequeña inscripción en la parte posterior de esta, con letras muy pequeñas y talladas en el mismo material decía: “Para Lía de M.D’R.”

- M. D`. R…Maximilian D’ Robespierre…esto quiere decir que lo que dijo aquel hombre es cierto…entonces…Lía en verdad fue asesinada…no puede ser… ¿Qué está sucediendo aquí?…- decía Orpherus para sus adentros, muy aturdido, mientras revelaba la verdad poco a poco, ahora ya no tenía dudas al respecto, había el momento de enfrentar a la persona culpable de esconder parte de su pasado y la verdad concerniente a la muerte de Lía, había llegado el momento de enfrentar a Louis cara a cara y conocer los verdaderos motivos q lo orillaron a crecer envuelto en una telaraña de mentiras y secretos.


Última edición por LaCigale el Mar Ago 23, 2011 1:25 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
Mimi Tachikawa
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 32
Localización : En el digimundo

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Lun Ago 01, 2011 4:10 pm

Fics del mes de Agosto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Jue Ago 25, 2011 4:16 am

25/08/2011

Capítulo 16

Aquella noche transcurrió muy intranquila para Orpherus, todo lo que había oído no era fácil de asimilar, ahora sabía que su hermana fue víctima de un asesinato, él no podía comprender quien podría desear acabar con ella, sabiendo que Lía era una mujer muy amada por todos quienes la conocían. Pero si todo lo que ese hombre había dicho, entonces cabía una mínima probabilidad que su hermana fuera asesinada por descubrimientos que la pusieron en peligro, pero contra quienes se enfrentó su hermana para morir de una forma tan cruel y despiadada, se cuestionaba Orpherus además de preguntarse ¿quién pudo traicionarla de aquella manera tan ruin?.

Al llegar la mañana, después de reflexionar toda la noche Orpherus, decidió que lo mejor era enfrentar la verdad, preguntando a su tío sobre la muerte de su hermana, momento seguido se levantó y después de vestirse, salió de su habitación, pregunto a la servidumbre por la ubicación de su tío, pero estos le informaron que había partido a una diligencia junto a William, después Orpherus pregunto por su hermano D’Eon, y respondieron que estaba en la biblioteca junto a su tutor Iku, entonces Orpherus se dirigió hacia la biblioteca para ver a su hermano, cuando llego ahí, observo por una pequeña abertura de la puerta principal la atención con la que D’Eon atendía las clases de Iku.

Orpherus se preguntaba a sí mismo, que debería hacer para proteger a su hermano de conocer tan terrible secreto, ahora un sentimiento de angustia recorría todo su ser, sin saber qué hacer para no causarle ningún dolor a su querido hermano D’Eon, entonces se alejó lentamente del lugar, dejando solos a su hermano e Iku, mientras iba caminando por el pasadizo se percató de la llegada de Louis a la mansión al escuchar el sonido de un auto estacionándose, entonces Orpherus se quedó quieto y se dirigió al recibidor, para su sorpresa el primero en entrar fue William, cuando Orpherus lo vio dijo:

- William… ¿Dónde está mi tío?...tengo q hablar con él.

- El Señor Louis regresará pronto, si deseas hablar con él, espéralo en su despacho, él te atenderá ni bien regrese.

- Esta bien, cuento contigo William comunícale que lo estaré esperando…- dicho esto Orpherus se encamino rumbo al despacho de su tío con una mirada llena de cuestionamientos, sin saber que aquella charla cambiaria para siempre su vida y de quienes lo rodeaban, transformando su destino en un abismo de mentiras y traiciones.

Orpherus estuvo esperando impacientemente a Louis por más de veinte minutos pero cuando el reloj dio la onceava campanada, escucho la puerta abrirse, los crujidos de las pesadas maderas se hacían notorios, entonces Orpherus volteo rápidamente para ver de quien se trataba, entonces su corazón empezó a latir furiosamente, nunca antes había sentido dentro de él aquellos nervios que parecían martillarle el corazón, sintiendo todos sus sentidos a flor de piel, fue entonces cuando vio a Louis haciendo su entrada en la habitación donde hace poco tiempo estuvo esperándolo, entonces Louis dijo:

- Y bien… ¿De qué deseabas hablar conmigo querido Orpherus?- las palabras parecían trabarse en la garganta de Orpherus, todo lo que había pensado decir ahora parecía haberse esfumado no sabiendo por donde comenzar, entonces tomando todo mucha determinación empezó a decir:

- Tío…esto es algo que nunca le había preguntado con anterioridad, pero después de mucha meditación he creído correspondiente saber la verdad, que siempre me ha atormentado…no sé cómo comenzar –

- No temas Orpherus…te responderé todas las incógnitas que tengas, sabes que nunca te ocultaría nada – Estas palabras tranquilizaron a Orpherus entonces sin más rodeos pregunto:

- Quiero conocer la verdad sobre la muerte de mi hermana…necesito la verdad… ¿Es cierto que ella fue asesinada por los descubrimientos que realizaba?

Estas palabras no parecieron aturdir en lo más mínimo a Louis, todo lo contrario parecía que esperaba aquella interrogante, ni el más pequeño rastro de sorpresa se manifestó en su mirada, entonces respondió con la misma serenidad tan distintiva en él.

- Si…es cierto…nuestra querida…digo tu amada hermana Lía, murió asesinada, pero ella fue traicionada por la persona que más amo…murió por culpa de Maximilian D’ Robespierre…- Finalizo Louis con un tono despectivo y lleno de odio.

Orpherus al oír estas palabras quedo confundido, ¿Cómo podría ser que su amada hermana muriera por culpa del hombre que un día atrás le había confesado el asesinato de esta?...aquellas palabras dejaron atónito al joven, a quien debía creer ahora, al tío que había cuidado de él todos estos años o a un hombre del cual no recordaba nunca haberlo visto, entonces Louis tomo la palabra.

- Yo nunca hubiera querido revelarte la verdad sobre la muerte de tu hermana, siempre quise que guardaras de ella y de cuantos la rodearon los mejores recuerdos, pero fue iluso de mi parte creer que podría mantenerte alejado de aquella triste verdad…- dijo Louis entonces hizo una pausa entonces enfoco su mirada en el retrato de Lía que mantenía en su despacho, luego prosiguió.

- Lía era una joven hermosa y llena de vida, amada por quienes la conocían, siempre había sido un admirador de su belleza e intelecto, pero ella había elegido al hombre que compartiría su vida.

- Se refiere a Maximilian D’ Robespierre ¿verdad? – menciono Orpherus con mucha curiosidad.

- Así es, ese hombre fue el prometido de tu hermana, y también mi amigo de infancia, él era muy reconocido por sus aportes a la ciencia, siendo llamado algunas veces un prodigio, pero su fachada de hombre perfecto luego se desvanecería, él se alió con personas inescrupulosas y sus investigaciones luego serían usadas para otros propósitos fue entonces que tu hermana se vio inmiscuida en estos sórdidos asuntos, ella fue engañada por el para que lo ayudase a no ser descubierto, la manipulo hasta el punto de perder sus propios escrúpulos, todo hubiera funcionado bien para ese hombre hasta aquel fatídico día – entonces Orpherus cambio de semblante sabía que se acercaba al momento crucial que el deseaba conocer, el asesinato de Lía.

- Ese día ha sido imposible de olvidar para mí, porque yo fui la última persona que vio con vida a Lía…- entonces la voz de Louis se quebró y una mirada llena de congoja se reflejó en su rostro, Orpherus al oír estas palabras no supo que reacción tener, tenía frente a él a la persona que vio a su hermana con vida, muchas interrogantes se formaron en el ahora cada vez más con mayor insistencia.

- ¿Cómo fue que usted logro verla con vida?... ¿Qué fue lo que dijo mi hermana?... ¿Vio alguien cerca de ella? – Fueron las interrogantes hechas por Orpherus mientras veía a Louis con una mirada llena de perturbación, entonces Louis mirándolo fijamente dijo:

- Aquel día Lía estaba hermosa nunca podría olvidarla, pero su mirada estaba llena de consternación, su preocupación por Maximilian era notable, fue entonces que después de que me llamaron para hacer unas revisiones escuche de unas explosiones que provenían del área donde tu hermana trabajaba junto a otros científicos, cuando fui allí, todo era caos, grandes lenguas de fuego cubrían ya todo el lugar, cuando busque a tu hermana vi claramente a un hombre con un revolver en la mano, este al verme huyo, pero pude reconocerlo, era Maximilian…- después de estas palabras Louis no pudo proseguir, y se llevó las manos al rostro cubriéndoselo lentamente dejando escapar un leve suspiro.

El silencio reino en aquel lugar por un momento prolongado, hasta que Louis volvió a retomar la palabra.

- Yo me acerque a Lía para ver si estaba con vida…cuando la tome en mis brazos aun respiraba y con su último aliento me hizo prometer que cuidaría de ustedes, de tu hermano y de ti, haciendo que sean grandes personas en el futuro, nunca olvidare su rostro en aquel instante…nunca lo hare, está marcado en mi memoria y en todas las noches creo verla en mis sueños…- extrañamente estas últimas palabras mencionadas por Louis parecían sonar diferentes como si al recordar aquella escena Louis se desconectara del mundo real, volviendo a revivir el mismo acontecimiento una y otra vez.

Fue entonces que Orpherus después de oír toda la historia de su tío dijo:

- Hay algo que no entiendo ¿Cómo es posible que Maximilian haya asesinado a mi hermana si ella lo estaba ayudando?

- Existe una respuesta para esa interrogante, unos días antes de la muerte de Lía, ella mantuvo comunicación con otros científicos, y ella conoció a profundidad los planes de Maximilian, lastimosamente todos los involucrados murieron trágicamente…esa fue una de las razones para mantenerlos alejados de la verdad a tu hermano y a ti, pero no solo hay que tener cuidado de ese hombre, puesto que el solo recibe órdenes de gente con mayor influencia, gente poderosa…

- Pero de quienes se trata… ¿Usted los conoce? Respóndame – levanto la voz Orpherus, Louis solo se limitó a observarlo y entonces dijo:

- No puedo decírtelo seria como dictarte tu orden de ejecución y dársela al verdugo, ese secreto me lo llevare a la tumba, lo único que deseo es tu bienestar, nada más perdóname por no revelarte ese tipo de información, solo quiero pedirte que te mantengas alejado de Maximilian D’ Robespierre y de la gente que lo rodee me entiendes, prométeme que nunca oirás ni creerás nada de lo que te diga, es un hombre astuto capaz de engañarte a ti como lo hizo con tu hermana…

Después de meditar por unos instantes Orpherus quien había creído cada palabra dicha por Louis asintió con la cabeza y dijo:

- Lo prometo tío, nunca veré ni creeré palabra dicha por aquel sujeto, pero no puedo prometerte no buscar a los culpables del asesinato de Lía, algún día los hare pagar por lo que le hicieron, lo juro….los culpables pagaran todo el sufrimiento que nos han hecho padecer – se decía para si mismo Orpherus mientras que en su rostro se reflejaba una mirada llena de odio y rencor, entonces Louis se levantó de su asiento y se dirigió hacia Orpherus, cuando estuvo en frente del joven, levanto su barbilla y mirándolo fijamente dijo:

- Querido Orpherus no debes guardar en tu corazón ese tipo de sentimientos negativos que consumirán tu alma así como el fuego consume la leña dejando solo cenizas, porque cuando tu alma sea consumida solo quedaran rastros de la persona que una vez fuiste, convirtiéndote solo en un espectro de tu anterior yo – Al oír estas palabras Orpherus dijo:

- Entonces que debería hacer, ¿Quedarme de brazos cruzados mientras los culpables yacen libres sin castigo alguno?

- No…ellos conseguirán su castigo, pero tu inocente alma no debería mancillarse con deseos de venganza…

- No entiendo su posición tío…a veces siento que usted estuviera complacido con lo ocurrido hasta este momento.

- Nunca podría estar conforme después de perder a la mujer que más he amado, por eso deseo que dejes todo en mis manos, confía en mí, solo eso te pido.

Fue entonces que en un rápido movimiento Louis abrazo fuertemente a Orpherus, y mientras lo abrazaba dijo:

- Solo prométeme que dejaras todo en mis manos.

Estas palabras estrujaron el pecho de Orpherus y lo único que pudo hacer es asentir y aceptar aquellas palabras, mientras tanto, Louis sonreía maliciosamente dentro de sí, formándose una sonrisa maquiavélica en su rostro y una mirada llena de odio, pensando que pronto acabaría con su mayor enemigo, Maximilian D’ Robespierre.
Después de aquel emotivo momento, Louis camino directo hacia la puerta y dijo mientras se acercaba y abría la puerta.

- Si algo me sucediera querido Orpherus no vengues mi muerte, solo te pido venir a este mismo lugar tomar la llave que está dentro de aquella gaveta, sé que eres una persona de honor y nunca harías algo que vaya contra tus principios, por eso te pido que abras la gaveta solo en caso que algo me sucediera y tomes la llave que ahí se encuentra, luego abre la caja que se oculta detrás del retrato de Lía y sabrás quien estuvo detrás de la muerte de tu hermana.

Esta extraña confesión hizo alarmar a Orpherus que trataba de decir su tío en aquel momento, ¿Acaso que su vida estaba en peligro?...después Louis salió de la habitación, diciendo antes sin ver al rostro al joven– Te quiero…mi adorado Orpherus…nos vemos en la cena…- dicho esto la puerta se cerró con suavidad y la presencia de su tío había desaparecido por completo, quedando Orpherus solo en el lugar, ahora tenía un mal presentimiento de todo esto, pero fiel a sus convicciones, Orpherus no vacilo y salió de la habitación, sin siquiera intentar buscar la llave confiando en cada palabra mencionada por Louis, después de esto salió rumbo a su habitación, aun mas consternado antes de aquella charla con Louis, pensando que había sido vilmente engañado y manipulado por Maximilian, jurando no volver acercarse a él y hacerlo pagar por asesinar a su amada hermana Lía, en su pensamiento solo estaba una frase “Te arrepentirás de haberle arrebatado la vida a Lía, así tenga que entregar mi alma al mismísimo demonio con tal de lograr vengarla, lo juro por mi honra que así será” después de haber jurado por tales palabras se encamino a su habitación dejando de lado al joven soñador para dar nacimiento a un hombre lleno de determinación y convicción.

En la biblioteca donde se encontraban D’Eon e Iku estudiando la lección que le tocaba a D’Eon este se preguntó por su hermano y cuál sería su reacción al conocer la verdad de la muerte de su hermana, entonces Iku al ver la mirada perdida del joven dijo:

- Si ya fue suficiente de la lección puedes retirarte… D’Eon.

El joven al oír estas palabras volvió en sí y pidió disculpas, luego menciono:

- Lo siento profesor Iku…su clase estaba muy amena, pero luego me desconcentre por pensar en asuntos ajenos, dispénseme…

- No te preocupes ahora, D’Eon eres un alumno extraordinario, pero si tienes en la cabeza otros asuntos entonces no puedo hacer nada, será mejor que resuelvas lo que te preocupa para que no te distraigas.

- No están fácil, profesor, hay asuntos que no tienen solución aunque se mire de muchas perspectivas.

- Te equivocas…todo problema tiene una solución y si no existe solo cabe inventar una, los seres humanos somos diferentes a todas las demás especies, porque podemos encontrar solución a cualquier problema sin que nada nos detenga, somos superiores por el simple hecho de no conocer limites incluso si deseamos ser dioses podemos lograrlo.

- Usted tiene una percepción de la vida y del logro humano más allá de cualquier límite y convicción, nunca había oído palabras como las que acaba de mencionar, profesor.

- Cuando vives en situaciones que requieren obtener una solución, empiezas a pensar como yo, logrando traspasar cualquier obstáculo que quiera detener tus ansias de lograr traspasar los límites concebidos.

- Habla como si hubiera sido forzado a traspasar los límites, casi no conozco su pasado, dígame profesor ¿Qué lo hizo ser el hombre que ahora es?

Iku quedo pensando la pregunta que D’Eon le había formulado, quedando en silencio por un momento, luego mientras se sostenía los anteojos dijo:

- No hay nada de especial en mi vida, pero si me hubiera conformado con lo que esta tenia deparado para mi seguramente nunca nos hubiéramos conocido y no estaría en el lugar donde ahora estoy, he tenido una vida monótona se puede decir, pero debo decirte algo las ideas concebidas que tengo del mundo, no siempre son basadas en mis experiencias, también se deben a experiencias de gente que he conocido en el camino para convertirme en quien soy, no siempre se aprende de los errores propios, también de los errores de otros, no olvides nunca eso, D’Eon, bueno creo que la clase ya ha terminado, mañana volveremos a lo nuestro, lee por favor las lecturas que te he indicado.

- Si profesor lo hare, disculpe si pregunte más de lo debido…

- No te preocupes, no me ha disgustado, pero creo que no es momento de seguir con la clase después de haber perdido la atención del tema que nos concernía, además hemos dado un giro drástico en nuestra conversación, mañana será un mejor día para continuar con la filosofía de Sartre.

- Si, así lo creo, con su permiso profesor - dijo D’Eon retirándose del lugar, entonces quedo Iku solo en la biblioteca, luego al percatarse que no había nadie en el lugar, hizo una llamada por su celular, cuando le contestaron menciono lo siguiente:

- ¿Qué sigue ahora?...entiendo este es el día elegido…entonces desde hoy estaré al lado de peón…adiós…-

Después de terminar aquella llamada, Iku pensó dentro de si – Todo comenzara el día de hoy, aquellos jóvenes no saben lo difícil que será sus vidas a partir de aquí, espero que el más joven recuerde mis palabras y no conozca sus propios límites o se perderá en este juego como un peón más…ahora todo depende de su propia fortaleza, espero me muestren un juego interesante o será muy aburrido ver su debacle sin siquiera mostrar una estrategia digna por conseguir una victoria honrosa. – pensando esto Iku se dirigió fuera de aquel lugar encaminándose a s u habitación, esperando por la llamada que confirme sus planes.

En otro lugar de la ciudad en una hermosa mansión, un hombre de anteojos hacia una llamada con su celular, después colgó y se dirigió a una habitación decorada magníficamente con adornos exóticos traídos de diferentes partes del mundo, haciendo que luzca más parecida a un museo, pero este lugar tenía otra habitación, la cual estaba cubierta por una gran cortina de seda purpura, el hombre entro a la habitación pero no cruzo el umbral con la cortina que cubría la otra habitación y desde afuera dijo:

- Señor, ya todo está listo para su encuentro con Saint Just…

- Entonces no debemos perder el tiempo ni hacerlo esperar, nuestro invitado no debe ser desairado, el mismo día en que perecerá…- repuso aquel hombre, luego una malévola sonrisa se oyo detrás de aquella cortina y entonces el otro hombre dijo:

- Como usted ordene…mi señor

- Esta bien salgamos rápido…Teru…ha llegado el momento de eliminar a los traidores…

- Si la hora de eliminar la basura por fin ha llegado…- entonces aquella cortina se abrió y un hombre de largos cabellos salió mostrando una sonrisa maquiavélica y en cuyos ojos se mostraba la maldad representada por un brillo inusual en su mirada, luego Teru dijo:

- Señor Naraku, el auto lo espera…

Y así ambos hombres salieron del lugar dirigiéndose rápidamente hacia su objetivo sabiendo que aquellos actos cambiarían la vida de todos los implicados tornándose un juego del cual no se conocía el ganador, pero si al perdedor, un nuevo movimiento por parte de Naraku daría un cambio radical al tablero, un nuevo juego estaba a punto de dar comienzo y no había manera de detenerlo.

Aquella misma mañana en la mansión de los Robespierre, Maximilian quien se encontraba en su habitación, empezó a sentir un extraño sentimiento de alerta, como un presentimiento de un innegable peligro por venir, entonces recibió una llamada al ver de quien provenía, miro con aliviado que se trataba de Shirona, entonces contesto:

- Buenos días Shirona… ¿A que debo tu llamada a estas horas? – entonces Shirona quien se encontraba al otro lado del teléfono dijo: - Maximilian, tenía que llamarte, acabo de recibir una extraña llamada alertándome que sucedería un atentado a una persona conocida de reputación intachable…y que su castigo había llegado por su soberbia y obstinación…Maximilian alguien sabe de nuestros planes por eso creo que quieren probarnos y los detengamos…nos están poniendo una prueba…- fue cuando Maximilian interrumpió y enfatizo: - nos están retando…- luego ambos quedaron en silencio sepulcral.

Ambos personajes no sabían que hacer en aquel momento, su primer preocupación era saber quién sería capaz de predecir sus movimientos y conocer sus actividades y segundo quien era la persona la cual sería castigada, fue entonces cuando Maximilian, decidió aceptar aquella prueba, sin saber los nefastos resultados que traerían a su vida.

Fue entonces que Maximilian pregunto a Shirona:

- El numero por el cual se comunicaron contigo, ¿pudiste rastrearlo?

- No…lo siento, era un número sin remitente y era inubicable, parece ser que llamaron de un lugar bastante seguro, además la voz estaba alterada, usaron algún tipo de dispositivo para modificar la voz…siento no haber sido de ayuda en esta ocasión…

- No te preocupes, si han entablado comunicación contigo, debe significar que saben quiénes somos, y también que aquella persona tiene valor para nosotros, debo pedirte un favor, si recibes otra comunicación trata de rastrear la llamada y comunícame inmediatamente lo que suceda…

Ante aquel pedido Shirona menciono a Maximilian lo siguiente:

- Maximilian en esta ocasión no deberíamos pedir la ayuda de Klaus…

Sin terminar la frase Maximilian enfatizo con mucho desagrado

- No lo menciones, jamás pediré un favor o ayuda a ese sujeto, la única vez que lo hice fue una pérdida de tiempo, así que ahora lo hare a mi manera, te pido que nunca vuelvas ni siquiera a pensarlo Shirona.

Shirona quedo unos momentos en silencio y luego prosiguió:

- Esta bien…fue una ineptitud de mi parte mencionarlo, hare lo que me has pedido, te mantendré informado sobre cualquier comunicación que reciba.

- Confió en ti…Shirona…

Luego la comunicación termino entre ambos, Maximilian ahora comprendía que aquel extraño presentimiento no era infundado, algo terrible estaba a punto de ocurrir y no sabía quién sería la persona que estaba a punto de ser exterminada.

Pero en ante aquella grave situación, pensó en llamar a una persona muy importante para sus planes, fue entonces que sin pensarlo, cogió el teléfono y llamo a un número que conocía bien.

Marco el número telefónico y espero a que le contestasen, después dijo con cierto tono enfático:

- Buenos días, querida Aria.

La persona que se encontraba al otro lado de la línea, quedo sin habla por unos instantes y luego respondió:

- Maximilian, ¿Qué ha sucedido para que me llamaras a esta línea tan de improviso?...

- Algo sumamente peligroso, no puedo darte mucha información…es probable que estén escuchando la conversación…

- Entiendo, no es común en ti ser paranoico, no preguntare nada pero que es lo que deseas en mi en este momento…

- Deseo me mandes información a mi correo privado con los registros de llamadas de cierta persona que tan bien conocemos, lo antes posible.

- ¿Esa persona ya ha puesto su plan en marcha?

- No lo sé, espero que no, pero si es así necesitamos apresurarnos, debes venir esta misma noche a Eileen junto con aquella joven.

- Si lo ordenas entonces hoy mismo tomamos el vuelo hacia la ciudad de Eileen.

- Mandare a que sean recogidos por el chofer a la hora que su vuelo llegue, también mandare a una persona que los mantendrá seguros.

- Si no hay nada mas que decir, entonces debo cortar la comunicación, nos veremos mañana Maximilian.

- Ten cuidado y asegúrate que nadie te siga, la persona que viene contigo es muy importante para mi…

- Lo se Maximilian…ah lo que me has pedido lo mandare inmediatamente.

- Gracias tan eficiente como siempre, Aria…Adiós entonces.

La comunicación finalizo, después Maximilian se dirigió a su escritorio, prendió su portátil y al ver su correo se dio con la sorpresa que, Aria ya le había enviado la información que el requería, después de revisarla detenidamente, se llevó una sorpresa y llamo a Shirona rápidamente, cuando está contesto el solo dijo:

- Ven al edificio central de la ciudad, creo tener idea de quien se trata…apresúrate…

Entonces la llamada termino, Maximilian tenía cierta duda sobre lo que ocurría pero si lo que pensaba era acertado, una persona que él conocía muy bien seria eliminado, recibiría su castigo, pero esto no satisfacía a Maximilian, y aunque el tiempo jugaba en su contra, debía apresurarse para detener los malignos planes de un nuevo enemigo que estaba a un paso adelante que él.

Cuando el reloj de la ciudad dio las doce en punto, un auto de color negro y modelo antiguo, cruzaba por las calles de Eileen a un ritmo acelerado, fue entonces que el conductor del auto dijo:

- Señor…creo que deberíamos regresar, es muy extraño que lo hayan citado en aquel lugar tan alejado y despejado, ¿No cree usted que podría ser una trampa?

- Siempre tan precavido mi querido William, pero no creo que aquel sujeto desee hacerme algún mal, además si así fuera ya todo está planeado.

- Admiro su determinación y valentía, pero tratar con ese hombre puede ser realmente peligroso, tiene muy malos antecedentes.

- Lo sé, he trabajado para el los últimos ochos años, fue gracias a él que pude entrar aquella compañía tan grande y….también ser quien soy ahora…pagando un alto precio es cierto pero si no pierdes no ganas todo en esta vida es relativo, no se puede obtener todo lo que se desea eso lo sé muy bien.

Dichas estas palabras el semblante de Louis cambio por completo tornándose inflexible y duro con una mirada llena de resentimiento y odio.

Luego William dijo:

- Señor ya hemos llegado, por lo visto aún no han llegado.

- Ya lo harán, Naraku nunca falta a su palabra.

Ambos hombres salieron del auto, y después de transcurridos cinco minutos apareció un hermoso auto lamborgini de color plata, de ahí bajaron dos hombres de apariencia misteriosa, una de ellos el que estaba adelante llevaba anteojos, tenía el cabello negro cortado en degrade y tenía una mirada fría, pero el segundo hombre era el más intrigante, pues tenía una apariencia muy distinta a los demás, tenía el cabello muy largo de color negro y ondeado, vestía ropa tradicional japonesa, su solo presencia causaba respeto y miedo por su aterradora mirada, que al posarse en uno parecía congelar los movimientos y conocer todo lo que pensabas sin tener a donde huir.

Entonces aquel temible hombre se adelantó y dijo:

- Que gusto volver a verte…Louis hace tanto tiempo que no nos veíamos.

- Si Así es…desde hace ya siete años – repuso Louis

- Creo que desde aquel terrible incidente con aquella hermosa joven, llamada Lía…

- Esta en lo correcto, desde el funeral de Lía

- Debo suponer que tus sobrinos ya deben ser unos jóvenes muy respetables y bien educados.

- Lo son señor…

- Debes cuidarlos entonces uno nunca sabe que cosas pueden suceder en este mundo, con tanta gente traidora y llena de ambición.

- Lo tendré Señor…pero no creo que me haya llamado solo para hablar de mis sobrinos…

Entonces Naraku sonrió y dijo muy complacido:

- Es cierto mi querido Louis, no solo te he hecho venir de tan lejos para que hablemos de tu familia, también para que me des información de tus últimos avances…

- Si los he traído están en este cd…

- Siempre tan eficiente, no me arrepiento de haberte reclutado hace ocho años, cuando vi tus rostro lleno de ambición y odio supe que serias ideal para mis planes, aun cuando eso significada sacrificar a la gente que apreciabas…

- Siempre he creído que cuando hay ambición no existen sentimentalismos que puedan detener los planes ya trazados…así pues uno es capaz de vender hasta su propia alma al mismo…

- Demonio…mi querido amigo, pero vamos no me puedo comparar con uno, solo soy un hombre que busca lograr sus objetivos al precio que sea, como tu…
- En tal caso ambos seriamos demonios…mi señor.

Después de estas palabras Naraku comenzó a reír por las palabras de Louis y al terminar dio la media vuelta y menciono mirando de reojo a Louis.

- No mi querido amigo no soy comparable con un demonio…porque yo ya soy uno…adiós Louis ya fuiste de mucha utilidad para mi ahora vuelve del lugar donde viniste, a la nada…- estas últimas palabras solo fueron susurradas por Naraku siendo escuchadas solo por Teru, a quien después dijo:- ya sabes que hacer…te espero en el auto…-

Naraku entro al auto y cerro las ventanas viendo por última vez a Louis y diciendo:

- Solo un pobre diablo como tu aspiraría a tener más de lo que puede tener, quisiste volar hasta el tocar el sol y como Ícaro por tu ambición caerás y serás destruido por tu propio ego descomunal, siendo ahogado y tragado por las aguas de tu propia vanidad.

Después cuando los tres hombres quedaron solos William mantuvo seria sospechas y se mantuvo alerta de cualquier movimiento de Teru y cuando vio que este sacaba un revolver de su saco, William quedo sorprendido sabía que Naraku planeaba asesinarlos, puesto habían dejado de serle de importancia para sus planes, entonces William en un acto de fidelidad, arrojo a Louis adentro del auto, pero Teru al ver lo que este había hecho disparo sin ningún remordimiento a William hiriéndolo gravemente en el brazo, y este con toda su fuerza cerro la puerta del auto, lo último que pudo decir a Louis fue:

- Señor…viva…

Después la ventana se cerró por completo lo último que se oyó, fue un disparo seco, Louis estaba ahora completamente solo, y por lo que había oído, William había sido asesinado. Entonces sin saber que hacer empezó a forzar la puerta debía hacer algo, no podía quedarse de brazos cruzados, no podía morir aun, o eso era lo que pensaba, entonces sin recordar las últimas palabras de William, con toda su fuerza pateo una de las ventanas traseras y rompió la luna, pudiendo salir del auto, pero lo que vio fue una escena macabra, William yacía muerto en el suelo cerca al auto, y junto a él vio a Teru con la mano ensangrentada, antes de morir William logro herirlo seriamente, después, Louis no trato de huir, solo se quedó ahí parado contemplando el cadáver de William, se fue acercando lentamente y dijo:

- Llego el momento de volver a tu lado Lía, pero dudo estar contigo, seguramente nunca podre llegar al cielo donde te encuentras, debo ir al infierno a pagar por mi ambición…

Entonces una mirada feroz se mostraba en el rostro de Teru, quien levanto su arma y disparó dos veces contra Louis cuando las balas impactaron su tórax y su corazón, este cayo lentamente al suelo, mientras iba cayendo todos los recuerdos de su infancia y su vida con Lía y sus sobrinos se mostraron como una película ante sus ojos, derramando una lagrima por sus ojos, cuando este toco el suelo dijo con voz agonizante casi como un susurro.

- Perdóname…mi amada Lía…- Muriendo instantáneamente, así había muerto un hombre que siempre se había regido por la ambición de su alma, viviendo por y para él, pero al momento de partir había perdido perdón a la única persona que realmente amo y por culpa de su egoísmo perdió para siempre, así una vida había llegado a su fin, así concluyo la vida de un hombre que vivió como murió en completa soledad y pidiendo perdón por los pecados cometidos.

Cuando Teru se cercioro de que estuviera muerto, saco de la maletera del auto gasolina con la cual roció los cuerpos y luego prendió fuego, acabando con ambos hombres, luego subió al auto dando marcha y huyendo rápidamente del lugar, entonces se oyó la voz de Naraku diciendo:

- Uno menos…lo que no sirve debe ser eliminado, ahora es solo cuestión de tiempo para que aquel joven al que tanto cuidaba venga a mi…solo queda esperar…muy pronto el también será corrompido por el odio y el resentimiento…

Así ambos hombres desaparecieron del lugar sin dejar rastro, fue entonces que muy lejos de ahí en el edificio central donde se encontraba Maximilian, una extraña sensación recorrió su cuerpo, como si un escalofrió cubriera su cuerpo, y lo único que pudo decir inconscientemente fue:

- Louis…

Después de ese día todo cambio para quienes habían conocido ah aquel hombre, ahora una nueva etapa comenzaba, donde el fuerte sería el único que prevalecería en aquella dura batalla que estaba a punto de comenzar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
LaCigale

avatar

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 33
Localización : Lima - Peru

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Lun Ago 29, 2011 12:52 am

28/08/2011

Capitulo 17

El transcurso del día había sido muy agitado para Oscar, aquella mañana tuvo que faltar a clases para dirigirse al aeropuerto de la ciudad de Eileen por pedido expreso de Maximilian quien le había confiado una importante misión, recoger y llevar a la mansión a unos conocidos de este, al principio Oscar no entendía porque ella era la elegida para llevar a cabo esta empresa, pero después Maximilian le explico que ella era idónea para hacerlo por su capacitación para ser convertirse en la escolta privada del príncipe Joshua, entonces acepto sin ninguna oposición, cuando ya había llegado al aeropuerto siendo las once de la mañana, se percató que el avión ya había aterrizado, entonces se dirigió a buscar aquellos importantes invitados.

Oscar empezó a buscarlos, a la única persona que esta conocía era ah Aria, puesto que también era familiar suyo, pero la había dejado de ver yacía muchos años, así que trato de recordar cómo se veía en aquel tiempo, fue entonces que una joven en particular llamo su atención, era rubia, tenía los ojos de color verde esmeralda, además contaba con unos anteojos que daban a su semblante un aire de frialdad y severidad, al principio Oscar dudo que se tratase de su prima, pero fue acercándose lentamente hacia ella movida por un impulso subconsciente, cuando se halló cerca de ella quedo sin palabra, entonces la joven que se mostró algo extrañada por la presencia de Oscar, después de observarla atentamente por unos instantes dijo:

- ¡Oscar!... ¿Eres tú?...

Sin mucho que decir por la sorpresa, por haber hallado intuitivamente ah Aria, Oscar respondió:

- Si…así es…hace mucho tiempo que no nos veíamos…Aria

- Es verdad, desde la última vez que estuve en Mónaco, no había vuelto a verles a mis tíos y a ti, has crecido mucho en estos años, casi no te reconocí, si no hubiera sido por esa mirada tuya tan propia de ti

- ¿Mi mirada?...- Pregunto Oscar algo sorprendida

- Si…tienes una mirada penetrante y con esos ojos tuyos pareces helar a quien miras detenidamente…- Estas palabras hicieron sonrojar a Oscar, luego esta respondió algo avergonzada:

- En cambio tú has cambiado mucho, no te reconocí con esos anteojos, te ves más adulta…

- Si es verdad, todos cambiamos la vida nos obliga hacerlo…pero cambiando de tema no hubiera imaginado que Maximilian te hubiera enviado a ti a recogernos, solo me aviso que enviaría a una persona que nos mantendría seguros…en fin así es Maximilian trabaja siempre de manera tan misteriosa…

- Si así parece ser…pero Aria aquí solo estamos tú y yo, no veo a nadie más contigo.

- Te equivocas Oscar, no estoy sola mira hacia allá…- menciono Aria señalando a su derecha a una joven de cabellos rosados, y junto a ella otro jovencito con el mismo color de cabello.

Entonces Oscar pregunto:

- ¿Ellos vienen contigo?

- Así es, yo he venido para traerlos aquí por pedido de Maximilian…- Estas palabras impresionaron a Oscar, no entendía que tipo de relación podían tener aquellas personas con su primo, pero lo que más la sorprendió fue el semblante de la joven de cabellos rosados, se mostraba muy reservada y tranquila, algo en ella la hizo sentir curiosidad, pero sin perder más tiempo, menciono Aria que debían partir cuanto antes por pedido de su primo, entonces Aria llamo a los dos jóvenes y cuando estos se acercaron los presento:

- Bueno déjenme presentarlos, ella es mi prima Oscar François D’ Jarjayes…- Entonces Oscar hizo un ademan de respeto bajando la cabeza ante ellos, luego Aria continúo:

- Ella es Feldt Grace…- Entonces la jovencita también hizo un ademan de respeto, luego Aria presento al jovencito, - El joven de aquí se llama Ranmaru, y es el hermano menor de Feldt, ambos vienen de Inglaterra…-

Después de concluidos los saludos y presentaciones, Oscar y los invitados de Maximilian salieron del aeropuerto y se dirigieron hacia la mansión de los Robespierre, en todo el camino todos los presentes se mantuvieron en un silencio sepulcral, esto hizo que Oscar se percatara de la insistente mirada del chiquillo pelirosado, esto hizo que Oscar se sintiera un poco incomoda, el jovencito al darse cuenta de la mirada esquiva de esta, miro hacia otro lado, al transcurrir treinta minutos exactos llegaron a la mansión, por el asombro de los dos hermanos, parecían que nunca antes habían estado en una casa tan grande, entonces el auto se estaciono y detuvo, al poco tiempo Maximilian salió a recibirlos.

Cuando las presentaciones y saludos terminaron, Maximilian envió a los sirvientes ah acompañar a sus invitados a sus habitaciones respectivas, pero antes de terminar Maximilian pidió Aria que lo acompañase a su despacho, entonces antes de marcharse, Maximilian se dirigió hacia Oscar y dijo:

- Gracias por llevar a cabo con éxito esta misión, eres una persona confiable y competente, mi tío debe sentirse muy satisfecho con lo que te ha inculcado…- finalizo Maximilian, a lo que Oscar no tuvo palabras para responder por tan amable cumplido, solo hizo un ademan de respeto y agradecimiento, luego Maximilian partió junto Aria hacia su despacho dejándola sola en la entrada de la casa, al poco tiempo ella también se marchó del lugar para dirigirse a su habitación, pensando quienes eran las personas que había escoltado, preguntándose quien era en verdad Maximilian.

Cuando llegaron al despacho, Maximilian se dirigió directo a su asiento, luego ofreció asiento ah Aria y cuando ambos estaban cómodos, este comenzó diciendo:

- Ha sido un largo viaje desde Bristol hasta Eileen ¿Verdad?

- Si ha sido un poco largo, tuvimos que partir antes de lo que pensamos para poder llegar aquí a la hora acordada…pero ahora podrías explicarme porque la urgencia de traer a la muchacha…

- Debemos adelantar lo planeado, ellos ya empezaron con sus ataques.

- ¿Ellos? Te refieres a Saint Just y compañía… ¿Verdad?

- No Aria, me refiero a las personas que manipularon a Louis…me refiero a la Corporación NOARK…

- ¿Aquella compañía trasnacional de Informática e insumos farmacéuticos?

- Correcto…esa compañía trabajo aquí teniendo como sucursal a la empresa de los Liechtenstein, hace ocho años y quienes contrataron a Louis, sin que Lia o yo lo sepamos.

- Pero puede ser solo una casualidad, ¿qué pruebas tienes que ellos manipularon a Louis a traicionarlos?

- Ninguna solo son hipótesis, pero resulta extraño que después de la muerte de Lía y los otros, esa empresa haya dejado de laborar aquí en Raggs y que ahora hayan vuelto nuevamente, pero ya no con sucursales, han abierto una gran matriz aquí en Eileen, y además…

- Además que…prosigue Maximilian, ¿Qué ha sucedido?

- No pude hacer nada por evitarlo, cuando llegue fue demasiado tarde, todo el lugar había explotado sin dejar rastro alguno de él…

- No entiendo lo que tratas decir Maximilian…- quedaron en completo silencio ambos, después Maximilian se tomó la cabeza con las manos, manteniendo la mirada hacia abajo, entonces prosiguió diciendo:

- Quiero decir que Louis fue asesinado el día de ayer…- estas palabras dejaron en completo espasmo a Aria, no sabía que decir, ella había conocido muy bien a Louis en el pasado, ya que había sido su prometido, pero después de la trágica muerte de Lía, ambos se alejaron y rompieron el compromiso, pero aunque Aria no había vuelto a ver Louis, no había podido olvidarlo, y al conocer el hecho de su muerte, esta quedo sin habla.

En este instante, Maximilian narro todos los hechos ocurridos el día anterior, con la llamada hecha a Shirona y su búsqueda de las llamadas hechas a Saint Just, hasta la llamada que recibieron cuando estaban en el edificio central de la ciudad, diciendo la ubicación exacta de Louis y la gran explosión que presenciaron, todo esto hizo que Aria palideciera por los hechos ocurridos, al poco tiempo Maximilian le dijo con tono imponente:

- Estoy seguro que los de NOARK son responsables de la muerte de Louis, no me queda duda al respecto, ahora no solo me mueve el sentimiento de venganza contra el que asesino a Lía, ahora también quiero descubrir la verdad sobre todos estos asesinatos injustificados, no puedo permitir que más gente salga lastimada, entiendes Aria…

Aria al oír estas palabras asintió y luego dijo:

- Yo te ayudare en todo lo que necesites…puedes confiar en mi.

- Gracias sabía que me apoyarías por eso te he llamado, además confió plenamente en ti y tus habilidades.

- Pero tengo una duda ¿Por qué me has pedido que trajera a Feldt?

- Porque ella tiene la respuesta para atrapar a quienes están actuando como dioses, ella es la única capaz de entender y trabajar bajo el mando del proyecto SALMO.

- ¿Quieres decir que ya termino aquel Sistema?

- Si…hemos culminado el proyecto, y ella fue la elegida para manipularlo, en parte porque su padre fue el creador original, nosotros solo lo hemos modificado para que el acceso pueda ser más sencillo y abarque mayor cantidad de usuarios, digamos que en algún momento debería ser un sistema masivo de protección de cuentas.
- Quieres decir un protector en contra de aquellos que están hackeando las cuentas y reclutando gente…

- Así es, pero debemos probarlo antes de poder usarlo masivamente, además si lo descubrieran muchos podrían querer destruirlo, ya que no solo NOARK está detrás de los atentados estoy seguro que hay una gran cantidad de personas inescrupulosas que buscan desestabilizar el mundo tal cual lo conocemos para sus propios intereses.

- Pero si nuestro enemigos no solo son los de NOARK, no sería una pérdida de tiempo nuestros avances teniendo a tanta gente importante en contra nuestro…- se cuestionó Aria.

Maximilian dio un profundo suspiro y menciono:

- Aun si los de NOARK no son nuestros únicos enemigos son los más fuertes, así que si los detenemos sería un gran avance…no dudes Aria, así sea una pequeña acción ya estamos haciendo mucho , además es mejor que quedarse quieto sin hacer nada y ver como acaban con lo que amamos poco a poco.

- Tienes razón Maximilian, entonces deberíamos empezar con nuestros avances.

- Si lo haremos lo antes posible.

- Cambiando de tema, Maximilian ¿piensas ir al funeral de Louis?

- No…seria mal visto si me presento en ese lugar, aparentemente los hermanos de Lía no me recuerdan y dudan de mí, ya encontrare la manera de ganarme su confianza y tenerlos cerca mío como hubiera deseado Lía.

Terminada la charla entre Aria y Maximilian, esta mencionó que se sentía cansada y deseaba ir a su habitación, entonces Maximilian después de agradecerle su ayuda, se levantó de su asiento y llamo a una mucama para que la guiara a su habitación, luego la despidió e instante seguido Aria salió del despacho y se encamino a su habitación y mientras caminaba iba sintiendo un gran pesar en su corazón al conocer sobre la trágica muerte de Louis, y aunque conocía sobre las malas acciones cometidas por este no podía dejar de sentir mucha tristeza por su muerte, pensando solo en el perdón para su alma.

Situándonos ahora en la casa de la familia de Saint Just, todo el ambiente en aquel lugar era sumamente uno lleno de congoja, los arreglos fúnebres de flores multicolores llenaban el lugar, todos los asistentes vestidos con ropas lúgubres, hacían que aquella casa se teñirá con los colores de la muerte, luciendo como un lugar macabro.

Fue entonces cuando hizo su aparición Layla, junto a su hermano Tohma, ambos llegaron a la inmensa mansión, y lo primero que vieron fue la gran cantidad de coronas florales fúnebres, entonces ambos siguieron su camino buscando a Orpherus para darle el pésame, pero solo se encontraron con los sirvientes que movían las coronas de un lado a otro, fue entonces que Layla vislumbró a Orpherus en la lejanía, luego se apresuró a darle el alcance, cuando Orpherus la vio, quedo inmóvil, después Layla llego a su encuentro y este la abrazo inmediatamente, y ambos quedaron así por varios segundos.

Después que concluyera aquel emotivo abrazo Layla le dio el pésame por la muerte de su tío, pero luego añadió:

- Orpherus, he visto muchas coronas fúnebres, pero casi no veo gente aquí… ¿no vendrá nadie acaso?

Orpherus asintió y luego dijo:

- Así es, nadie vendrá…mi tío no era un hombre muy social, pero por compromiso muchos han mandado esas coronas…

- Orpherus, recién me entere el día de hoy en la escuela, la noticia me causo gran impacto…aun no entiendo quién sería capaz de querer asesinar a tu tio.

- Yo tampoco lo entiendo, ayer hable con él y me revelo muchas cosas y horas seguidas aparece muerto, no sé qué pensar en verdad, ¿Por qué pierdo a la gente que amo?...no logro comprenderlo…no puedo concebirlo Layla…

Layla sabía bien lo que decir Orpherus, ella había perdido a la persona que más amaba su madre, así que lo entendía muy bien, pero cuando Layla estaba junto a Orpherus tratando de consolarlo por la pérdida que tuvo, escucho un ruido en la puerta, era uno de los sirvientes anunciando la llegada de una visita se trataba de Diva, quien no espero a que la presentasen, simplemente entro por la puerta principal y se dirigió hacia Orpherus abrazándolo fuertemente y diciendo:

- Lamento mucho tu perdida querido, debes sentirte muy mal, pero descuida no te dejare solo…

Ante estas palabras Layla no sabía cómo actuar por la molestia que sentía por los movimientos de Diva, entonces esta al ver la molestia de la joven rubia, mientras abrazaba a Orpherus menciono:

- Como tu prometida, no dejare que sigas solo, desde ahora te hare muy feliz, mi amado Orpherus…- dichas estas palabras Diva miro por el rabillo del ojo a Layla sonriendo maliciosamente, cosa que molesto de sobremanera a Layla, entonces esta dijo:

- Bueno Orpherus, creo que estoy incomodando, te llamare después, sabes que cuentas conmigo para cualquier cosa que se te ofrezca con permiso.
Entonces Layla se dio una media vuelta y camino hacia la puerta, fue cuando Orpherus alejo a Diva de él y fue tras Layla, Diva empezó a vociferar:

- Regresa Orpherus, eres mi prometido, no debes ir tras ella, entiendes regresa aquí, tarde o temprano ella debe entender que eres mío…

Cuando Orpherus alcanzo a Layla este dijo con mucha agitación:

- Layla…espera…no le hagas caso alguno…

- No es por lo que ella dijo Orpherus…- respondió Layla algo mortificada

- Entonces porque saliste rápidamente.

- Porque ella es tu prometida, y tiene derecho a estar a tu lado en estos momentos…- fue entonces cuando Orpherus sostuvo en sus brazos a Layla y dijo:

- Sabes muy bien que a la única persona que deseo a mi lado en estos momentos es a ti, porque eres a la única que amo, mi compromiso con Diva se estableció hace diez años, ya que nuestras familias han continuado fortaleciendo lazos comerciales, por las compañías que manejamos, pero a mí no me importa continuar con aquella tradición, si es necesario pediré la anulación de ese compromiso, para hacerlo solo necesito conocer tu respuesta Layla y el compromiso se anulara…

Ante estas palabras Layla quedo inmóvil, solo ella tenía la última decisión, pero aún no se había decidido por aceptar a Orpherus, entonces se zafo de los brazos de Orpherus y dijo:

- Lo siento Orpherus, debo retirarme ahora.

Cuando dijo esto Layla se dio la vuelta para partir, pero Orpherus la tomo de la mano y la giro hacia él, acercando su rostro lo suficientemente para poder besarla a los labios, la sorpresa en Layla fue evidente, no esperaba ese movimiento por parte de Orpherus, y quedaron así por unos breves segundos, que parecían una eternidad para ambos, luego Layla reaccionó y dándole una bofetada a Orpherus, se alejó de él y salió rápidamente del lugar, busco a su hermano y ambos salieron de aquella casa, aunque Tohma veía la expresión de molestia de su hermana prefirió no preguntar para no incomodar a Layla desconociendo lo que había sucedido, notando solo aquella expresión de ira en su rostro empezando a preguntarse sobre los hechos acontecidos.

Después de que Orpherus quedara solo en aquel pasadizo, aun no podía creer lo que había hecho, osó besar a Layla, nunca imagino ser capaz de algo así sin el consentimiento de la joven, pero ante aquel momento de desesperación se le nublo todo pensamiento coherente y solo actuó por instinto, ahora sabía que no había tiempo para lamentaciones, aunque dentro de él quedaba la duda si sería perdonado o no por Layla.

Mientras Orpherus aún estaba inmóvil por lo acontecido, no se percató de la presencia de Diva quien lo había alcanzado y estaba tras suyo, entonces momento seguido, está camino lentamente hacia la espalda del joven luego recostó su cabeza y dijo:

- Cuando entenderás que solo yo debo estar a tu lado…

Orpherus reaccionó de su letargo y respondió:

- Lo siento pero el compromiso debe terminarse…

Ante estas palabras Diva quedo completamente sorprendida, nunca imagino que Orpherus mencionara estas palabras, ahora el pedía el termino de aquel compromiso que había sido pactado desde que eran niños, fue entonces que Diva en un arranque de ira tomo del brazo a Orpherus y lo giro hacia donde ella se encontraba cuando ambos se encontraron cara a cara esta dijo con un tono encolerizado:

- Nunca daré por finalizado el compromiso, solo yo soy la persona idónea para permanecer a tu lado, y nunca aceptare que te alejes de mi para estar junto a ella…-

Dichas estas palabras Diva miro con mucho recelo a Orpherus y luego se marchó rápidamente del lugar, con la prisa que tenía no noto a D’Eon que estaba frente a ella y lo empujo y se marchó sin pedir una disculpa apropiada , entonces D’Eon que estaba algo extrañado por la actitud de la muchacha dijo a su hermano mientras se acercaba a el:

- ¿Qué has hecho hermano para hacer enojar de esa manera a dos mujeres?

En aquel instante Orpherus volteo a mirar a D’Eon diciendo:

- No lo sé…con certeza…solo puedo pensar que cada mujer es un mundo por descubrir, siendo tan complejas y enigmáticas como el misterio mas ancestral de la humanidad.

Ante estas palabras D’Eon solo pudo limitarse asombrarse y sonreír, pero dejando de lado aquella extraña conversación sobre el sexo femenino, D’Eon se acercó más a su hermano y luego menciono:

- Hermano que haremos ahora que el tío Louis ya no estará más junto a nosotros.

- No lo sé D’Eon, supongo que tratar de continuar con nuestras vidas, pero también averiguar quién pudo haber sido capaz de hacer algo tan repudiable a un hombre de conducta intachable y respetado.

D’Eon ante estas palabras quedo en silencio y luego dijo:

- Orpherus, hay algo que debo confesarte, algo que mi tío Louis me confió hace un tiempo – Estas palabras calaron hondo dentro de Orpherus quien se preguntaba si D’Eon sabría también aquella terrible verdad sobre el asesinato de tu hermana, fue entonces que un sudor frio recorrió el cuerpo de Orpherus y luego menciono con cierto temor.

- D’Eon acaso tu… ¿Sabes la verdad sobre lo ocurrido a Lía?

Al principio D’Eon titubeo pero luego respondió:

- Si…el tío Louis me lo conto todo sobre el asesinato de nuestra hermana.

Orpherus comprendió entonces el sufrimiento de su hermano menor al conocer una verdad tan amarga, sobre la muerte tan absurda de la hermana que tanto adoraban, ahora entendía el cambio progresivo de D’Eon, y ante esto se culpaba a si mismo por no haberse dado cuenta de lo difícil que fue para el conocer aquella devastadora información.

Fue entonces cuando Orpherus abrazo fuertemente a su hermano y le pidió disculpas por su descuido al no notar el sufrimiento silencioso por el cual había padecido su hermano por algún tiempo, D’Eon sonrió un poco al tener la conciencia tranquila por ya no esconder ningún secreto a su querido hermano, entonces Orpherus quedo en silencio por unos instantes y luego menciono en voz baja, con lo que D’Eon solo oyó:

- La llave…

- ¿De qué hablas hermano? ¿Qué llave?

- El tío me pidió que si en caso algo le pasara, vaya a su despacho, abra una de las gavetas y extraiga una llave que abriría algo que dejaba para mi…

- Eso quiere decir que el tío sospechaba que alguien quería atentar contra él.

- Así es lo más seguro seria que nos quería mantener seguros y no deseaba que sufriéramos algún percance manteniéndonos alejados de todo lo que sucedía.

Entonces ambos jóvenes se miraron y sin perder mucho tiempo fueron rumbo al despacho, cuando Orpherus se acercó al escritorio de su tío y estaba a punto de abrir la gaveta la cual le había indicado Louis con anticipación, un sentimiento de nostalgia embargo su corazón, la pena por haber perdido a quien creía su única familia aparte de su hermano, se había marchado para no volver más, pero lo terrible del asunto era que no había muerto en circunstancias naturales, había sido cruelmente asesinado, y Orpherus parecía recordar vívidamente cuando le informaron de la muerte de su tío, el día anterior, sobretodo recordaba exactamente cuando unos agentes policiales, tocaron su puerta y preguntaron por el siendo las tres de la tarde en punto, cuando él se encontró con los oficiales pudo notar solo a una hermosa joven vistiendo un traje formal negro, rubia y de hermosos color miel, entonces esta se presentó diciendo llamarse Halle Lidner, y aun su frase parecía retumbar en sus oídos.

- Lo siento, pero nos ha traído ante su presencia para informarle una noticia desagradable, hemos encontrado el auto de su tío a las afueras de la ciudad, completamente en llamas y encontramos los cadáveres de su tío y de su secretario sin vida…y hay motivos para pensar que fueron asesinados antes de aquel incendio…ahora estará bajo nuestro cargo las investigaciones correspondientes.

Estas palabras tan precisas y devastadoras, dejaron sin aliento a Orpherus, todo su mundo se derrumbó, preguntándose por que perdía trágicamente a todo cuanto amaba, entonces también recordó que antes de marcharse aquella investigadora, le dio una tarjeta con su nombre y número telefónico para cualquier ayuda que podría brindarle.

Pero aun ante todo lo ocurrido, Orpherus no pudo olvidar aquella oficial sintiendo que emanaba de ella un ferviente deseo de justicia, entonces el sintió que podía confiar en ella de cierta manera, guardando su tarjeta, por si alguna vez la necesitaba.

Entonces después de aquel recuerdo doloroso, Orpherus abrió la gaveta y efectivamente encontró la llave que su tío la vez anterior había mencionado, cuando Orpherus la vio se percató que la llave era muy pequeña, con un extraño adorno y que estaba cubierta de plata, después de observarla detenidamente por un rato, tuvo la extraña sensación de que alguna vez la había visto en su infancia, y mientras este seguía sumido en sus pensamientos, D’Eon pregunto:

- ¿reconoces acaso aquella extraña llave?

- No lo sé, pero tengo la sensación de haberla visto con anterioridad…- respondió Orpherus

- ¿Y que se supone deberías abrir con ella?…Orpherus

- Según las indicaciones que me dio el tío, debería dirigirme al retrato de Lía, y debajo de él, debería haber una pequeña caja…

Después de aquella explicación, Orpherus fue directamente hacia el retrato de su hermana, lo volteo y efectivamente detrás de él había una pequeña caja empotrada y lacada, entonces metió la llave, la giro y se abrió sin mucho esfuerzo, cuando estuvo totalmente abierta, ambos jóvenes vieron con sorpresa que dentro de ella solo se encontraba una carta dedicada a Orpherus, este la tomo rápidamente y luego de dar una mirada a su hermano, trato de abrir el sobre, luego volvió a mirar a D’Eon y este hizo un ademan de afirmación, aceptando que abra aquella misteriosa carta, fue entonces que sintió Orpherus un nudo en la garganta y con mucho cuidado abrió el sobre, desconociendo que lo que hay estaba escrito cambiaria para siempre su destino y el de su hermano.

Aunque costo mucho a Orpherus abrir el sobre, leer el contenido de este fue su mayor inconveniente, puesto que tenía sentimientos encontrados por un lado la curiosidad lo embargaba y por el otro temía conocer alguna otra verdad que lo desestabilizara emocionalmente, pero armándose de valor, empezó a leer la misiva, pero para su sorpresa lo que contenía aquella carta sobrepaso sus expectativas.

Querido Orpherus:

Si lees esta misiva debe significar que mis temores no eran infundados, y que seguramente yo ya no estaré junto a tu hermano y a ti, no pienso pedirte que vengues mi muerte no quiero arrastrarte a un destino miserable y lleno de resentimiento solo que tengas una vida tranquila y continúes con tus planes futuros, también quiero que sepas que puedes sentirte libre de romper tu compromiso con la joven de la familia Liechtenstein, sé que te hace infeliz y lo que más deseo es tu felicidad nunca lo dudes.

Antes de que Lía muera yo no había sentido ningún tipo de apego emocional a ninguna persona, solo creía tenerlo por Lía, pero cuando me ocupe de ustedes comprendí lo que era sentir una familia, debes creer estas palabras que son sinceras.

Seguramente deseabas leer en estas líneas sobre quien desconfiaba y sería capaz de hacerme algún daño, pero pienso que es mejor que nunca lo sepas, solo te pido te mantengas alejado de cualquier persona que quiera acercarse a ti, en especial de aquel hombre llamado Maximilian D’ Robespierre, solo se precavido.

Aunque haya partido antes sé que no estaré al lado de Lía, mis pecados no me permitirán nunca volverla a ver, solo espero ser perdonado algún día y aspirar al cielo donde ella se encuentra. Antes de despedirme solo quiero pedirte algo más, cuida de tu hermano, protégelo sobre todas las cosas, él tiene un gran parecido con Lía por su alma generosa y bondadosa y puede ser víctima de cualquiera que quiera dañarlos, solo toma mi observación como un consejo que te sirva en el futuro.
Adiós mi querido Orpherus.

Louis De Saint Just


Aquella misiva tan breve eran las últimas palabras que Louis había dejado para Orpherus, pero este solo sintió mucho pesar dentro de él, por aquellas palabras tan cálidas que nunca escucho a su tío decir personalmente, ahora tenía la sensación de que este los había amado mucho y siempre se preocupó por ellos a su manera, pero no entendía porque este no deseaba dar a conocer el nombre de la persona a quien temía, tan peligroso era saberlo, ahora más dudas estrujaban los pensamiento de Orpherus.

D’Eon quien miraba el rostro preocupado de su hermano comento:

- Es muy extraño que el tio solo haya escrito esas palabras en la carta, es tan resumido es como si solo quisiera darnos pistas sobre lo que pensaba en aquel momento.

- Si yo también lo he pensado pero sigo sin entender él porque no ha dicho el nombre de quien desconfiaba.

- Al menos ha mencionado que debemos mantenernos alejados de ese tal Robespierre y de cualquiera que se acerque a nosotros a partir de ahora, también que podías cancelar tu compromiso con Diva, pero no creo que solo lo haya dicho por tu bien, puesto que también significaría romper lazos con los Liechtenstein y su familia es una de las más importantes de Raggs, eso podría decir tan bien que…

- Que nos mantengamos alejados de ellos…

- Así es…pero además que cosas crees que podría haber hecho el tío para decir sobre sí mismo que no podía ser perdonado por sus pecados, tanto que no podría aspirar al cielo. – finalizo D’Eon con gran incertidumbre.

- Lo dudo…solo puedo tener la vaga idea de que debió ser algo sumamente malo…además siempre se veía en su mirada mucha aflicción…- mencionó Orpherus.
Al cabo de unos momentos ambos hermanos, aun se sentían muy confusos con aquella carta, entonces Orpherus volvió a mirar la llave que tenía en la mano y luego dijo:

- Ya se donde he visto esta llave, Lía me la mostro una vez cuando aún era un niño y dijo que esta llave guardaba celosamente sus tesoros, porque fue un regalo de papá e incluso cuando quise me la entregara se negó diciendo que solo ella podía tenerla.

- Pero si guardaba tanto esa llave ¿Por qué la tenía el tío?…- pregunto un incrédulo D’Eon ante estas palabras dichas por su hermano.

Después de muchas reflexiones, Orpherus dijo a su hermano muy seriamente:

- D’Eon…creo que debemos tener mucho cuidado de ahora en adelante y como escribió el tío lo mejor es que te asegures bien de no acercarte a gente desconocida, si te pasara algo a ti también creo que perdería la razón para seguir aquí.

Ante tales palabras dichas, D’Eon sintió mucho pesar en su corazón por pensar que ahora por su vulnerabilidad sería solo una carga para su hermano, y nunca hubiera deseado algo así, entonces trato de pensar en una manera de ser útil y estar de igual con Orpherus.

Transcurridos unos minutos y Orpherus y D’Eon estaban agotados por todo lo vivido aquel día, decidieron salir del despacho que mantenía un aura oscura dentro de él, como si cada segundo que permanecían ahí sus energías fueran consumidas, fue entonces que Orpherus pidió a su hermano se adelantara, y cuando D’Eon salió del despacho miro de reojo a su hermano que se había quedado de pie mirando el retrato de su hermana, pensando que el haría todo lo que este en sus manos para apoyarlo en cuanto sea necesario.

Cuando D’Eon se encontraba fuera del despacho y empezó a alejarse caminando por el pasadizo, no se percató de la presencia de Iku quien estaba muy cerca de él, entonces este volteo y le dio una palmada en el hombro, entonces D’Eon miro al rostro al joven tutor y este le dijo:

- D’Eon…Ven conmigo necesito decirte algo…- El joven estaba algo sorprendido y luego accedió, cuando ambos llegaron a la terraza, D’Eon se sentó en una silla del comedor e Iku se mantuvo de pie mirando por el balcón, fue entonces que este comenzó a tomar la palabra.

- Lamento mucho tu perdida, tu tío era un buen hombre o eso parecía.

- Era un buen hombre, no cabe duda se ocupó de nosotros no teniendo ningún parentesco sanguíneo eso habla bien de él.

- Si es cierto, pero acaso ustedes no tenían una fortuna considerable que él ha cuidado desde la muerte de tu hermana, además si ustedes hubieran sido dados a un orfanato esa fortuna tal vez se hubiera perdido.

- Profesor lo respeto mucho pero no mancille la memoria de mi tío, quien acaba de morir, sea más prudente en sus palabras.- respondió un indignado D’Eon.
- Lo siento en verdad.- se disculpó Iku pero luego prosiguió – No quiero que tomes mis palabras con sentido de herirte pero solo quería ser sincero contigo, nunca he creído en las buenas intenciones desinteresadas de las personas.-

D’Eon se sorprendió ante estas palabras y después replico:

- Una persona que no cree en las buenas intenciones entonces es una persona que vive una existencia vacía, hay ocasiones en las que debemos confiar en las personas que tenemos a nuestro alrededor, si solo pensáramos en que debemos vivir una existencia que está a la defensiva nunca podremos encontrar la felicidad.

- Son bonitas palabras aquellas, pero no se pueden dar en la vida real, sería ilusorio creer que podemos ir por ahí confiando y creyendo que la vida es sencilla y utópica.

- No creo que solo me haya traído aquí para hacerme creer sobre si debo confiar o no… ¿Verdad profesor?

Entonces Iku rio y mirando a D’Eon dijo:

- Es cierto, no solo te he traído para eso pero no puedo negar que hubiera sido interesante influir un poco en tu manera de pensar, tan llena de optimismo y buenas intenciones, aunque tu problema parece ser exactamente ese, hace un momento vi reflejado en tu rostro la preocupación y el desasosiego, y quería saber si podría ayudarte de alguna manera.

- En verdad no, pero agradezco su preocupación eso muestra el error de teoría, puesto que preocuparse por lo demás es una acto lleno de desinterés y un gesto de amabilidad.

- Yo nunca dije que no creyera en la amabilidad o en el desinterés humano, sé que existe pero se suele no poner en práctica.

D’Eon quedo en silencio al escuchar estas palabras, fue entonces que mencionó casi como un susurro:

- Quisiera ser de utilidad y no preocupar a mi hermano…

Iku pudo escuchar estas palabras y quedo en silencio por unos instantes, después dijo:

- Ser fuerte no solo quiere decir hacerle frente a cualquier adversidad y no caer, también quiere decir que el cae vuelva a levantarse una y otra vez, tal vez puedas tener un carácter dócil pero tu espíritu es el más fuerte que he podido conocer.- estas palabras hicieron sentir tranquilo a D’Eon y subir su autoestima, además dentro de si sabía que Iku no era una mala persona, solo había tenido una vida difícil que lo había hecho duro antes los acontecimientos de la vida, pero aun en su corazón existía una persona amable, era lo que podía sentir D’Eon.

Pero después Iku miro fijamente a D’Eon se acomodó los anteojos y dijo de manera seria:

- D’Eon no te gustaría viajar como alumno de intercambio…- Estas palabras dejaron confundido a D’Eon, acaso había oído bien, aquel profesor le proponía viajar y abandonar a su hermano, aquella era una idea inconcebible, entonces D’Eon contesto tajantemente:

- Nunca podría hacer algo así y menos en estas circunstancias.

- Entiendo pero no lo tomes a mal, no lo decía para hacerte sentir mal, pero viajar siempre es bueno y conocer nuevas culturas y gente es bueno para despejar nuestra mente.

- Es cierto que me gustaría viajar es mi sueño pero no podría abandonar a mi hermano y más con la perdida reciente de mi tío.

- Bueno si tú lo dices pero creo que sería lo mejor para ti hacer un viaje…

Entonces D’Eon recordó lo que había leído su hermano en aquella carta, y aquellas palabras que su tío había escrito, que él por tener un carácter amable y dócil podía ser presa fácil de cualquiera que quisiera hacerle daño, fue entonces que entendió que no quería ser una carga para su hermano y si fuerte significaba en su caso partir y dejar a su hermano para no causarle preocupación.

- Profesor sobre ser alumno de intercambio ¿Usted sabe de alguna plaza disponible?

- Vaya has cambiado de opinión rápidamente…- dijo Iku muy sorprendido

- No es eso, pero he pensado bien y creo que tiene razón, creo que podría ser bueno y en este caso la mejor solución a mis problemas.

Iku miro fijamente a D’Eon y aunque no entendía bien lo que pensaba el muchacho este menciono lo siguiente:

- Tengo un amigo que trabaja en la misma escuela donde estudias, el me comento sobre el intercambio de estudiantes, ahora hay una plaza vacante para Alemania, tal vez te interese.

D’Eon pensó detenidamente lo que Iku había dicho y después dijo:

- Si…pediré mi intercambio ya lo he decidido…espero solo que mi hermano acepte y me perdone.

Luego D’Eon se levantó de la mesa y agradeció a Iku por aquella sugerencia, y rápidamente salió del lugar, Iku al quedar solo en la terraza se dijo para sí mismo:

- Por tu amabilidad hacia conmigo era todo lo que podía hacer, sé que estarás a salvo, él ya no te podrá hacer nada, solo espero que tu hermano pueda continuar o el juego acabara, con este acto puse en práctica la buena acción desinteresada, mi última buena obra antes de ser solo un espectador en esta obra cuyo protagonista principal será aquel que no se rinda y sobreviva hasta el final…

Al llegar la noche y los pocos asistentes al velatorio ya se habían marchado, D’Eon se dirigió a la habitación de su hermano, toco la puerta de madera suavemente, cuando Orpherus fue abrir vio a su hermano parado frente a la puerta, este pregunto que deseaba siendo ya tan entrada la noche y entonces D’Eon dijo con tono muy firme y seguro:

- Hermano…he venido hablar contigo sobre la decisión que he tomado…me voy Alemania…lo siento y no hay nada que puedas decirme para retractarme.

Estas palabras tomaron desprevenido a Orpherus quien no sabía que decir, nunca hubiera imaginado que su joven hermano tomara una resolución tan precipitada y que su voz sonara tan segura e imponente, ahora era Orpherus quien debía decidir sobre el futuro de su hermano era el momento de dejarlo volar o cortarle las alas para siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cigaleanimeparadise.blogspot.com/
Mimi Tachikawa
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 22/06/2011
Edad : 32
Localización : En el digimundo

MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   Miér Ago 31, 2011 1:03 am

Septiembre
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Historia de Layla - Capitulos   

Volver arriba Ir abajo
 
Historia de Layla - Capitulos
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF
» ¿Debo empezar ya una historia?
» Real Betis 07/08 - Cambiando la Historia
» Historia en modo Ser Leyenda del PES09

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bishoujoteamv6 :: En las afueras del Instituto :: Lugar de Fickeo-
Cambiar a: